Un dis­co muy de es­te tiem­po

Hoy pu­bli­can nue­vo ál­bum, con el que abren una eta­pa lu­mi­no­sa des­po­ja­da de cier­tas tex­tu­ras pe­ro no de in­ten­si­dad ni emo­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CRÍTICA . MÚSICA - TEX­TO: CAR­LOS CRES­PO

o de apos­ti­llar con la eti­que­ta «pop rock» el nom­bre de Igloo no es una li­cen­cia me­nor. Ha­ce ape­nas unos años ha­bría si­do inima­gi­na­ble. Bien es cier­to que en su an­te­rior tra­ba­jo, Igløø2, los de Cal­das fue­ron de­jan­do pis­tas que nos orien­ta­ban en la di­rec­ción que aho­ra ha to­ma­do es­te Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos da­ños. Pe­ro aquel no de­ja­ba de ser un dis­co de retales, ra­re­zas y re­mez­clas por lo que no es­ta­ba del to­do cla­ro has­ta qué pun­to de­be­ría ser to­ma­do en cuen­ta. Hoy, tras es­cu­char —y con no po­ca sa­tis­fac­ción— es­te nue­vo tra­ba­jo del gru­po, con­clu­yo que aquel Igløø2 fue un dis­co ini­ciá­ti­co, que abrió puer­tas de va­rio­pin­tas to­na­li­da­des y des­pe­jó lu­mi­no­sos sen­de­ros que la ban­da, des­pro­vis­ta ya en su ma­du­rez de pre­jui­cios y cor­sés, fe­liz­men­te se ha aven­tu­ra­do a tran­si­tar.

La osa­día lle­ga a tal pun­to en es­te dis­co que a Igloo no le ha im­por­ta­do des­po­jar­se de al­gu­nos de los ele­men­tos que han con­fi­gu­ra­do sus se­ñas de iden­ti­dad. Sin que ello su­pon­ga, eso sí, per­der su ge­nui­na esen­cia. «An­tes bus­cá­ba­mos que de ca­da can­ción la gen­te di­je­se que so­na­ba a Igloo. Aho­ra no nos im­por­ta en ab­so­lu­to», co­men­ta Be­ni Fe­rrei­ro, can­tan­te, gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor de la ban­da.

Des­de lue­go, al gru­po no le ha sen­ta­do na­da mal fi­jar su mi­ra­da en el ex­te­rior en lu­gar de in­da­gar de nue­vo en sí mis­mos. Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos

da­ños es un dis­co muy de su tiem­po. Un dis­co que de­be­ría im­pul­sar a la ban­da ga­lle­ga pa­ra su­pe­rar ese pel­da­ño que les fal­ta pa­ra al­can­zar la di­vi­sión de ho­nor del in­die es­ta­tal.

Por­que Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos da­ños es un dis­co que en­tra co­mo un fo­go­na­zo di­rec­to des­de la pri­me­ra es­cu­cha. Co­mo se co­la­ba el úl­ti­mo de Si­do­nie o los de Pri­mal Scream, por ci­tar dos re­fe­ren­cias a las que los de Cal­das no son aje­nos en es­te tra­ba­jo. Hay me­nos at­mós­fe­ras y me­nos de­lays. Ce­den su pro­ta­go­nis­mo a me­lo­días lím­pi­das y por mo­men­tos épi­cas co­mo la que abre el dis­co, Pris­ma, una can­ción que de­ter­mi­na per­fec­ta­men­te la tran­si­ción en­tre el an­tes y el aho­ra de Igloo.

Hay tam­bién en es­te dis­co me­nos ca­pas de gui­ta­rras. Aun­que por mo­men­tos si­guen aso­man­do po­de­ro­sas y afi­la­das co­mo en Ruleta ru­sa, en otros jue­gan ca­si con lo acús­ti­co, co­mo en Blo­guers de ciu­dad, un te­ma con una iró­ni­ca le­tra crea­da a par­tir de una re­tahí­la de fes­ti­va­les y de sa­las por las que el gru­po ha pa­sa­do en es­tos años.

No es la úni­ca le­tra con re­ca­do que in­clu­yen en es­te dis­co. Igloo se es­tre­na tam­bién en aque­llo del com­pro­mi­so so­cial y en cues­tio­nes po­lí­ti­cas con G7, un cor­te de po­de­ro­sa ba­se rít­mi­ca que de nue­vo los co­nec­ta con el queha­cer ac­tual de ban­das pun­te­ras.

«Que­ría­mos ha­cer un dis­co pa­ra reha­cer­nos», me di­ce Be­ni Fe­rrei­ro. Y lo han con­se­gui­do. Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos da­ños de­be­ría si­tuar a Igloo co­mo fun­da­men­tal re­fe­ren­te pa­ra esa «ge­ne­ra­ción fa­tal» de la que ha­blan en Pris­ma y de la que di­cen sen­tir­se par­te. «Es­te dis­co es el fiel re­fle­jo de nues­tro mo­men­to», co­men­ta. No so­lo eso, aña­do, es tam­bién el fiel re­fle­jo de nues­tro tiem­po y de la mú­si­ca lla­ma­da a de­fi­nir­lo.

«AQUE­LLOS MA­RA­VI­LLO­SOS DA­ÑOS»

LA ALIAN­ZA RE­BEL­DE

El sex­to dis­co de la ban­da in­clu­ye diez can­cio­nes ajus­ta­das a los es­tán­da­res del in­die y un bo­nus track de ge­nuino pop en gallego es­con­di­do en la pista 80.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.