Y un ja­món

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - El Gourmet - JO­SÉ MANUEL VILABELLA

Si el hom­bre es la me­di­da de to­das las co­sas, el ja­món es la fron­te­ra de to­das las co­rrup­te­las. Man­dar un ja­món por na­vi­dad al bueno de don Casimiro, el no­ta­rio, es prac­ti­car la ele­gan­cia so­cial del re­ga­lo. Es un tes­ti­mo­nio de gra­ti­tud, un abra­zo ali­men­ti­cio, un gra­cias ma­je­te. Has­ta el ja­món to­do es jus­ti­fi­ca­ble e in­clu­so inocen­te y más allá del ja­món to­do es sos­pe­cho­so. El ja­món sir­ve tam­bién co­mo re­cor­da­to­rio, es un «có­mo va lo mío», que se man­da al fun­cio­na­rio pa­ra que pa­se a la fir­ma la li­cen­cia de cons­truc­ción. Es un so­borno cu­tre, pro­pi­na de sub­al­terno, acei­te que en­gra­sa la ma­qui­na­ria de lo pú­bli­co pa­ra que el pe­re­zo­so bu­ró­cra­ta es­pa­bi­le y ha­ga hoy lo que pen­sa­ba ha­cer ma­ña­na. El au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­vo se ven­de, sí, pe­ro ba­ra­to; cum­ple con su de­ber y se co­me el ja­món con la fa­mi­lia con gran sa­tis­fac­ción y con­ten­ta­mien­to y sin pro­ble­mas de con­cien­cia. «A mí plin», pien­sa el hom­bre y en­tra en la lis­ta de los ami­gue­tes de con­fian­za, con los que se pue­de con­tar. Más allá del ja­món es­tá el so­borno pu­ro y du­ro, la Es­pa­ña del pe­lo­ta­zo, los pac­tos se­cre­tos, el ini­cio de las gran­des for­tu­nas. Se ro­ba, se co­rrom­pe uno, pa­ra vi­vir bien y tam­bién pa­ra que los hi­jos no ten­gan que ro­bar y he­re­den una for­tu­ni­ta que les per­mi­ta lle­var una vi­da dig­na y de­cen­te. En la se­gun­da ge­ne­ra­ción el di­ne­ro se ha blan­quea­do y en la ter­ce­ra la blan­cu­ra es acri­so­la­da. El di­ne­ro tie­ne po­ca me­mo­ria. El cer­do en Ga­li­cia nun­ca tu­vo ja­mo­nes. Ser­vían pa­ra pa­gar los diez­mos y pri­mi­cias. Nues­tro ani­mal to­té­mi­co siem­pre fue un po­bre in­vá­li­do; co­jo de una pa­ta o de las dos, es el sus­ti­tu­ti­vo del de­re­cho de per­na­da del Me­die­vo. Los de­re­chos evo­lu­cio­nan y las per­na­das tam­bién, pe­ro ahí es­tán los tres pro­ta­go­nis­tas de la His­to­ria y ca­da uno cum­ple con su pa­pel en el tin­gla­do de la an­ti­gua far­sa. El se­ño­ri­to y el sier­vo cam­bian de som­bre­ro, de mo­da­les, de es­ti­lo, de vo­ca­bu­la­rio, so­lo el cer­do si­gue sien­do el mis­mo en sus he­chu­ras y en sus an­da­res. Es fiel a sí mis­mo, tie­ne me­mo­ria y dig­ni­dad, no se dis­fra­za, pa­re­ce un car­de­nal. En los re­ce­ta­rios de co­ci­na, que tam­bién son li­bros de his­to­rias, no exis­te el ja­món con gre­los; la pa­ta de­lan­te­ra, el la­cón, for­ma par­te de las pi­tan­zas po­pu­la­res llano. Y el ja­món, ay, no es­tá ni se le es­pe­ra. El cer­do siem­pre re­tor­na por es­tas fe­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.