Fa­vaios, ca­pi­tal del mos­ca­tel

En la re­gión del Al­to Dou­ro por­tu­gués, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, se ela­bo­ra el vino de Opor­to, pe­ro tam­bién otro no me­nos re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te. Via­ja­mos a Fa­vaios, la ca­pi­tal del mos­ca­tel, que guar­da es­tre­chos víncu­los con Ga­li­cia. Em

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO Y FOTOS FER­NAN­DO SÁN­CHEZ ALON­SO

Es­ta re­gión del Al­to Due­ro por­tu­gués con­ser­va es­tre­chos víncu­los con Ga­li­cia

So­lo el año pa­sa­do se ven­die­ron 30 mi­llo­nes de ‘fa­vai­tos’, pe­que­ñas bo­te­llas de mos­ca­tel idea­das pa­ra cóc­te­les»

Enel Al­to Dou­ro, la re­gión vi­ní­co­la de­mar­ca­da más an­ti­gua del mun­do, es­tá Fa­vaios, que os­ten­ta el tí­tu­lo his­tó­ri­co de al­dea vi­na­te­ra, una de las seis que exis­ten en to­do el país ve­cino. Es tam­bién la se­de de la pri­me­ra enote­ca in­ter­ac­ti­va de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca. Pe­ro es, so­bre to­do, la ca­pi­tal del mos­ca­tel.

Así lo pro­cla­ma­ba un or­gu­llo­so le­tre­ro a la en­tra­da de la vi­lla y así lo re­cal­ca­rá en se­gui­da Má­rio Mon­tei­ro, el pre­si­den­te de la bodega de Fa­vaios, una coope­ra­ti­va vi­ti­vi­ní­co­la que se fun­dó ha­ce 65 años pa­ra opo­ner­se a una ley. «Es­ta prohi­bi­ción, vi­gen­te has­ta me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, im­pe­día aña­dir aguar­dien­te ví­ni­co a los vi­nos pro­du­ci­dos a una al­ti­tud su­pe­rior a los 500 m., lo que po­nía en pe­li­gro no so­lo nues­tro mos­ca­tel, sino nues­tra su­per­vi­ven­cia», ex­pli­ca Mon­tei­ro.

Hoy por hoy, son más de me­dio mi­llar los so­cios que cul­ti­van una man­cha de vi­ñe­do equi­va­len­te a 120 cam­pos de fút­bol. Es de­cir, to­das las fa­mi­lias de Fa­vaios. De he­cho, el 80% del mos­ca­tel ob­te­ni­do en la DOC Dou­ro (De­no­mi­na­ción de Ori­gen Con­tro­la­da de los vi­nos del Due­ro) pro­vie­ne de es­te pe­que­ño mu­ni­ci­pio de mil ha­bi­tan­tes es­ca­sos. Aquí se em­plea un úni­co ti­po de uva, la mos­ca­tel ga­le­go bran­co. «Una va­rie­dad que los ga­lle­gos tra­je­ron a Por­tu­gal en el si­glo XIX», de­ta­lla el pre­si­den­te.

En 2015, los vi­nos del Due­ro so­bre­pa­sa­ron a los de Opor­to por pri­me­ra vez. Más de 500 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción. Y a es­ta ci­fra con­tri­bu­yó Fa­vaios. So­lo el año pa­sa­do se co­mer­cia­li­za­ron 30 mi­llo­nes de Fa­vaí­tos, pe­que­ñas bo­te­llas de 6 cl. de mos­ca­tel idea­das pa­ra cóc­te­les. En 2009, el Mos­ca­tel Fa­vaios 10 años fue el me­jor del mun­do en el cer­ta­men in­ter­na­cio­nal Vi­ni­taly. Y en 2012, el Mos­ca­tel Fa­vaios Dou­ro 1980 que­dó ter­ce­ro en el con­cur­so mun­dial Mus­cats du Monde ce­le­bra­do en Mont­pe­llier. Dos años des­pués, el Mos­ca­tel de Fa­vaios Clá­si­co se­ría re­co­no­ci­do co­mo el me­jor vino del Due­ro.

LA MA­LA FA­MA

«Pe­ro no siem­pre ha si­do así», ad­mi­te Ma­ria Soa­res, la res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la bodega, mien­tras nos con­du­ce a los vi­ñe­dos de la quinta da Aves­sa­da, una de las más an­ti­guas ha­cien­das vi­na­te­ras del Al­to Dou­ro, cu­yos pro­pie­ta­rios son so­cios de la coope­ra­ti­va de Fa­vaios. «To­da­vía al­gu­nos tu­ris­tas ex­tran­je­ros que vi­si­tan la bodega, es- pe­cial­men­te nor­te­ame­ri­ca­nos, llegan con la idea de que el mos­ca­tel es un vino de borrachos. En cam­bio, con­si­de­ran el opor­to un vino no­ble. No­so­tros te­ne­mos los dos. Lo cu­rio­so es que, en las ca­tas a cie­gas que ha­ce­mos, mu­chos pre­fie­ren el mos­ca­tel al opor­to».

La ela­bo­ra­ción de am­bos es si­mi­lar, pues la fer­men­ta­ción se in­te­rrum­pe aña­dien­do aguar­dien­te ví­ni­co pa­ra lo­grar un pro­duc­to con una gran can­ti­dad de azú­ca­res na­tu­ra­les y una gra­dua­ción al­cohó­li­ca que, en el ca­so del mos­ca­tel, su­pera los 17°. Los re­sul­ta­dos, en cam­bio, son muy dis­tin­tos, a pe­sar de que cier­tos mos­ca­te­les de Fa­vaios, des­pués de 70 u 80 años de en­ve­je­ci­do, pue­dan con­fun­dir­se con los opor­tos tawny.

Mi­guel Fe­rrei­ra, el enó­lo­go de la bodega, re­co­no­ce que lo más di­fí­cil es man­te­ner la uni­for­mi­dad del vino a lo lar­go de dis­tin­tas cam­pa­ñas, por­que de­pen­de del tiem­po cli­má­ti­co. «Por ejem­plo, si se dan va­rios años se­cos y ca­lu­ro­sos co­mo es­tos úl­ti­mos, la aci­dez de la uva dis­mi­nu­ye. Y la aci­dez es ne­ce­sa­ria pa­ra equi­li­brar el azú­car de la uva. Es po­si­ble co­rre­gir­la con áci­do

La quinta da Aves­sa­da re­ci­be más de 50.000 visitas anua­les, es el Fal­con Crest de Fa­vaios»

tar­tá­ri­co, pe­ro no­so­tros pre­fe­ri­mos la aci­dez na­tu­ral. Así que, pa­ra sal­var es­tos in­con­ve­nien­tes, al vino de la úl­ti­ma co­se­cha le uni­mos pro­por­cio­nal­men­te va­rios de co­se­chas an­te­rio­res. Pe­ro, de se­guir es­ta ten­den­cia cli­má­ti­ca, los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, co­mo Por­tu­gal y Es­pa­ña, ten­drán di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner la iden­ti­dad de sus vi­nos».

Pre­ci­sa­men­te a cau­sa de la se­quía y del ca­lor, la ven­di­mia se ha ade­lan­ta­do en Fa­vaios. Las uvas son de un ama­ri­llo in­ten­so, co­mo si con­tu­vie­ran una lla­ma re­don­da y ve­ge­tal en su in­te­rior, y el co­lor que le darán al vino se­rá el de un atar­de­cer en el Me­di­te­rrá­neo.

Pe­ro aún fal­ta pa­ra eso. Aho­ra, los ven­di­mia­do­res mul­ti­pli­can los chas­qui­dos de las ti­je­ras, mien­tras tres hom­bres fa­ti­gan las ca­lles del vi­ñe­do re­co­gien­do y des­car­gan­do las es­puer­tas, ba­bean­tes de mos­to y re­ple­tas de ra­ci­mos, en los con­te­ne­do­res de una ca­mio­ne­ta que aguar­da de­trás del vi­ñe­do. Cuan­do se lle­nen to­dos, los 6000 ki­los de uva mos­ca­tel par­ti­rán a las tol­vas bu­lí­mi­cas de la bodega coope­ra­ti­va, a unos tres ki­ló­me­tros de la quinta da Aves­sa­da. Y así du­ran­te to­do el día. En el vi­ñe­do se res­pi­ra, sin em­bar­go, un ai­re de fies­ta. Con­tri­bu­yen a ello dos mú­si­cos. Uno to­can­do, in­fa­ti­ga­ble, el bom­bo y las so­na­jas; el otro, ani­mo­so, el acor­deón.

«En la quinta da Aves­sa­da, in­ten­ta­mos re­cu­pe­rar las tra­di­cio­nes», con­fie­sa Luís Ba­rros, uno de los pro­pie­ta­rios. «Y una de ellas es la mú­si­ca. Con ella se pre­ten­de ame­ni­zar el du­ro tra­ba­jo de los ven­di­mia­do­res». La quinta da Aves­sa­da, que re­ci­be más de 50.000 visitas anua­les, es el Fal­con Crest de Fa­vaios. Pe­ro des­ta­ca, so­bre to­do, por ser la pri­me­ra enote­ca in­ter­ac­ti­va de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca y la úni­ca con ma­ni­quíes ro­bo­ti­za­dos pa­ra si­mu­lar el pi­sa­do de la uva an­te los fo­ras­te­ros. «Mu­chos de es­tos se ani­man y aca­ban pi­san­do tam­bién las uvas en el la­gar», de­cla­ra Ba­rros. La pisa de la uva, con to­do, no es una me­ra su­per­vi­ven­cia de há­bi­tos an­ces­tra­les ni una sim­ple atrac­ción tu­rís­ti­ca que se ago­te en sí mis­ma. Apro­xi­ma­da­men­te, el 30% del vino del Due­ro se ela­bo­ra me­dian­te es­te pro­ce­di­mien­to. Y es el vino de ma­yor ca­li­dad, por­que, a di­fe­ren­cia del pren­sa­do in­dus­trial, los pies no rom­pen ni las pe­pi­tas ni el ho­lle­jo de la uva, don­de se con­cen­tran to­dos los aro­mas.

En el vi­ñe­do de la quinta da Aves­sa­da, so­lo se oye aho­ra el can­to del ver­de­rón. La ven­di­mia ha ter­mi­na­do por hoy. La úl­ti­ma car­ga de uva arran­ca ha­cia Fa­vaios, cu­yas ca­lles hue­len in­ten­sa­men­te a mos­to, ese aro­ma a pul­pa de sol que los dio­ses as­pi­ran com­pla­ci­dos des­de lo al­to de las mon­ta­ñas del Due­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.