VUEL­VE A LOS ES­CE­NA­RIOS

YA TIE­NE FE­CHA PA­RA SU GI­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA -

PRE­PA­RA SU VUEL­TA A LOS ES­CE­NA­RIOS

La to­na­di­lle­ra po­dría es­tar afron­tan­do la rec­ta fi­nal del in­fierno que vi­ve des­de que en­tró en la pri­sión de Al­ca­lá de Guadaíra (Se­vi­lla). Ha­ce unos días, la Fis­ca­lía in­for­ma­ba de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble pa­ra que Isa­bel Pan­to­ja pue­da dis­fru­tar de la li­ber­tad con­di­cio­nal en cuan­to se cum­plan los dos ter­cios de su condena. Es­to su­ce­de­rá el pró­xi­mo 21 de mar­zo y fuen­tes ju­di­cia­les ase­gu­ran que «lo nor­mal» es que se le con­ce­da. Se es­cu­dan en el com­por­ta­mien­to im­pe­ca­ble que ha te­ni­do den­tro de la pri­sión, en sus per­mi­sos y du­ran­te el ter­cer gra­do, del que dis­fru­ta des­de el pa­sa­do 13 de di­ciem­bre. Por eso, por­que la po­si­bi­li­dad de sa­lir de la cár­cel es al­go fac­ti­ble a cor­to pla­zo, Isa­bel ya se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra re­gre­sar a los es­ce­na­rios. Se­gún ha po­di­do sa­ber Co­ra­zón tve por fuen­tes cer­ca­nas a la ar­tis­ta, es­ta ya ha fir­ma­do un con­tra­to con un pro­duc­tor y rea­li­za­rá una gi­ra por Es­pa­ña,

que co­men­za­rá en ma­yo o ju­nio. Ade­más, Pan­to­ja no des­car­ta sal­tar el char­co y con­ti­nuar con su agen­da de con­cier­tos en Amé­ri­ca.

UNA NUE­VA VI­DA La ar­tis­ta aún no ha ini­cia­do los en­sa­yos, pe­ro su círcu­lo más ín­ti­mo ase­gu­ra que ya ha co­men­za­do con las prue­bas de ves­tua­rio. Un re­gre­so que sus fa­nes, y lo que no lo son, es­pe­ran con gran ex­pec­ta­ción tras los ru­mo­res de que su voz po­dría ha­ber su­fri­do al­gu­na mer­ma des­pués de cer­ca de año y me­dio sin ejer­ci­tar­la en la cár­cel. Su úl­ti­ma ac­tua­ción tu­vo lu­gar en la lo­ca­li­dad al­me­rien­se de Huér­cal-Ove­ra, el 21 de oc­tu­bre de 2014, exac­ta­men­te un mes an­tes de cru­zar por pri­me­ra vez la ver­ja del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de mu­je­res. Va­rios me­dios pu­bli­ca­ron en­ton­ces que la to­na­di­lle­ra ha­bría co­bra­do unos 60.000 eu­ros. Un ca­ché, que se an­to­ja aho­ra ba­jo pa­ra ese pri­mer día en el que vuel­va a ves­tir­se con la ba­ta de co­la y a ser no­ti­cia por al­go más que por su im­pli­ca­ción en el ca­so Ma­la­ya. Sus fie­les, esos que han acu­di­do a las puer­tas de Al­ca­lá de Guadaíra ca­da vez que ha ob­te­ni­do un per­mi­so –los úni­cos a los que ha de­di­ca­do unas pa­la­bras, aunque ha­ya si­do un es­cue­to « os quie­ro», acom­pa­ña­do con un

be­so al ai­re–, se ale­gra­rán de la no­ti­cia. Es mu­cho más de lo que se ha­bía co­men­ta­do has­ta aho­ra, a sa­ber: que su ami­go el ar­tis­ta me­xi­cano Juan Ga­briel iba a lan­zar un dis­co con te­mas iné­di­tos de Isa­bel –Maribel pa­ra sus ami­gos–, en cuan­to pi­sa­ra la ca­lle. Al­go que no es in­com­pa­ti­ble con el he­cho de que va­ya a reanu­dar sus ac­tua­cio­nes en vi­vo. Pe­ro, de mo­men­to, tan­to el lan­za­mien­to del ál­bum como el he­cho de que va­ya a ale­jar­se de Es­pa­ña, re­fu­gián­do­se en Mé­xi­co, al la­do de Juan Ga­briel, con quien tie­nen gran amistad tan­to ella como su her­mano Agus­tín, son tan so­lo ru­mo­res. Des­de que sa­lie­ra pa­ra dis­fru­tar del ter­cer gra­do, a Isa­bel tan so­lo se le ha vis­to en la puer­ta de la cár­cel, en la del hospital pa­ra co­no­cer a su nue­vo nieto y en la de Can­to­ra. Es­ta fin­ca es el bu­que in­sig­nia de las pro­pie­da­des que le que­dan – véa­se recuadro–, don­de se ha en­ce­rra­do du­ran­te to­do es­te tiem­po. Jun­to a la to­na­di­lle­ra, sus fa­mi­lia­res, sal­vo Cha­be­li­ta, de la que di­cen que evi­ta los en­cuen­tros con su ma­dre, aunque es cier­to que ha acu­di­do a ver­la, y los po­cos ami­gos de con­fian­za que tie­ne. Un círcu­lo ca­da vez más es­tre­cho por las in­for­ma­cio­nes fil­tra­das a la pren­sa tras su pri­mer per­mi­so, lo

que ha he­cho que la ar­tis­ta se vuel­va más des­con­fia­da y que cui­de muy mu­cho a quién tie­ne a su la­do. De quien sí po­drá dis­fru­tar más Isa­bel es de sus nie­tos, aho­ra, es­pe­cial­men­te del ma­yor, Fran­cis­qui­to. La semana pa­sa­da, el fut­bo­lis­ta Jo­ta Peleteiro, ma­ri­do de la mo­de­lo Jes­si­ca Bueno, ma­dre de la cria­tu­ra y ex de Kiko Ri­ve­ra, re­gre­sa­ba a la Li­ga es­pa­ño­la tras fir­mar un con­tra­to has­ta fi­nal de tem­po­ra­da con el Ei­bar. El ni­ño, has­ta aho­ra en Lon­dres, es­ta­rá así mu­cho más cer­ca de su abue­la pa­ter­na. Y es que pa­re­ce que a Isa­bel em­pie­zan a sa­lir­le las co­sas re­don­das des­pués de mu­cho su­fri­mien­to.

La ar­tis­ta, en su úl­ti­mo con­cier­to, ce­le­bra­do el 21 de oc­tu­bre de 2014, en la lo­ca­li­dad al­me­rien­se de Huér­cal-Ove­ra.

Con la vuel­ta de Jes­si­ca Bueno y el fut­bo­lis­ta Jo­ta Peleteiro a Es­pa­ña, Pan­to­ja po­drá dis­fru­tar tam­bién de su nieto Fran­cis­qui­to (so­bre es­tas lí­neas, a la iz­da.). Es­te ni­ño, jun­to con sus otros nie­tos, Ana (en la ima­gen su­pe­rior con su pa­dre, Kiko Ri­ve­ra), y Al­ber­to Jr., hi­jo de Cha­be­li­ta (arri­ba), son las tres gran­des ale­grías de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.