CAR­MI­NA OR­DÓ­ÑEZ

12 años sin 'la Di­vi­na'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AN­DRÉS GUE­RRA

El 23 de ju­lio de 2004 mar­ca un pun­to de in­fle­xión en la pren­sa so­cial. Des­de en­ton­ces, na­da ha vuel­to a ser igual. Aquel día nos de­jó Car­men Or­dó­ñez, ‘la Di­vi­na’, y ape­nas que­dan un pu­ña­do de nom­bres que man­tie­nen el gla­mur de una épo­ca que en nues­tro país ya so­lo po­de­mos dis­fru­tar con­sul­tan­do la he­me­ro­te­ca. Si un día hu­bo un pul­so por ser la rei­na de co­ra­zo­nes en­tre Car­men Or­dó­ñez e Isa­bel Presy­ler, el des­tino qui­so que la se­gun­da pue­da hoy reinar sin opo­nen­te. Que­re­mos re­cor­dar a uno de los per­so­na­jes más fas­ci­nan­tes que ha da­do en nues­tro país es­te gé­ne­ro de pe­rio­dis­mo que tan­to ama­mos. Des­de es­tas pá­gi­nas re­fle­xio­na­mos so­bre el mi­to de Car­men y có­mo he­mos cam­bia­do. Co­men­za­mos ha­blan­do con su pri­mo­gé­ni­to, Fran­cis­co Ri­ve­ra. El dies­tro vio có­mo su ma­dre llo­ra­ba en la ca­te­dral de Se­vi­lla al des­po­sar­se con Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo.

Car­men tam­bién vio na­cer a su pri­me­ra nie­ta, Ca­ye­ta­na, e in­clu­so la se­pa­ra­ción de la pa­re­ja. En es­tos 12 años, la vi­da de Fran­cis­co ha ex­pe­ri­men­ta­do mu­chos cam­bios. Su evo­lu­ción co­mo em­pre­sa­rio lo lle­vó a abrir una bou­ti­que, crear una em­pre­sa de re­ci­cla­je de me­ta­les pe­sa­dos, con­ver­tir­se en em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co, in­ver­tir en vi­nos y de­jar los to­ros pa­ra re­gre­sar al rue­do dos años y me­dio des­pués. Tras va­rios in­ten­tos por vol­ver a en­con­trar el amor, Fran­cis­co lo ha­lló de nue­vo en la di­se­ña­do­ra Lourdes Mon­tes, ma­dre de su se­gun­da hi­ja, que re­ci­bió el mis­mo nom­bre que la Di­vi­na. La pro­pia Lourdes nos ha­bló de ello: «Tie­ne un sig­ni­fi­ca­do fa­mi­liar evi­den­te, aun­que a mí me gus­ta­ba an­tes de ca­sar­me con Fran­cis­co. Era uno de los nom­bres que es­ta­ban des­de el co­mien­zo en mi lis­ta. La ver­dad es que me hu­bie­se en­can­ta­do co­no­cer a Car­men». Pre­gun­ta­mos a Fran­cis­co có­mo re­cuer­da a su ma­dre: «Era pu­ra vi­da. Sa­bía dis­fru­tar de ca­da se­gun­do es­tu­vie­ra don­de es­tu­vie­ra. Su mejor he­ren­cia son sus ami­gos y el có­mo vi­vir la vi­da, có­mo ex­pri­mir­la y có­mo ha­cer pa­ra que­dar­se siem­pre so­lo con lo bueno».

LA LE­YEN­DA

Ál­va­ro Gar­cía Pe­la­yo es uno de esos ami­gos a los que se re­fie­re el dies­tro. Di­ri­gía la agen­cia de no­ti­cias Kor­pa en los tiem­pos en que com­par­tía vi­ven­cias con Car­men, y aho­ra ha­ce lo pro­pio en Gtres. Los años trans­cu­rri­dos des­de aquel 23 de ju­lio le han acer­ca­do mu­cho a los her­ma­nos Ri­ve­ra Or­dó­ñez, ejer­cien­do a me­nu­do in­clu­so co­mo agen­te de am­bos. Son tan ín­ti­mos co­mo lo fue an­tes de su ma­dre: «Car­men, al­guien con quien he vi­vi­do tan­tas co­sas y a quien me unían tan­tas otras…

me cues­ta de­fi­nir nues­tra amis­tad. El hue­co que me ha de­ja­do es in­men­so. La echo de me­nos a dia­rio y la veo en to­dos los lu­ga­res a los que íba­mos jun­tos». Su po­si­ción de pri­vi­le­gio le per­mi­te ha­cer un diag­nós­ti­co pre­ci­so de có­mo ha cam­bia­do no so­lo el star sys­tem pa­trio, sino la pro­pia pren­sa del co­ra­zón: «La pren­sa se ha que­da­do huér­fa­na, en mi opi­nión no hay un per­so­na­je equi­pa­ra­ble». Via­ja­mos a la ado­ra­da Se­vi­lla de Car­men Or­dó­ñez pa­ra ha­blar con Pe­pu­chi Gui­llén, una ins­ti­tu­ción en la ca­pi­tal his­pa­len­se. Co­no­ció a la hi­ja de An­to­nio Or­dó­ñez des­de su na­ci­mien­to y, con una me­mo­ria en­co­mia­ble pa­ra sus bien lle­va­dos 79 años, nos re­su­me una vi­da: «Me acuer­do to­dos los días de ella. Con la ca­ra la­va­da te­nía un ros­tro co­mo el de la Vir­gen, era tan lin­da… Y bue­na gen­te, aun­que te­nía su ca­rác­ter. Me de­cía: “Ma­mu­chi, ven con­mi­go a Tán­ger”, pe­ro a mí me da­ba mie­do cru­zar el mar. Era muy ge­ne­ro­sa, ayu­dó a mu­cha gen­te con di­ne­ro de su bol­si­llo. ¡En el ba­rrio de Tria­na lo sa­ben bien! Cuan­do mi ma­dre ca­yó en­fer­ma vino a ver­la to­dos los días. Es­ta­ba muy enamo­ra­da de Pa­qui­rri, pe­ro él es­ta­ba con­cen­tra­do en los to­ros y ella que­ría dis­fru­tar más de la vi­da. Él se mu­rió men­tan­do a Car­men por el ca­mino».

LOS AMI­GOS DE SE­VI­LLA

En Se­vi­lla tra­bó mu­cha amis­tad con el re­la­cio­nes pú­bli­cas Car­los Tel­mo, que con­ti­núa en lo mis­mo, aun­que «an­tes es­ta­ba en la cres­ta de la ola, te­nía más di­ne­ro y era más gua­po. Pe­ro en fin, si­go vi­vien­do co­mo si fue­se ri­co», afir­ma bro­mean­do. «La co­no­cí muy jo­ven­ci­ta. Re­cuer­do un día que nos fui­mos a una pues­ta de lar­go en Ron­da. Ten­dría ella 15 o 16 años, y es­ta­ba pre­cio­sa con su tra­je de fla­men­ca. Cuan­do em­pe­zó a bai­lar, te­nía luz en los ojos y aun­que no lo ha­cía de­ma­sia­do bien, co­men­za­ron los gi­ta­nos a rom­per­se la ca­mi­sa. Ten­go mul­ti­tud de anéc­do­tas re­la­cio­na­das con ella y me gus­ta re­cor­dar­la por las co­sas di­ver­ti­das. Por ejem­plo, el día que mu­rió Car­men me ro­ba­ron la mo­to, aun­que apa­re­ció al día si­guien­te. Y en el quin­to aniver­sa­rio de su muer­te, me la vol­vie­ron a ro­bar, la mis­ma, y ya nunca apa­re­ció. Su her­ma­na, Be­lén, me di­jo: “Eso es que Car­men te quie­re de­cir al­go”. ¡Pues que me man­de un te­le­gra­ma! (ri­sas). La echo mu­cho de me­nos. Su hi­jo Fran­cis­co nos ha en­se­ña­do a que­rer­la más. Con los años ves las co­sas más sua­ves, te acuer­das más de lo bo­ni­to y la en­tien­des

mejor. Ca­ye­tano tam­bién. Es a los dos que más he tra­ta­do. Con Ju­lián tu­ve me­nos con­tac­to. Fran­cis­co ha ha­bla­do de mo­do se­reno de las co­sas ma­las dan­do una lec­ción a to­dos». Por su par­te, el cro­nis­ta so­cial Car­los Fe­rran­do es­tu­vo al la­do de Car­men tan­to en su úl­ti­ma épo­ca co­mo mien­tras com­par­tió vi­da con Ju­lián Contreras y, des­pués, el tor­men­to jun­to a Er­nes­to Ney­ra, in­clui­das las ma­dru­ga­das de de­sen­freno con una pan­di­lla ya di­suel­ta. «A sus hi­jos no les gus­ta­ba na­da el ti­po de re­la­ción que yo te­nía con Car­men, con quien sa­lía de fies­ta to­das las no­ches de mi vi­da. Y es ló­gi­co, lo en­tien­do. Con Fran­cis­co he coin­ci­di­do al­gu­na vez pe­ro no ha­bla­mos. Él sa­bía que aque­lla era una vi­da des­equi­li­bra­da y con la pers­pec­ti­va que da el tiem­po, es ob­vio que no era una vi­da sa­na», co­men­ta Fe­rran­do.

NO­CHES DE DE­SEN­FRENO

«Tam­bién tra­té a Ju­lián, que no tu­vo más re­me­dio que dar­la por im­po­si­ble, por­que ella es­ta­ba en una es­pi­ral des­truc­ti­va. De­be de te­ner en la ca­be­za muy ma­los re­cuer­dos... Si lo veo en la ca­lle hoy no sa­bría qué de­cir­le. ¿Có­mo íba­mos a ima­gi­nar que iba a mo­rir así, con lo que ella dis­fru­ta­ba de la vi­da? No so­por­ta­ba la idea de que un día de­ja­ría de ser tan gua­pa, de lle­var la vi­da que ha­bía ele­gi­do. Sí, al­gu­na no­che di­ji­mos que no lle­ga­ría­mos a los 50, pe­ro cla­ro, en el es­ta­do en que lo de­cía­mos… Des­de que ella mu­rió no he vuel­to a Se­vi­lla co­mo des­de que mu­rió mi ma­dre no he vuel­to a Bar­ce­lo­na», con­clu­ye.

LA PREN­SA SIN CAR­MEN

Fe­rran­do, que ha vi­vi­do de to­do, se pas­ma an­te la evo­lu­ción de al­gu­nas sa­gas fa­mi­lia­res de la ac­tua­li­dad: «Si an­tes po­día re­sul­tar es­can­da­lo­sa al­guien co­mo Car­men, con lo bue­na per­so­na que era y los va­lo­res que te­nía, es­tos días es­tá la se­ño­ra Ol­vi­do Hor­mi­gos ex­pli­can­do có­mo se acues­ta con se­ño­res ca­sa­dos. O lo que es­tá pa­san­do con la fa­mi­lia Pan­to­ja, esa hi­ja con esa cruel­dad, al­go im­pen­sa­ble ha­ce unos años. An­tes con­tá­ba­mos co­sas y nos ca­llá­ba­mos las que ha­cían da­ño». ¿Ten­dría hue­co Car­men Or­dó­ñez en el panorama so­cial que im­pe­ra hoy? Se­gu­ra­men­te, pues su au­ra ayu­dó a ven­der re­vis­tas du­ran­te to­da su vi­da. Sin em­bar­go, su au­sen­cia ha­ce inevi­ta­ble bus­car pa­ra­le­lis­mos. Es­ta es la ra­dio­gra­fía de Gar­cía Pe­la­yo: «Car­men co­la­bo­ra­ba en te­le­vi­sión (en A tu la­do, de Te­le­cin­co) y yo aho­ra no la ve­ría ha­cien­do lo mis­mo. El per­fil más pa­re­ci­do de aque­lla épo­ca se­ría Mi­la Xi­mé­nez, y mi­ra qué co­sas ha­ce aho­ra. Car­men no hu­bie­se lle­ga­do nunca a eso. To­do lo ha­cía de buen ro­llo, sin ha­cer da­ño a na­die, aun­que tu­vie­se ge­nio. Pe­ro me­ter­se con uno y con otro… No le hu­bie­se sa­li­do. De he­cho, la úl­ti­ma eta­pa en A tu la­do lo pa­só mal, por­que se to­ca­ban te­mas per­so­na­les». Cier­to. ¿Al­guien re­cuer­da un en­fa­do de Car­men en el que ele­va­ra la voz? Eran otros tiem­pos. Y se fue­ron con ella.

Car­men tu­vo dos hi­jos con Fran­cis­co Ri­ve­ra: Fran­cis­co y Ca­ye­tano (jun­to a es­tas lí­neas). Aba­jo, la bo­da del pri­me­ro con Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo. Car­men no lle­gó a co­no­cer a Lourdes Mon­tes (a la dcha.).

Arri­ba, la bo­da de Car­men Or­dó­ñez y el to­re­ro Fran­cis­co Ri­ve­ra en 1973. A la de­re­cha., Car­men y su her­ma­na, Be­lén, un año me­nor que ella y a quien es­ta­ba muy uni­da.

So­bre es­tas lí­neas, Car­mi­na con Ju­lián Contreras y Ju­lián Jr. A la iz­quier­da, el re­la­cio­nes pú­bli­cas se­vi­llano Car­los Tel­mo, gran ami­go de Or­dó­ñez des­de su ju­ven­tud.

So­bre es­tas lí­neas, Car­mi­na con el can­tan­te Jo­sé Luis Gó­mez, más co­no­ci­do co­mo Pe­pe ‘el Ma­ris­me­ño’, en la ro­me­ría de El Ro­cío, en Huel­va. Gó­mez, 15 años me­nor que Or­dó­ñez, fue su úl­ti­ma pa­re­ja es­ta­ble pú­bli­ca. Su re­la­ción sen­ti­men­tal du­ró cer­ca de un año.

A la iz­quier­da, Car­mi­na con Er­nes­to Ney­ra, su ter­cer y úl­ti­mo ma­ri­do, con quien aca­bó en los juz­ga­dos. Aba­jo, con el pe­rio­dis­ta Car­los Fe­rran­do, con quien com­par­tía pan­di­lla de ami­gos y no­ches de fies­ta.

Ál­va­ro Gar­cía Pe­la­yo fue un gran ami­go de Car­mi­na Or­dó­ñez. Esa unión se ha trans­mi­ti­do a sus hi­jos Ca­ye­tano y Fran­cis­co, con quie­nes man­tie­ne una es­tu­pen­da re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.