“Pue­do ocu­par el es­pa­cio que ha de­ja­do Geor­gie Dann”.

CUAN­DO UNO ME­NOS SE LO ES­PE­RA... APA­RE­CE LE­TI­CIA SABATER CON UN NUE­VO TE­MA. LA AR­TIS­TA, QUE ES­TÁ DE VUEL­TA CON ‘TO­MA PEPINAZO’, NOS EX­PLI­CA CÓ­MO CREÓ ES­TE ÉXI­TO QUE YA ES VI­RAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANA GUE­RRA

Des­de ha­ce días en in­ter­net no se ha­bla de otra co­sa: Le­ti­cia Sabater es­tá de vuel­ta con un te­ma mu­si­cal. Se lla­ma To­ma

pepinazo y, se­gún su au­to­ra –de le­tra y co­reo­gra­fía, que ella se lo gui­sa y se lo co­me to­do, co­mo vie­ne a de­cir una de las fra­ses del es­tri­bi­llo–, es una can­ción de desamor . «El pepinazo es, real­men­te, la ven­gan­za ju­ve­nil y di­ver­ti­da a ese chi­co que se cree que la es­tá en­ga­ñan­do y, en reali­dad, es ella la que le es­tá po­nien­do los cuer­nos do­ble­men­te. Y cuan­do él es un cor­nu­do y vie­ne a pe­dir per­dón, ella le da la pa­ta­da», ex­pli­ca Le­ti­cia, que ya ha ac­tua­do en Cas­te­llón, Mós­to­les (Ma­drid) y Bar­ce­lo­na en lo que es un ade­lan­to de lo que le es­pe­ra es­te ve­rano. Sí, por­que ade­más de ser un te­ma de ven­gan­za, es ve­ra­nie­go. Una épo­ca del año y un ni­cho mu­si­cal al que pien­sa lan­zar­se, por­que «ya no hay can­cio­nes de King Áfri­ca

ni de Geor­gie Dann». Es más, Le­ti­cia se ve ca­pa­ci­ta­da pa­ra sus­ti­tuir al ‘rey de

La bar­ba­coa’: «Yo creo que hay un es­pa­cio que pue­do ocu­par per­fec­ta­men­te».

PA­RA TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS

Que cons­te que se pen­só mu­cho lla­mar a es­te sin­gle tan

so­lo Cor­nu­do. Pe­ro… «Me pa­re­cía muy se­rio y que­ría al­go que pu­die­ra can­tar to­do el mun­do: des­de un ni­ño a una se­ño­ra ma­yor o mi abue­lo, si le ape­te­ce. No es una can­ción high

class, sino pa­ra can­tar­la en to­dos los si­tios, no es pa­ra la Ro­yal Fi­lar­mó­ni­ca de Lon­dres. Es bai­la­ble,

Que­ría al­go que pu­die­ra can­tar mi abue­lo si le ape­te­ce

co­mer­cial y pe­ga­di­za», acla­ra. Ade­más, To­ma pepinazo tie­ne otra gran ven­ta­ja: «Es una can­ción que te de­ja un ti­pa­zo, por­que mue­ves mu­cho las ca­de­ras, el cu­le­te y la cin­tu­ra. Te po­nes en for­ma di­vir­tién­do­te, así que es mu­cho me­jor que el gim­na­sio. Y sin pa­gar, al­go muy im­por­tan­te en tiem­pos de cri­sis». Ella, que siem­pre pien­sa en su pú­bli­co, eje­cu­ta mo­vi­mien­tos sim­ples: «A ver, yo lle­vo to­da la vi­da bai­lan­do, pe­ro me gus­ta ha­cer las co­sas fá­ci­les pa­ra que pue­da bai­lar­las to­do el mun­do».

DESEAN­DO ENAMO­RAR­SE

Acos­túm­bren­se a ver­la cam­biar de look, por­que si aho­ra la ve­mos de mo­re­na, es al­go pa­sa­je­ro. Nos lo ex­pli­ca: «He de­ci­di­do que pa­ra ca­da te­ma, voy a cam­biar de look. Creo que la trans­for­ma­ción del ar­tis­ta es muy im­por­tan­te cuan­do sa­ca un te­ma. Eso en Amé­ri­ca se ha­ce mu­cho y siem­pre me he iden­ti­fi­ca­do con el es­ti­lo ame­ri­cano. Ten­go que re­co­no­cer que mis in­fluen­cias siem­pre han si­do más ame­ri­ca­nas que es­pa­ño­las a la ho­ra de in­ter­pre­tar». La can­tan­te con­fie­sa que es­tá sol­te­ra y sin com­pro­mi­so «Que Le­ti­cia Sabater se enamo­re es más di­fí­cil que el que un tío no te pon­ga los cuer­nos. Es­toy desean­do enamo­rar­me, pe­ro no hay ma­ne­ra». Me­jor, que aho­ra de­be cen­trar­se en con­se­guir su ob­je­ti­vo: que El pepinazo pe­gué más fuer­te que La bom­ba en su día.

Le­ti­cia en una de las fo­tos pro­mo­cio­na­les de ‘To­ma pepinazo’, su nue­vo ‘hit’ con in­gre­dien­tes pa­ra triun­far en ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.