TRES FOR­MAS DE EN­TEN­DER LA MO­DA

En­tre­vis­ta­mos a Ro­ber­to To­rret­ta, Han­ni­bal La­gu­na e Ion Fitz.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Los días pre­vios a un des­fi­le qui­zá no sean el me­jor momento pa­ra vi­si­tar el ta­ller de un di­se­ña­dor, pe­ro sí el más in­tere­san­te. Los ner­vios es­tán a flor de piel y el rit­mo es fre­né­ti­co: se re­vi­san los mo­de­los, se prue­ban los looks que des­pués se ve­rán en la pa­sa­re­la y se co­rri­gen aque­llas co­sas que no es­tán al ni­vel del res­to de la co­lec­ción. Así en­con­tra­mos a Ro­ber­to To­rret­ta (67) en su es­tu­dio del cas­ti­zo ba­rrio de Cham­be­rí: su­mi­do en la vo­rá­gi­ne que su­po­ne pre­sen­tar en MBFWM. Es­te año lo ha he­cho an­te los ojos de otro de los pe­sos pe­sa­dos de la mo­da: Marta Ortega, no­via de su hijo Carlos, aun­que con res­pec­to a eso To­rret­ta pre­fie­re, co­mo siem­pre, man­te­ner la dis­cre­ción. Pre­fie­re cen­trar­se en su tra­yec­to­ria, que co­men­zó allá por los 80 y que le llevó por pri­me­ra vez a la se­ma­na de la mo­da ma­dri­le­ña en 1996. ¿En qué con­sis­te es­ta co­lec­ción que aca­ba de pre­sen­tar en la pa­sa­re­la? Yo, más que ha­blar de si­lue­tas, pre­fie­ro ha­blar de con­cep­tos. Que­ría una co­lec­ción fe­me­ni­na, so­fis­ti­ca­da, sen­sual y que es­té bien he­cha. In­de­pen­dien­te­men­te de las ten­den­cias. Aun­que hay pe­que­ñas no­ve­da­des en es­ta co­lec­ción: hay un lar­go mi­di, que es im­por­tan­te por­que no lo ha­bía­mos desa­rro­lla­do has­ta aho­ra. Tam­bién hay vo­lú­me­nes más suel­tos, en al­gu­nos se mar­ca la cin­tu­ra… hay op­cio­nes nuevas. ¿Quién crea aho­ra las ten­den­cias? Creo que se­gui­mos sien­do los di­se­ña­do­res los que apor­ta­mos. Pe­ro tam­bién son im­por­tan­tes los te­ji­dos que te en­se­ñan a prin­ci­pio de tem­po­ra­da. Pe­ro es­tá la mo­da a gran es­ca­la con fir­mas co­mo In­di­tex. Sí, y hay que adap­tar­se. Las gran­des dis­tri­bu­cio­nes son una reali­dad. Han cam­bia­do el con­cep­to, la ofer­ta en el mer­ca­do, y no­so­tros tam­bién te­ne­mos nuestras ar­mas. No­so­tros he­mos te­ni­do la ne­ce­si­dad de sa­car una se­gun­da lí­nea pa­ra cap­tar a gen­te más jo­ven, con otro po­der ad­qui­si­ti­vo, otras for­mas que en el prêt

à por­ter no po­dría­mos ha­cer… ¿Có­mo desa­rro­llan esa par­te? Te­ne­mos di­fe­ren­tes fren­tes. Lo ges­tio­na­mos to­do des­de aquí, don­de te­ne­mos un pe­que­ño ta­ller con cua­tro se­ño­ras que son cua­tro jo­yas. Son fan­tás­ti­cas. Es una pe­na que ese ti­po de ofi­cios tien­da a des­apa­re­cer, por­que sus hi­jos no van a ser cos­tu­re­ros. Aho­ra to­do el mun­do quie­re ser di­se­ña­dor. Y al­re­de­dor del mun­do de la mo­da hay mu­chos ofi­cios que son es­tu­pen­dos. To­dos quie­ren ser­lo, pe­ro ¿qué ha­ce fal­ta pa­ra lle­gar y man­te­ner­se?

LLE­VA DÉ­CA­DAS SU­BIEN­DO A LA PA­SA­RE­LA CO­LEC­CIO­NES QUE MAN­TIE­NEN SU SE­LLO. HA­BLA­MOS CON ÉL DE DI­SE­ÑO, CREA­TI­VI­DAD Y DEL MOMENTO QUE VI­VE EL MUN­DO DE LA MO­DA. POR MIRIAM RUBIO

Los días an­tes del des­fi­le son los más bo­ni­tos pa­ra mí

Mu­cho tra­ba­jo, sen­si­bi­li­dad, cu­rio­si­dad… Y mu­cho equi­po. Es im­po­si­ble que ha­ga una pa­sa­re­la si no ten­go a esas cua­tro se­ño­ras, a mi hi­ja, a una es­ti­lis­ta... Ro­dear­se de bue­na gen­te es ne­ce­sa­rio. Hay que ha­cer­lo de me­jor gen­te que tú, me­jo­res pro­fe­sio­na­les. ¿Cuan­do sa­lió de Ar­gen­ti­na so­ña­ba con lo que ha lo­gra­do a día de hoy? No. Es fan­tás­ti­co mi­rar atrás y ver los ini­cios. In­clu­so cuan­do ha­blá­ba­mos de unas mi­ni­co­lec­cio­nes con te­ji­dos de al­go­dón y eran seis o sie­te mo­de­los. De eso a desa­rro­llar lo que he­mos desa­rro­lla­do… es im­pen­sa­ble. Ade­más, no ha­bía una es­tra­te­gia, no sé si era por el momento, por­que los años 80 en España fue­ron muy es­pe­cia­les. Fue ese

boom del tem­pe­ra­men­to es­pa­ñol… ¿Có­mo vi­vió To­rret­ta ‘la Mo­vi­da’? No­so­tros te­ne­mos una tien­da en la ca­lle Al­mi­ran­te y esa zo­na era el epi­cen- tro. Yo he co­no­ci­do a to­dos. Es­ta­bas allí, pe­ro no eras cons­cien­te de que es­ta­bas en el centro. Es­ta­ban pa­san­do mu­chas co­sas, pe­ro es con la dis­tan­cia cuan­do di­ces: qué épo­ca crea­ti­va más ma­ra­vi­llo­sa, éra­mos to­dos jó­ve­nes, no ha­bía lí­mi­tes. Y eso es­tá bien y mal, pe­ro res­ca­tan­do la par­te crea­ti­va, fue fan­tás­ti­co. En es­te tiem­po ha he­cho gran­des amigos, co­mo quien en­car­na a la mu­jer To­rret­ta: Nie­ves Álvarez. Es una gran­dí­si­ma ami­ga. Ten­go bue­nos amigos, y da la ca­sua­li­dad de que son exi­to­sos en su pro­fe­sión, y Nie­ves es una mu­jer en ele­gan­te, fe­me­ni­na... ¿Ve­re­mos a Marta Ortega ves­ti­da por Ro­ber­to To­rret­ta? No en­tre­mos ahí, por fa­vor, que es co­sa de Marta y de mi hijo. ¿A quién le gus­ta­ría ves­tir que no lo ha­ya he­cho aun? No sé. Me gus­ta Bea­tri­ce Bo­rromeo. No la co­noz­co, pe­ro me gus­ta ese ti­po de mu­jer: mo­der­na, gua­pa, es­ti­lo­sa… Tal vez se ani­me al ver su co­lec­ción. ¿Có­mo son esos días pre­vios al des­fi­le en una pa­sa­re­la? Pa­ra mí son los más bo­ni­tos. Ayer lo pa­sé con mi hi­ja, María, por­que nos sur­gió una idea nue­va. La pa­sa­re­la es bo­ni­ta por­que es el re­su­men de seis me­ses de tra­ba­jo de mu­cha gen­te en 15 mi­nu­tos. Y des­pués… pues es un ho­rror

(ri­sas). Es tan­ta ener­gía, tan­ta de­di­ca­ción… que eso se di­lu­ye. ♥ 17

su lu­gar de crea­ción Ro­ber­to To­rret­ta nos re­ci­bió en su es­tu­dio, si­tua­do en el centro de Ma­drid. Allí re­pa­só los ‘looks’ an­tes del des­fi­le.

man­te­ner la esen­cia To­rret­ta ha pre­sen­ta­do es­te año una co­lec­ción en la que ex­pe­ri­men­ta con nue­vos lar­gos y te­ji­dos sin per­der el es­ti­lo de la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.