RO­CÍO, EL MU­SI­CAL

RO­CÍO JU­RA­DO YA TIE­NE SU PRI­MER ES­PEC­TÁCU­LO TEA­TRAL. SU­PON­DRÁ UNA PRE­CUE­LA PA­RA UN PRO­YEC­TO DE MA­YOR EN­VER­GA­DU­RA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR PI­LAR VIDAL

Se estrena un es­pec­tácu­lo ba­sa­do en las can­cio­nes de RO­CÍO JU­RA­DO. Su hi­ja Ro­cío lo ha su­per­vi­sa­do.

Pun­to de par­ti­da. Ese es el tí­tu­lo ele­gi­do pa­ra el es­pec­tácu­lo tea­tral que ser­vi­rá co­mo ade­lan­to del Gran Mu­si­cal de Ro­cío Ju­ra­do. Es­te se es­pe­ra que se es­tre­ne a lo lar­go de 2019, cuan­do las obras del Gran Tea­tro Prín­ci­pe Pío de Ma­drid es­tén fi­na­li­za­das. Ese

Pun­to de par­ti­da le­van­tó el te­lón el vier­nes 12, a las 19.00 ho­ras, en el Gran Tea­tro Ban­kia Prín­ci­pe Pío, ama­dri­na­do por la hi­ja de La

más gran­de, Ro­cío Ca­rras­co. Se­gún ase­gu­ra su en­torno más cer­cano, Ro­cío «se ha in­vo­lu­cra­do en el pro­yec­to por­que es­tá he­cho des­de el ca­ri­ño, el res­pe­to y la hu­mil­dad. Y lo más im­por­tan­te, por­que se cen­tra en la mú­si­ca y en los as­pec­tos de la ca­rre­ra de su ma­dre».

La de Chi­pio­na con­si­guió ven­der más de 25 mi­llo­nes de dis­cos en to­do el mun­do con su voz pro­di­gio­sa, su ca­rác­ter arro­lla­dor y su tea­tra­li­dad so­bre el es­ce­na­rio. Ca­rras­co es­tu­vo arro­pa­da en un dis­cre­to es­treno por su ma­ri­do, Fi­del Al­biac, y un gru­po de ami­gos que no qui­sie­ron per­der­se es­te pro­yec­to con el que la jo­ven ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar un po­co la ilu­sión, tras va­rios me­ses de idas y ve­ni­das al juz­ga­do por la ma­cro­de­man­da in­ter­pues­ta a su ex­ma­ri­do, y cu­yo fa­llo se es­pe­ra en los pró­xi­mo días. Por eso mis­mo, y pa­ra que no se des­vir­túe el pro­yec­to, des­de la pro­duc­ción se ha hui­do de es­tre­nos mul­ti­tu­di­na­rios y pho­to­calls. «Aho­ra mis­mo, es­ta­mos cen­tra­dos en la ca­li­dad del show y no tan­to en pu­bli­ci­tar­lo ni en ven­der­lo», ase­gu­ran. En la web del tea­tro ya fi­gu­ran va­rios días con to­das las lo­ca­li­da­des ago­ta­das.

El es­pec­tácu­lo, de ho­ra y me­dia de du­ra­ción, cuen­ta con una es­ce­no­gra­fía sen­ci­lla que si­mu­la el ca­me­rino de una ar­tis­ta que se pre­pa­ra pa­ra un cas­ting en el que tie­ne que in­ter­pre­tar un te­ma de la Ju­ra­do. Los ner­vios por la es­pe­ra lle­van a Candela, la jo­ven pro­ta­go­nis­ta, a ha­cer un re­co­rri­do por su vi­da apo­yán­do­se en el re­cuer­do de las can­cio­nes de la ar­tis­ta, de la que ha si­do fan des­de pe­que­ña.

RE­CO­RRI­DO MU­SI­CAL

Mie­do, Vi­bro, El cla­vel, Lo sien­to mi amor o Pun­to de par­ti­da –que da tí­tu­lo al es­pec­tácu­lo– son al­gu­nos de los te­mas del re­per­to­rio al que po­nen voz Ana­bel Due­ñas e Inés León, las ac­tri­ces­can­tan­tes que se al­ter­na­rán en las fun­cio­nes. La jo­ven Ana­bel, ros­tro y voz en el es­treno del es­pec­tácu­lo, no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die. La jo­ven pro­me­te ser, se­gún la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da, la re­ve­la­ción tea­tral del mo­men­to por su in­ter­pre­ta­ción. Sus do­tes mu­si­ca­les es­ta­ban so­bra­da­men­te de­mos­tra­das. Es, ade­más, un ros­tro co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co: los es­pec­ta­do­res vie­ron có­mo al­can­za­ba su sue­ño gra­cias a su pa­so por Ope­ra­ción

Triun­fo en 2008. Su pa­so por el ta­lent la lle­vó a con­ver­tir­se en un ros­tro ha­bi­tual de Te­le­cin­co du­ran­te los fi­nes de se­ma­na gra­cias a su la­bor co­mo par­te del gru­po mu­si­cal Los su­per­sin­gles en ¡Qué

tiem­po tan fe­liz!, pre­sen-

“Ro­cío Ca­rras­co se in­vo­lu­cró por­que se cen­tra en lo mu­si­cal”

ta­do por Ma­ría Te­re­sa Cam­pos, ma­dri­na pro­fe­sio­nal de Ro­cío Ca­rras­co.

El li­bre­to su­po­nía un re­to an­te la di­fi­cul­tad de es­co­ger en­tre to­das las ma­ra­vi­llo­sas can­cio­nes de la Ju­ra­do, pe­ro se ha te­ni­do en cuen­ta to­do: des­de sus ini­cios con ai­re fla­men­co, pa­san­do por la co­pla, y lle­gan­do a la can­ción me­ló­di­ca y des­ga­rra­do­ra con la que emo­cio­na­ba y po­nía los pe­los de pun­ta a quien la es­cu­cha. El pú­bli­co ten­drá un pa­pel im­por­tan­te, ya que se ha es­ta­ble­ci­do un sis­te­ma de vo­ta­ción di­gi­tal con el que po­drá ele­gir las can­cio­nes del pró­xi­mo gran mu­si­cal.

«Me­nos mal que los se­ño­res pro­duc­to­res no bus­can una imi­ta­ción, por­que Ro­cío Ju­ra­do so­lo ha ha­bi­do y ha­brá una...»,

así de ro­tun­da es Candela so­bre el es­ce­na­rio. Des­de la pro­duc­ción se in­sis­te en que no se bus­ca una imi­ta­ción de La más gran­de, aun­que, in­dis­cu­ti­ble­men­te, mu­chos la bus­ca­rán. Sí es­ta­rá su esen­cia, tan­to la mu­si­cal co­mo la de su ves­tua­rio, tan per­so­nal. Ca­rras­co ha ce­di­do dos tra­jes que su ma­dre lu­ció en al­gu­nos es­pec­tácu­los de los años 80 pa­ra que for­men par­te de es­te ho­me­na­je tea­tral, del que se sien­te or­gu­llo­sa y par­tí­ci­pe. Uno de ellos se pu­do ver en el anun­cio de Cam­po­frío de es­ta pa­sa­da Na­vi­dad: un di­se­ño con un cuer­po de trans­pa­ren­cia con cris­ta­les do­ra­dos in­crus­ta­dos y una fal­da blan­ca

con vue­lo, muy pro­pio de la épo­ca en la que lo es­tre­nó la can­tan­te.

LA MÁS GRAN­DE

Ma­ría del Ro­cío Tri­ni­dad Mohe­dano Ju­ra­do, co­no­ci­da ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Ro­cío Ju­ra­do, na­ció en Chi­pio­na (Cá­diz) en 1944. A su tie­rra de­di­có mu­chas de sus can­cio­nes, al igual que a su Vir­gen de Re­gla, de la que siem­pre fue de­vo­ta. De fa­mi­lia hu­mil­de, he­re­dó de sus pa­dres –Fer­nan­do y Ro­sa­rio– su amor por la mú­si­ca. Él era za­pa­te­ro y can­taor de fla­men­co en sus ra­tos li­bres; ella, ama de ca­sa, pe­ro can­tan­te afi­cio­na­da. No lo tu­vo fá­cil pa­ra con­ver­tir­se en La más gran­de: an­tes fue bau­ti­za­da co­mo La ni­ña de los

pre­mios, ya que ga­na­ba to­dos los con­cur­sos de las emi­so­ras de ra­dio en los que par­ti­ci­pa­ba. Lue­go pi­só mu­chos es­ce­na­rios y ta­blaos en los que ha­cia ga­la de su ca­rác­ter arro­lla­dor y su tea­tra­li­dad. Dos vir­tu­des que, jun­to a su pro­di­gio­sa voz, le va­lie­ron el ape­la­ti­vo de La más gran­de. Ce­lo­sa de su vi­da per­so­nal, man­te­nía bue­na re­la­ción con la pren­sa y era la pri­me­ra en anun­ciar lo bueno y lo ma­lo. Bo­das, di­vor­cios, gi­ras... To­do. Aún que­da en la re­ti­na la multitudinaria rue­da de pren­sa en la que anun­ció que su­fría un cán­cer de pán­creas. Lu­cha­do­ra in­can­sa­ble, du­ran­te dos años in­ten­tó que no se apa­ga­ra su voz, pe­ro no fue po­si­ble. Hoy des­can­sa en paz, aun­que mu­chos se em­pe­ñen en lo con­tra­rio.

Su hi­ja Ro­cío par­ti­ci­pó en abril de 2016 en el ho­me­na­je que Co­rreos qui­so de­di­car a su ma­dre, pre­sen­tan­do el se­llo Ro­cío Ju­ra­do en el Tea­tro Real de Ma­drid. El po­lé­mi­co mu­seo de la ar­tis­ta en Chi­pio­na si­gue pa­ra­li­za­do des­de que la hi­ja de la can­tan­te no vie­ra cla­ra las in­ten­cio­nes que al­gu­nos fa­mi­lia­res. Aho­ra, Ro­cío se ha to­ma­do en se­rio el Gran Mu­si­cal en el que se re­cor­da­rán las can­cio­nes de su ma­dre, con las que lo­gró 150 dis­cos de oro y 63 de pla­tino. Ci­fras de ré­cord im­pen­sa­bles hoy en día.

EL GRAN TEA­TRO

Pun­to de par­ti­da se re­pre­sen­ta en un es­pa­cio úni­co en Ma­drid, el pri­mer Spie­gel­tent, un tea­tro ba­jo una car­pa. Ha si­do cons­trui­da en ma­de­ra, de­co­ra­da con te­las y vi­drie­ras de co­lo­res, si­mu­lan­do un sa­lón ber­li­nés del si­glo XIX. Tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 600 per­so­nas. El año pró­xi­mo, el Gran Tea­tro se ubi­ca­rá en la na­ve cen­tral, ves­tí­bu­lo his­tó­ri­co de la an­ti­gua es­ta­ción del Nor­te, de estilo art de­có, que fue cons­trui­da en 1928. Se­rá en­ton­ces cuan­do suba el te­lón del mu­si­cal más gran­de y es­pe­ra­do. El Gran Tea­tro es un es­pa­cio em­ble­má­ti­co que pre­vé con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te de la cul­tu­ra y el ocio de la ca­pi­tal. Se tra­ta de un pro­yec­to im­pul­sa­do por San­tia­go Se­gu­ra, Jo­sé Mo­ta y Luis Ál­va­rez, em­pre­sa­rio tea­tral es­pa­ñol de ma­yor éxi­to in­ter­na­cio­nal. La le­tra de Pun­to de par­ti­da, te­ma que da tí­tu­lo a es­te pri­mer es­pec­tácu­lo a mo­do de pre­cue­la, es un can­to de es­pe­ran­za pa­ra co­men­zar de nue­vo des­de la so­le­dad de la rup­tu­ra. Juan Par­do la com­pu­so pa­ra Ro­cío Ju­ra­do en 1989, en su ple­ni­tud mu­si­cal. Cu­rio­sa­men­te, se lan­zó coin­ci­dien­do con su se­pa­ra­ción de Pe­dro Ca­rras­co. Aho­ra, la hi­ja de am­bos vi­ve el sue­ño de ini­ciar un pun­to de par­ti­da pa­ra man­te­ner vi­va la le­yen­da de la que siem­pre se­rá La más gran­de.

El mu­si­cal no bus­ca imi­tar a Ro­cío Ju­ra­do

Ro­cío Ca­rras­co, hi­ja de Ro­cío y ti­tu­lar de los de­re­chos de sus can­cio­nes, ha su­per­vi­sa­do el es­pec­tácu­lo. A la iz­da., la jo­ven el día del es­treno. su hi­ja co­la­bo­ra

La can­tan­te Ana­bel Due­ñas (so­bre es­tas lí­neas) in­ter­pre­ta a Candela, la pro­ta­go­nis­ta de ‘Pun­to de par­ti­da’, el es­pec­tácu­lo que su­po­ne un ho­me­na­je mu­si­cal a las can­cio­nes de Ro­cío Ju­ra­do.

El es­pec­tácu­lo se ha es­tre­na­do en el tea­tro Ban­kia Prín­ci­pe Pío de Ma­drid, un es­pa­cio úni­co. el tea­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.