MAS­CO­TAS

Juan Ibá­ñez: “Mi chi­ca me des­cu­brió los ga­tos”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - FO­TOS: CAR­LOS LÓPEZ

Tin­ta y Parulo son dos jó­ve­nes ga­tos ga­lle­gos que se han adap­ta­do per­fec­ta­men­te a la vi­da en la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Pe­ro no so­lo eso, a am­bos les gus­ta via­jar con Juan Ibá­ñez y su pa­re­ja, la ac­triz Ne­rea Ba­rros, a la nie­ve e ir a la pla­ya, de­pen­dien­do de la es­ta­ción del año.

¿Cuán­do des­cu­brió que le gus­ta­ban los ga­tos?

Yo no los en­ten­día muy bien, pe­ro mi chi­ca, Ne­rea, te­nía un ga­ti­to que se lla­ma­ba Lea: era do­mi­nan­te y ma­ca­rra pues se iba to­das las no­ches de juer­ga con otro ami­go ga­to, y volvía su­cio, con ara­ña­zos… Era una ma­ra­vi­lla.

Aho­ra tie­ne dos...

Ten­go a Tin­ta y a Parulo. Ne­rea es de San­tia­go de Com­pos­te­la y te­ne­mos una ca­sa allí al­qui­la­da. Un día apa­re­cie­ron los bom­be­ros a lle­var­se a dos ga­ti­tos aban­do­na­dos en un edi­fi­cio. Lo­gra­ron co­ger a uno, pe­ro al otro fue im­po­si­ble. Un ve­cino lo res­ca­tó y no­so­tros de­ci­di­mos que­dár­nos­lo has­ta que al­guien lo qui­sie­ra adop­tar, pe­ro era tan ca­ri­ño­so y tan mi­mo­so que se que­dó en ca­sa con Lea y de­ci­di­mos lla­mar­le Tin­ta.

¿Lea vio con bue­nos ojos esa de­ci­sión?

Mien­tras Tin­ta in­ten­ta­ba ha­cer­se un hue­co en la fa­mi­lia, Lea se­guía su vi­da con su ami­go ga­to y en­tra­ba y sa­lía de la ca­sa co­mo siem­pre, ju­ga­ban por los te­ja­dos… has­ta que un día res­ba­ló y su­frió un ac­ci­den­te mortal.

¿Có­mo lo vi­vió Tin­ta?

Se que­dó tris­te, no sa­bía por qué no es­ta­ba Lea. To­das las no­ches mau­lla­ba para que vol­vie­ra y no­so­tros no sa­bía­mos có­mo ex­pli­car­le que se ha­bía ido para siem­pre.

Qué tris­te­za… Y an­te esa si­tua­ción, ¿qué hi­cie­ron?

Los pa­dres de Ne­rea vi­ven en el cam­po, al la­do de San­tia­go de Com­pos­te­la. Es zo­na de mu­chos ga­tos y ha­bía na­ci­do una ca­ma­da de la que so­lo so­bre­vi­vió uno, ho­rro­ro­so, ne­gro y muy pe­que­ño, ya que te­nía so­lo unos dos días de vi­da. Es­ta­ba lleno de pul­gas, con los ojos le­ga­ño­sos y el pa­dre de Ne­rea se lo tra­jo. Al ver­lo, de­ci­di­mos que­dár­nos­lo y ese es Parulo, un ga­to de cam­po lis­tí­si­mo, tie­ne el ADN del mon­te.

A Tin­ta le fal­ta una pa­ti­ta, ¿qué le ha pa­sa­do?

Em­pe­zó a co­jear y des­pués de lle­var­lo a mu­chas clí­ni­cas, al­gu­nas ca­rí­si­mas, y no sa­ber lo que te­nía, de­ci­di­mos ir a una es­pe­cia­li­za­da en ga­tos que hay en Ma­drid. Su ve­te­ri­na­ria, Flor, des­cu­brió

Lle­vo 17 años tra­ba­jan­do con Pa­blo Mo­tos

que te­nía cán­cer de hue­sos en la pa­ta, nos tran­qui­li­zó y nos di­jo que con una ope­ra­ción se po­día sal­var. Se la tu­vie­ron que cor­tar, nos dio mu­cha pe­na, pe­ro él lo que que­ría era que le de­ja­ra de do­ler la pa­ti­ta. Se apa­ña de lu­jo, no hay na­da que no pue­da ha­cer.

En el an­ti­guo Egip­to a los ga­tos se les con­si­de­ra­ba ca­si dio­ses. ¿Có­mo los tra­táis vo­so­tros?

Co­mo dio­ses no, pe­ro vi­ven co­mo re­yes. Nos los lle­va­mos de va­ca­cio­nes, han es­ta­do en la nie­ve, en la pla­ya... En mo­go­llón de si­tios.

Tie­ne a sus ga­tos des­de pe­que­ños, pe­ro Pa­blo Mo­tos tam­bién le tie­ne a us­ted des­de muy jo­ven.

Em­pe­cé con Pa­blo cuan­do te­nía 21 años. Fue en el año 2007.

¿Qué tie­ne Mo­tos para que se que­den con él tan­to tiem­po? ¿En­gan­cha?

Él en­gan­cha y no­so­tros tra­ba­ja­mos muy bien, las dos co­sas uni­das. Lle­va­mos 17 años jun­tos y con Pa­blo se tra­ba­ja ge­nial.

El Hor­mi­gue­ro (An­te­na 3) ha si­do un for­ma­to in­no­va­dor en la te­le­vi­sión.

Lle­ga­mos de la ra­dio en un mo­men­to en el que se po­día in­no­var, sin que im­por­ta­se mu­cho la au­dien­cia. El Hor­mi­gue­ro es un pro­gra­ma en el que ha­bía mu­ñe­cos, ex­pe­ri­men­tos, in­vi­ta­dos... La gen- te se adap­tó a nues­tro len­gua­je y lo­gra­ron en­ten­der­nos. Es un pro­yec­to de Pa­blo Mo­tos de to­da la vi­da, era su sue­ño, no es so­lo un for­ma­to y, ade­más, le ayu­dan to­dos sus com­pa­ñe­ros a cum­plir­lo.

¿Se lle­va el per­so­na­je de Trancas fue­ra del pla­tó?

Cla­ro, Trancas y Ba­rran­cas ya son una par­te de no­so­tros muy im­por­tan­te.

¿Trancas y su com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble, Ba­rran­cas (Da­mián Mo­llá), se lle­van bien fue­ra del per­so­na­je?

Nos lle­va­mos fe­no­me­nal. Éra­mos com­pa­ñe­ros en la fa­cul­tad, íba­mos a bus­car los tra­ba­jos jun­tos. A Pa­blo Mo­tos nos pre­sen­ta­mos los dos co­mo pa­re­ja de guio­nis­tas y nos con­tes­tó que so­lo te­nía un hue­co. Con so­lo 21 años, le con­tes­ta­mos que era to­do o na­da, que no nos im­por­ta­ba co­brar la mi­tad. Al fi­nal, Pa­blo nos con­tra­tó a los dos con un suel­do para ca­da uno.

Su pa­re­ja sen­ti­men­tal es Ne­rea Ba­rros, pre­mio Go­ya a Me­jor ac­triz re­ve­la­ción, en el año 2014, por la pe­lí­cu­la La is­la mí­ni­ma. Con es­ta vi­da tan ar­tís­ti­ca de am­bos, ¿cuán­do se ven?

Yo tra­ba­jo de lu­nes a jue­ves y cuan­do ella no es­tá ro­dan­do, nos ve­mos por la no­che, en el desa­yuno y los fi­nes de se­ma­na. Por suer­te, com­par­ti­mos afi­cio­nes y de­por­tes, y via­ja­mos a Ga­li­cia siem­pre que po­de­mos.

A Tin­ta (el ga­to blan­co y ne­gro) le fal­ta una pa­ti­ta de­bi­do a un cán­cer de hue­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.