460 bi­llo­nes de ope­ra­cio­nes por se­gun­do

En 1993 na­ció el Cen­tro de Su­per­compu­tación de Ga­li­cia, con un equipo cu­ya ca­pa­ci­dad era in­fe­rior a la de cual­quier smartp­ho­ne de hoy. 23 años más tar­de el Cesga da ser­vi­cio a los in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos, pe­ro tam­bién a em­pre­sas y cien­tí­fi­cos de otras par

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: ELISA ÁL­VA­REZ

El Cesga tie­ne unos cua­ren­ta tra­ba­ja­do­res. So­lo uno de ca­da cua­tro son mu­je­res. He ahí una de sus po­cas de­bi­li­da­des. «Ya no es cues­tión de jus­ti­cia so­cial, es una ne­ce­si­dad, es un in­te­rés in­me­dia­to». Lo dice su di­rec­tor, Ja­vier Gar­cía To­bío, em­pe­ña­do en rom­per los es­te­reo­ti­pos del in­for­má­ti­co des­de eda­des tem­pra­nas. Es­ta en­ti­dad na­ció en el año 1993 co­mo uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de compu­tación de Es­pa­ña. Y lo si­gue sien­do 23 años des­pués. Al ha­blar de es­ta in­fra­es­truc­tu­ra, ubi­ca­da en el cam­pus vi­da de San­tia­go, sur­ge siem­pre la pa­la­bra su­per­or­de­na­dor, ca­paz de ha­cer cálcu­los que al ciu­da­dano de a pie se le es­ca­pan. Lo cier­to es que hoy no hay uno, sino va­rios, «son di­ver­sas in­fraes­truc­tu­ras, unas más gran­des y otras más pe­que­ñas, ad­qui­ri­das pa­ra di­fe­ren­tes usos», ex­pli­ca el sub­di­rec­tor téc­ni­co, Ig­na­cio Ló­pez Ca­bi­do.

¿Y a quién da ser­vi­cio? A em­pre­sas e in­ves­ti­ga­do­res que ne­ce­si­ten una ca­pa­ci­dad de cálcu­lo o compu­tación que no pue­de desa­rro­llar un or­de­na­dor es­tán­dar. En reali­dad hay que acla­rar que el Cesga es más que compu­tación. Po­dría de­cir­se que es­ta su­po­ne el 60 % del tra­ba­jo, pe­ro otro 30 % es el de co­mu­ni­ca­cio­nes, ya que el cen­tro co­nec­ta las uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ga­lle­gos, ade­más de dar ser­vi­cio a co­le­gios e ins­ti­tu­tos. El 10 % res­tan­te se re­par­te en e-lear­ning, el sis­te­ma de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca o su uni­dad de trans­fe­ren­cia.

Sus prin­ci­pa­les usua­rios son los in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos, pe­ro ca­da vez es una he­rra­mien­ta más uti­li­za­da por las py­mes. No tan­to por las gran­des com­pa­ñías, «por­que sue­len te­ner sus pro­pios re­cur­sos de compu­tación y cuen­tan con po­lí­ti­cas de con­fi­den­cia­li­dad es­tric­tas», di- ce Gar­cía To­bío. La co­la­bo­ra­ción con las em­pre­sas ape­nas su­po­ne un 5 % de la ac­ti­vi­dad, pe­ro in­cre­men­tar es­ta ci­fra es pre­ci­sa­men­te uno de los ob­je­ti­vos del Cesga. Ade­más, prác­ti­ca­men­te con la to­ta­li­dad de las py­mes se es­ta­ble­cen tam­bién acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad

El cen­tro de su­per­compu­tación dio so­lu­cio­nes en el 2015 a ca­si 400 in­ves­ti­ga­do­res que usa­ron la má­qui­na de for­ma re­le­van­te. Si­mul­tá­nea­men­te pue­de ha­ber un cen­te­nar a la vez. Por­que el Cesga tie­ne mu­cha ca­pa­ci­dad. ¿Cuán­ta? Unos 460 te­ra­flops. Pa­ra el co­mún de los mor­ta­les hay que ex­pli­car que flop sig­ni­fi­ca ope­ra- cio­nes por se­gun­do, y un te­ra equi­va­le a bi­llo­nes de nues­tro sis­te­ma nu­mé­ri­co, es de­cir, mi­llo­nes de mi­llo­nes. El su­per­or­de­na­dor rea­li­za por lo tan­to 460 bi­llo­nes de ope­ra­cio­nes por se­gun­do, en­ten­dien­do por ope­ra­ción una su­ma, di­vi­sión, mul­ti­pli­ca­ción... de un nú­me­ro con de­ci­ma­les.

De que to­do es­té a pun­to se en­car­ga el de­par­ta­men­to de sis­te­mas, al fren­te del cual es­tá Car­los Fernández Sán­chez. Hay mu­cho que man­te­ner, «allá aba­jo hay cen­te­na­res de ser­vi­do­res, mi­les de dis­cos du­ros, mi­les de pro­ce­sa­do­res, mi­les de en­chu­fes, y creo que de­ce­nas de mi­les de me­tros de ca­bles». Ade­más de en­car­gar­se de la ins­ta­la­ción, cuan­do lle­gan los equi­pos, hay que pre­ver fa­llos en las pie­zas an­tes de que se pro­duz­can. Los más ha­bi­tua­les, dice, son los dis­cos du­ros «es ha­bi­tual que a la se­ma­na fa­llen va­rios», pe­ro se tra­ta de pie­zas que es­tán re­dun­da­das, es de­cir, que el sis­te­ma ya es sus­cep­ti­ble a que fa­llen, es­tá preparado.

¿Y si un día se va la luz? No hay pro­ble­ma. En pri­mer lu­gar fun­cio­na­ría un sis­te­ma de ba­te­rías ubi­ca­das en una sa­la del só­tano. Y des­pués se ac­ti­va­ría un ge­ne­ra­dor, un mo­tor co­mo el de un bar­co. El Cesga tra­ba­ja 24 ho­ras al día du­ran­te 365 días. Eso sí, na­da es in­fa­li­ble. Re­cuer­da Car­los el úl­ti­mo in­ci­den­te ha­ce unos tres años. «Do­min­go, agos­to y ola de ca­lor, fue un pro­ble­ma con la cli­ma­ti­za­ción —la sa­la en la que es­tán los equi­pos de­be cli­ma­ti­zar­se pa­ra ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra— to­dos en la pla­ya, y nos sal­ta­ron las alar­mas». No fue ne­ce­sa­rio apa­gar to­do el equipo, sino so­lo una par­te, «fue­ron unas po­cas ho­ras». ¿Y si un día se hac­kean to­dos los cálcu­los del Cesga? Por­que el cen­tro no so­lo rea­li­za compu­tación y ofre­ce re­sul­ta­dos, sino que ade­más los al­ma­ce­na. «No nos cons­ta que ha­ya pa­sa­do nunca», tran­qui­li­za Ló­pez Ca­bi­do.

HA­CE TRES AÑOS HU­BO UN IN­CI­DEN­TE, DO­MIN­GO, AGOS­TO Y UNA OLA DE CA­LOR

Otra co­sa es que la red que usan mi­les de usua­rios, uni­ver­si­da­des, co­le­gios o ins­ti­tu­tos pue­da re­gis­trar in­ci­den­cias «que se ana­li­zan y se in­ves­ti­gan». El Cen­tro de Su­per­compu­tación tie­ne una enor­me de­man­da de tra­ba­jo por par­te de in­ves­ti­ga­do­res y em­pre­sas, por lo que tie­ne que prio­ri­zar. Es lo que se co­no­ce co­mo sis­te­ma de co­las. Pa­ra em­pe­zar, no to­dos los usua­rios ac­ce­den por la mis­ma en­tra­da. Es­tán los in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos, las em­pre­sas, o los pro­yec­tos que lle­gan a tra­vés de las ICTS (In­fraes­truc­tu­ras Cien­tí­fi­co Téc­ni­cas Sin­gu­la­res), de las que for­ma par­te del Cesga. En ge­ne­ral, ex­pli­ca Car­los Fernández, hay un sis­te­ma au­to­má­ti­co que se en­car­ga de asig­nar prio­ri­da­des en fun­ción de pa­rá­me­tros téc­ni­cos. Y des­pués tam­bién fun­cio­na un co­mi­té que pue­de de­ci­dir que un pro­yec­to tie­ne una es­pe­cial re­le­van­cia. Apun­ta ade­más que es fun­da­men­tal que la má­qui­na es­té op­ti­mi­za­da al má­xi­mo, por lo que el sis­te­ma de co­las tra­ta de ca­sar to­das las pe­ti­cio­nes pa­ra uti­li­zar al cien por cien los equi­pos.

Cuan­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res o una em­pre­sa acu­den al Cen­tro de Su­per­compu­tación pue­den en­con­trar­se per­di­dos en un pri­mer mo­men­to. Pa­ra apo­yar­los es­tá Andrés Gó­mez Ta­to y su de­par­ta­men­to de apli­ca­cio­nes y pro­yec­tos. Por un la­do se en­car­gan de lo­grar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción en los que mu­chas ve­ces par­ti­ci­pan los pro­pios usua­rios. Son tra­ba­jos con los que bus­can so­lu­cio­nar pro­ble­mas que ten­gan es­tos «clien­tes», o pro­mo­cio­nar de­ter­mi­na­das tec­no­lo­gías, co­mo en es­tos mo­men­tos la compu­tación de al­tas pres­ta­cio­nes en­tre las py­mes.

Apo­yo al usua­rio

El de­par­ta­men­to que di­ri­ge Gó­mez Ta­to so­lu­cio­na los pro­ble­mas del usua­rio a me­dio pla­zo. De los de cor­to pla­zo se en­car­ga el per­so­nal de sis­te­mas, por­que en oca­sio- nes se tra­ta sim­ple­men­te de un pa­rá­me­tro que no se ha in­tro­du­ci­do de for­ma co­rrec­ta o que no ha que­da­do bien con­fi­gu­ra­do. Es­te ser­vi­cio fa­ci­li­ta la ins­ta­la­ción de las apli­ca­cio­nes. Al­go no tan sen­ci­llo co­mo en un or­de­na­dor per­so­nal, en pri­mer lu­gar por­que lle­gan en có­di­go fuente «y lo te­ne­mos que com­pi­lar pa­ra con­se­guir real­men­te lo que el usua­rio va a eje­cu­tar», ex­pli­ca Andrés. Lo im­por­tan­te es lo­grar que los re­sul­ta­dos que pro­duz­ca la apli­ca­ción sean los co­rrec­tos, y pa­ra ello exis­te un se­gun­do pro­ce­so lla­ma­do de va­li­da­ción, que con­sis­te en com­pa­rar el re­sul­ta­do con da­tos de re­fe­ren­cia.

Y es que las res­pues­tas que se ob­tie­nen en cálcu­lo cien­tí­fi­co son apro­xi­ma­das a una real, y a ve­ces el error acu­mu­la­do es asu­mi­ble, pe­ro otras no. ¿Por qué sue­len dar­se esos fa­llos? A ve­ces por­que se in­tro­du­ce una op­ción pa­ra op­ti­mi­zar y que el pro­ce­so sea más rá­pi­do, pe­ro es­to pro­du-

EN ES­TOS MO­MEN­TOS NO HAY NE­CE­SI­DAD DE AM­PLIAR LA CA­PA­CI­DAD

ce que se com­por­te de for­ma anor­mal. En otras oca­sio­nes es un error in­terno del pro­pio pro­gra­ma, por lo que hay que re­por­tar el error al pro­gra­ma­dor.

Las em­pre­sas, cuan­do acu­den al Cesga, se en­cuen­tran en un ini­cio «per­di­das en la for­ma». Ade­más se uti­li­za el sis­te­ma Li­nux, cuan­do las py­mes sue­len uti­li­zar Win­dows, «pe­ro se acos­tum­bran en­se­gui­da y le sa­can par­ti­do», cuen­ta Andrés. Pue­de pa­re­cer que so­lo los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de fí­si­ca, ma­te­má­ti­cas o quí­mi­ca ne­ce­si­tan es­ta he­rra­mien­ta. Na­da más le­jos de la reali­dad. Bio­lo­gía o hu­ma­ni­da­des son áreas que pre­ci­san de es­ta ca­pa­ci­dad de compu­tación. ¿Un ejem­plo? Los so­ció­lo­gos pa­ra rea­li­zar pro­ce­sa­mien­to del len­gua­je.

El Cesga tie­ne usua­rios pun­tua­les; otros que acu­den pe­rió­di­ca­men­te con una de­man­da de tra­ba­jo enor­me —sue­le ocu­rrir con los gru­pos del CSIC— y que pue­den tar­dar otros dos años en vol­ver; y fi­nal­men­te usua­rios de an­dar por ca­sa, es de­cir, que ne­ce­si­tan cálcu­los to­dos los días. Pro­ba­ble­men­te Me­teo­Ga­li­cia sea el más co­no­ci­do, ya que rea­li­za en el Cesga sus si­mu­la­cio­nes, pe­ro tam­bién lo ha­ce dia­ria­men­te Puer­tos del Es­ta­do, con ma­pas de la fa­cha­da atlán­ti­ca des­de Ir­lan­da has­ta el Sáha­ra.

¿Qué opi­na el clien­te?

En el año 2015 los usua­rios otor­ga­ron al Cesga una pun­tua­ción pró­xi­ma al 4,7 so­bre cin­co. Uno de los asi­duos es el Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía (IEO). Ma­nuel Ruiz, in­ves­ti­ga­dor en A Co­ru­ña, li­de­ra uno de sus gru­pos. En es­te ca­so el con­tac­to es tan es­tre­cho que tie­nen un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción pa­ra te­ner sus pro­pios equi­pos con va­rios pro­ce­sa­do­res en el cen­tro de su­per­compu­tación, y al­ma­ce­na­mien­to es­pe­cí­fi­co. Lo que pue­de pa­re­cer abs­trac­to y di- fu­so tie­ne una apli­ca­ción tre­men­da­men­te prác­ti­ca, tra­ba­jan en có­mo la cir­cu­la­ción ocea­no­grá­fi­ca in­flu­ye en la dis­per­sión de hue­vos y lar­vas de sar­di­na, có­mo es­tas con­di­cio­nes in­flu­yen en el re­clu­ta­mien­to y el stock de sar­di­na, un sec­tor pri­ma­rio al que se apli­ca in­ves­ti­ga­ción de pri­mer ni­vel. Tam­bién rea­li­zan en el Cesga si­mu­la­cio­nes pa­ra pre­de­cir mareas rojas. En es­te ca­so la co­la­bo­ra­ción no es tan cons­tan­te por­que tie­nen tra­bas bu­ro­crá­ti­cas pa­ra con­tra­tar, pe­se a te­ner fi­nan­cia­ción «y pe­se a ser un sec­tor es­tra­té­gi­co en Ga­li­cia». De­fien­de el tra­ba­jo con es­te cen­tro «por­que es­tá muy adap­ta­do a nues­tras ne­ce­si­da­des, es ac­ce­si­ble y re­suel­ve, al­go que a lo me­jor no con­se­gui­ría­mos en otro». El éxi­to del Cesga no le exi­me de te­ner re­tos. Ja­vier Gar­cía, di­rec­tor des­de el 98, se mar­ca tres: man­te­ner la ex­ce­len­cia de los ser­vi­cios y del I+D, au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción con la in­dus­tria y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

FOTOS: ÁL­VA­RO BA­LLES­TE­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.