El asis­ten­te que te en­tien­de

Viv es el si­guien­te pa­so de los asis­ten­tes vir­tua­les. Su in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no so­lo le per­mi­te eje­cu­tar ór­de­nes sen­ci­llas, sino tam­bién en­ten­der fra­ses com­ple­jas. Sus crea­do­res pre­ten­den que sea tan uni­ver­sal co­mo el Wi-Fi o el Blue­tooth

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Apps - TEX­TO: PAU­LINO VILASOA

Cuan­do Dag Kittlaus co­men­zó a ex­pli­car­le a un hom­bre de 65 años a qué se de­di­ca­ba, es­te le in­te­rrum­pió: «Es de­ma­sia­do tec­no­ló­gi­co. No en­tien­do esas co­sas». El crea­dor de Viv no es­ta­ba de acuer­do. Pa­ra él, cual­quie­ra que pue­da man­te­ner una con­ver­sa­ción es ca­paz de com­pren­der su úl­ti­ma crea­ción.

El em­pren­de­dor ya ha­bía si­do en el año 2007 el ar­tí­fi­ce, jun­to a tres com­pa­ñe­ros, del mun­dial­men­te fa­mo­so Si­ri, que fue ad­qui­ri­do cua­tro años des­pués por Ap­ple.

Po­co con­ten­tos con la fi­lo­so­fía de la com­pa­ñía de la man­za­na, Kittlaus y su com­pa­ñe­ro Adam Che­yer de­ci­die­ron se­guir su ca­mino in­ves­ti­gan­do lo que pa­ra ellos es el futuro del desa­rro­llo in­for­má- ti­co: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Y así na­ció Viv, un pa­so de gi­gan­te en el mun­do de los asis­ten­tes vir­tua­les que sal­drá a la luz a fi­na­les de año y que tie­ne por ob­je­ti­vo aca­bar sien­do tan uni­ver­sal en to­dos los sis­te­mas ope­ra­ti­vos co­mo lo es el lo­go de Wi-Fi o de Blue­tooth.

A di­fe­ren­cia de sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res, el re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma no se de­di­ca úni­ca­men­te a bus­car in­for­ma­ción, po­ner una alar­ma o en­viar un mail.

Viv se ven­de co­mo un ver­da­de­ro se­cre­ta­rio que se ocu­pa de las te­dio­sas y ne­ce­sa­rias ges­tio­nes dia­rias con so­lo una or­den de voz.

Pe­ti­cio­nes co­mo «Mán­da­le a mi ma­dre un ra­mo de flores por su cum­plea­ños» o «En­vía­le a Adam los 20 eu­ros que le de­bo» desem­bo­can au­to­má­ti­ca­men­te en su transac­ción co­rres­pon­dien­te.

Lo lo­gra gra­cias a una de sus prin­ci­pa­les for­ta­le­zas: per­mi­tir que los desa­rro­lla­do- res de las com­pa­ñías pro­vee­do­ras de ser­vi­cios ac­ce­dan a su có­di­go pa­ra en­ri­que­cer y per­fec­cio­nar el sis­te­ma.

Dag Kittlaus com­pa­ra las po­si­bi­li­da­des de es­ta idea con la ex­plo­sión de crea­ti­vi­dad que se pro­du­jo cuan­do Ap­ple abrió su App Sto­re a los desa­rro­lla­do­res ex­ter­nos.

Tam­bién ayu­da a su la­bor la com­pren­sión sin­tác­ti­ca y se­mán­ti­ca del len­gua­je, a años luz del res­to. Fra­ses im­po­si­bles de de­co­di­fi­car pa­ra los sis­te­mas de voz ac­tua­les, co­mo «¿Ha­brá más de 21º cer­ca del Gol­den Gate pa­sa­do ma­ña­na des­pués de las cin­co de la tar­de?» o «Bus­ca una tien­da ca­mino a ca­sa de mi her­mano que ven­da un vino apro­pia­do pa­ra una la­sa­ña» tie­nen su res­pues­ta in­me­dia­ta y es­pe­cí­fi­ca.

Viv ana­li­za la sin­ta­xis, las re­co­men­da­cio­nes de otros usua­rios y los ser­vi­cios on­li­ne pa­ra sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad de su «je­fe».

Cual­quie­ra que se­pa man­te­ner una con­ver­sa­ción, se­rá ca­paz de usar Viv al ins­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.