Es­ta se­rie... me sue­na

La nos­tal­gia sa­le ren­ta­ble. Mu­chas pla­ta­for­mas se han da­do cuen­ta de que re­cu­pe­rar tí­tu­los de cul­to es un ca­mino ca­si se­gu­ro ha­cia el éxi­to, y ca­da vez son más los per­so­na­jes que re­vi­ven años des­pués pa­ra dar una vuel­ta de tuer­ca a his­to­rias que creía­mos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Series - TEX­TO: SA­RA CA­BRE­RO

La in­dus­tria au­dio­vi­sual se ha de­ja­do con­quis­tar por la arro­lla­do­ra nos­tal­gia. Los gran­des clá­si­cos y los tí­tu­los de cul­to re­gre­san pa­ra las de­li­cias de los más se­rié­fi­los. Los ex­tra­ños ca­sos de Fox Mul­der y Da­na Scully; los de­li­ran­tes diá­lo­gos de las Gil­mo­re o el te­rri­ble ase­si­na­to de Lau­ra Pal­mer con­quis­ta­ron las te­le­vi­sio­nes de me­dio mun­do du­ran­te tiem­pos pa­sa­dos. Años des­pués vuel­ven a te­ner la opor­tu­ni­dad de adap­tar­se a las pe­que­ñas pan­ta­llas más mo­der­nas pa­ra re­cu­pe­rar a los más me­lan­có­li­cos y su­mar­se la gra­cia de al­gu­nas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Es el nue­vo boom. Una mo­da en la que Net­flix tie­ne gran par­te de cul­pa. Má­xi­ma aban­de­ra­da de la re­cu­pe­ra­ción de éxi­tos pa­sa­dos, la pla­ta­for­ma de ví­deo on­li­ne ha vis­to co­mo el re­torno de los clá­si­cos tie­ne su tra­duc­ción en las cuen­tas. El tí­tu­lo ochen­te­ro Vol­tron es buen ejem­plo de ello. Es­ta se­rie de ani­ma­ción ja­po­ne­sa, que cuen­ta la his­to­ria de cin­co jó­ve­nes ji­ne­tes de leo­nes ro­bot, cre­ció con to­da una ge­ne­ra­ción que, dé­ca­das des­pués, ha vuel­to a caer ren­di­da a los pies de su se­rie de cul­to. Eso sí, es­ta vez lo ha­cen an­te la nue­va pla­ta­for­ma de ví­deo, que con tí­tu­los co­mo Vol­tron han com­pro­ba­do que es­te ca­mino sa­le ren­ta­ble.

Ma­dres for­zo­sas se ha lle­va­do de ca­lle a los ni­ños que en los 90 me­ren­da­ban con la fa­mi­lia más fa­mo­sa de to­do San Fran­cis­co. La se­cue­la de la po­pu­lar sit­com Pa­dres For­zo­sos tam­bién ha que­ri­do man­te­ner la esen­cia que ca­ta­pul­tó a su an­te­ce­so­ra. Los tre­ce nue­vos ca­pí­tu­los re­cu­pe­ran la vi­da de los per­so­na­jes de la se­rie ori­gi­nal trein­ta años des­pués.

Y con es­tos pre­ce­den­tes, Net­flix se ha aven­tu­ra­do a man­te­ner la fór­mu­la del éxi­to. Ha­ce unas se­ma­nas anun­cia­ba la re­su­rrec­ción de Per­di­dos en el es­pa­cio, una mí­ti­ca se­rie de cien­cia fic­ción de los años se­sen­ta que tie­ne pre­vis­to su ate­rri­za­je en las pan­ta­llas pa­ra prin­ci­pios del 2018. Con un la­va­do de ca­ra, los nue­vos ca­pí­tu­los man­ten­drán la esen­cia de la ori­gi­nal: una fa­mi­lia sus­pen­di­da en el es­pa­cio que ten­drá que so­bre­vi­vir en un en­torno to­tal­men­te hos­til.

Las idas y ve­ni­das de las Gil­mo­re tam­bién son uno de los re­gre­sos so­na­dos pa­ra es­te año. Nue­ve años des­pués de que Rory se mar­cha­ra a cu­brir la cam­pa­ña de Oba­ma, ma­dre e hi­ja vuel­ven a la pe­que­ña pan­ta­lla pa­ra po- ner el pun­to y fi­nal que la di­rec­to­ra de la se­rie hu­bie­ra que­ri­do pa­ra sus dos chi­cas fa­vo­ri­tas. Apar­ta­da en la úl­ti­ma tem­po­ra­da y tras ver co­mo su ni­ña bo­ni­ta era mal­tra­ta­da, la pro­duc­to­ra de las Chi­cas Gil­mo­re ha de­ci­di­do po­ner pun­to y fi­nal a la his­to­ria de Lo­re­lai y Rory en cua­tro ca­pí­tu­los de 90 mi­nu­tos.

Fra­ca­sos

Los que du­ran­te me­ses con­ta­ban los días pa­ra que re­gre­sa­ra Ex­pe­dien­te X de­bie­ron que­dar­se con las ga­nas. Los agen­tes Mul­der y Scully ate­rri­za­ron en las te­le­vi­sio­nes en for­ma de mi­ni­se­rie de seis epi­so­dios, don­de se con­ta­ban los acon­te­ci­mien­tos que tie­nen lu­gar tre­ce años des­pués de la se­rie ori­gi­nal. La fie­bre por re­cu­pe­rar éxi­tos de an­ta­ño no le sen­tó de­ma­sia­do bien en es­ta oca­sión a la pro­duc­to­ra de Ex­pe­dien­te X, que se lle­vó un buen ja­rro de agua fría, bas­tan­te ma­la re­cep­ción y un buen pu­ña­do de crí­ti­cas.

Es­tos an­te­ce­den­tes no han des­mo­ra­li­za­do a los di­rec­ti­vos que se en­cuen­tran de­trás de Twin Peaks, cu­ya ter­ce­ra tem­po­ra­da se es­tre­na­rá en el 2017. La se­rie de cul­to de los 90 re­to­ma­rá la his­to­ria un cuar­to de si­glo des­pués. El ase­si­na­to de Lau­ra Pal­mer tie­ne cuer­da pa­ra ra­to, tan­ta co­mo pa­ra se­guir ai­rean­do los tra­pos su­cios de es­ta apa­ren­te­men­te pa­cí­fi­ca po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se tan­tos años des­pués.

El re­gre­so de McGy­ver no es­tá sien­do un ca­mino fá­cil. El pri­mer ade­lan­to de la se­rie pro­vo­có las iras de los fans y que sal­ta­ran las alar­mas de los res­pon­sa­bles de la ca­de­na CBS, que han en­car­ga­do al director Ja­mes Wan el ro­da­je de un nue­vo ca­pí­tu­lo pi­lo­to con un re­par­to to­tal­men­te re­no­va­do. Pe­ro la CBS no se ha que­da­do ahí. Si la tác­ti­ca co­mer­cial ha fun­cio­na­do en otras ca­sas, ellos tam­po­co quie­ren per­der­se la fies­ta. So­bre la me­sa ya tie­nen una nue­va eta­pa de Em­bru­ja­das con un nue­vo re­par­to y unas tra­mas re­no­va­das. Na­die es­tá li­bre. Quién sa­be si pró­xi­ma­men­te ve­re­mos a Rachel, Ross y com­pa­ñía sen­ta­dos de nue­vo en el Cen­tral Perk.

NET­FLIX ES LA PLA­TA­FOR­MA QUE MÁS HA APOS­TA­DO POR RES­CA­TAR TÍ­TU­LOS DE CUL­TO Y CON ÉXI­TO EN EL PA­SA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.