«Fa­ke news»

Aná­li­sis de una de las ma­yo­res ame­na­zas que se cier­nen so­bre In­ter­net.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

El al­can­ce de la pro­pa­gan­da en las re­des y su efec­to des­es­ta­bi­li­za­dor en las so­cie­da­des han pues­to en du­da los me­ca­nis­mos de vi­ra­li­za­ción y de con­trol de con­te­ni­do de com­pa­ñías co­mo Fa­ce­book, Ins­ta­gram o Twit­ter, uti­li­za­das pa­ra in­fluir con no­ti­cias fal­sas crea­das por cuen­tas que tie­nen vin­cu­la­ción con Ru­sia.

La fic­ción te­le­vi­si­va. Años 80. Un pue­blo de In­dia­na, Es­ta­dos Uni­dos. Su­ce­den va­rios he­chos pa­ra­nor­ma­les, sin apa­ren­te ex­pli­ca­ción. Sur­gen las teo­rías de la cons­pi­ra­ción. Apun­tan, sin prue­bas ni in­di­cios, a la ac­ción de agen­tes so­vié­ti­cos, a Ru­sia.

La reali­dad. Fi­na­les de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI. Va­rios pro­ce­sos elec­to­ra­les cla­ve en de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les de pri­mer or­den con­clu­yen con re­sul­ta­dos tan sor­pren­den­tes que re­sul­tan cho­can­tes, ex­tra­ños. Tras los te­rre­mo­tos, lle­ga el tiem­po de los aná­li­sis y de las gran­des pre­gun­tas. ¿Por qué? Las res­pues­tas in­me­dia­tas son par­cia­les, in­sa­tis­fac­to­rias, in­su­fi­cien­tes, pe­ro sur­gen va­rias vo­ces que se­ña­lan en una do­ble di­rec­ción: ha­cia las ca­da vez más in­flu­yen­tes re­des so­cia­les y ha­cia el es­te, ha­cia Mos­cú y ha­cia el Krem­lin, que ha­brían en­con­tra­do una nue­va for­ma de in­fluir en oc­ci­den­te pu­bli­can­do con­te­ni­do ten­den­cio­so o fal­so, fa­ke news, en Fa­ce-

book, Ins­ta­gram o Twit­ter con la in­ten­ción de ca­na­li­zar el des­con­ten­to so­cial pa­ra ero­sio­nar el apo­yo a los can­di­da­tos del es­ta­blish­ment.

La pis­ta ru­sa no era pro­duc­to de una teo­ría de la cons­pi­ra­ción. ¿Qué ha pa­sa­do en los úl­ti­mos do­ce me­ses des­pués de la elec­ción de Do­nald Trump? Pues que el mie­do a la ac­ción de los hac­kers del es­te pro­vo­ca­ra que en Ho­lan­da se re­con­ta­ran los vo­tos de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les a mano. Y que du­ran­te el desafío se­ce­sio­nis­ta ca­ta­lán el Go­bierno de Es­pa­ña de­nun­cia­ra la di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas co­mo «Tam­bién las Ba­lea­res en Es­pa­ña pi­den la in­de­pen­den­cia», fir­ma­da por la agencia ru­sa Sput­nik. Hay mu­chos más ejem­plos. Y una investigación ofi­cial en mar­cha en el Congreso de Es­ta­dos Uni­dos que ha pues­to en evi­den­cia a re­des co­mo Fa­ce­book, la más uti­li­za­da del pla­ne­ta.

La com­pa­ñía que di­ri­ge Mark Zuc­ke­berg ha reconocido pú­bli­ca­men­te que 126 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron ex­pues­tos a las pu­bli­ca­cio­nes de los su­pues­tos agen­tes ru­sos en los co­mi­cios que lle­va­ron al mag­na­te neo­yor­quino a la Ca­sa Blan­ca. Una agencia con ba­se en San Pe­ters­bur­go y que tra­ba­ja pa­ra el Krem­lin, la In­ter­net Re­search Agency, fue se­ña­la­da co­mo el prin­ci­pal ac­tor pro­pa­gan­dis­ta. Es­ta em­pre­sa tie­ne otro nom­bre en la Red, se la co­no­ce co­mo «la gran­ja de trolls» de Ol­gino, y a ella se le atri­bu­yen con­ti­nuas ac­cio­nes en pro­ce­sos co­mo el bre­xit o el con­flic­to en­tre Ru­sia e Ucra­nia.

Es­te ci­be­re­jér­ci­to no ac­tua­ría so­lo. La re­sa­ca del triunfo de Trump ha pues­to en evi­den­cia la la­bor que rea­li­za Rus­sia To­day. Es­te ca­nal pu­bli­co ru­so que emi­te y pu­bli­ca en va­rios idio­mas —en­tre ellos in­glés y es­pa­ñol— es uno de los prin­ci­pa­les al­ta­vo­ces del Krem­lin en el ex­te­rior des­de ha­ce va­rios años, pe­ro re­cien­te­men­te ha si­do de­cla­ra­do co­mo «agen­te ex­tran­je­ro» en EE.UU. Tam­bién Twit­ter ha to­ma­do me­di­das con­tra él. Le prohi­bió pro­mo­cio­nar sus pu­bli­ca­cio­nes a tra­vés de anuncios. Y Rus­sia To­day res­pon­dió de for­ma fe­roz. Acu­só a la red del pá­ja­ro azul de ol­vi­dar­se de de­cir­le al Se­na­do de EE.UU. que ha­bían si­do ellos quie­nes ha­bían in­vi­ta­do al ca­nal a gas­tar­se una gran can­ti­dad de di­ne­ro en anuncios de la cam­pa­ña elec­to­ral. Y dio en la dia­na.

La cla­ve de la gran di­fu­sión y vi­ra­li­dad de los con­te­ni­dos —fal­sos o no— en las re­des es dis­tri­buir­los co­mo pu­bli­ci­dad. Pa­ra que Fa­ce­book mues­tre a una gran can­ti­dad de per­so­nas las pu­bli­ca­cio­nes de una cuen­ta hay que pro­mo­cio­nar­las co­mo anuncios. Hay que pa­gar. Esa es la au­to­pis­ta que has­ta aho­ra re­co­rrían sin con­trol las fa­ke news. Los trolls ru­sos y otros agen­tes han he­cho ga­nar mu­cho di­ne­ro a va­rios gi­gan­tes de In­ter­net. Se­ña­la­dos aho­ra pú­bli­ca­men­te, han pro­me­ti­do trans­pa­ren­cia y han anun­cia­do me­di­das, pe­ro la pre­gun­ta de­fi­ni­ti­va es: ¿Pu­dien­do co­brar pea­je, van a ba­jar la ba­rre­ra?

La pis­ta de los bots ru­sos

La in­fluen­cia de las « fa­ke news » es uno de los gran­des te­mas de de­ba­te des­de el « bre­xit » y la elec­ción de Trump. Vuel­ven a es­tar de ac­tua­li­dad con el desafío so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán. Y po­nen en el pun­to de mi­ra in­ter­na­cio­nal al Krem­lin y al ca­nal Rus­sia To­day, de­cla­ra­do agen­te ex­tran­je­ro por EE. UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.