Twit­ter

El gran cam­bio: be­ne­fi­cios e in­con­ve­nien­tes del pa­so a los 280 ca­rac­te­res.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: MA­RÍA VIÑAS

Twit­ter pres­cin­dió de su prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad pa­ra dar rien­da suel­ta a la ver­bo­rrea de sus usua­rios, que aho­ra, en lu­gar de con 140, cuen­tan con 280 ca­rac­te­res pa­ra arre­me­ter con­tra el pró­ji­mo. Le­jos de es­tar con­ten­tos, re­sul­ta que pre­fie­ren la con­ten­ción. ¿Quién sa­le ga­nan­do en­ton­ces?

Hay va­rios ar­gu­men­tos so­bre la me­sa pa­ra ex­pli­car la drás­ti­ca de­ci­sión de ampliar a 280 el lí­mi­te de ca­rac­te­res de ca­da tuit. No so­lo han cam­bia­do las re­glas del jue­go; to­do el plan­tea­mien­to es dis­tin­to. Twit­ter nos ga­nó con el re­lám­pa­go, con la des­car­ga de adre­na­li­na que su­po­ne una idea, ré­pli­ca o ti­tu­lar com­pri­mi­do en las pa­la­bras jus­tas y ne­ce­sa­rias, un par de lí­neas, el triunfo de lo bueno que si es bre­ve, dos ve­ces bueno. Pe­ro en­ton­ces lle­ga­ron los pe­ros. Pe­ro no pue­do con­tar his­to­rias lar­gas —y alguien hi­zo del hi­lo prác­ti­ca co­mún—. Pe­ro no ca­ben en­la­ces, pe­ro no hay si­tio pa­ra las fo­tos. Pe­ro es que en es­pa­ñol ne­ce­si­to el do­ble de pa­la­bras que en ja­po­nés pa­ra de­cir exac­ta­men­te lo mis­mo. Pe­ro có­mo voy a me­ter mi anun­cio en es­ta claus­tro­fó­bi­ca ca­ja.

La ex­cu­sa ofi­cial con­sue­la so­lo una de esas que­jas, la de la in­jus­ti­cia en­tre idio­mas: «En ja­po­nés, en chino o en co­reano pue­des dar el do­ble de in­for­ma­ción en un so­lo ca­rác­ter que en len­guas co­mo el in­glés, el es­pa­ñol o el fran­cés», de­fen­dió Ali­za Ro­sen, pro­duct ma­na­ger de la com­pa­ñía. Y no le fal­ta ra­zón: la ma­yo­ría de tuits en ja­po­nés no so­bre­pa­san los 15 ca­rac­te­res; en in­glés, no sue­len lle­gar a los 34. Los usua­rios es­pa­ño­les, en cam­bio, se ti­ra­ban de los pe­los por­que los 140 no les lle­ga­ban a na­da. Aho­ra que pue­den te­clear el do­ble — el con­ta­dor ya es­tá en 280 ex­cep­to en Ja- pón, Chi­na y Co­rea, que se man­tie­ne in­va­ria­ble—, no ha­cen otra co­sa que que­jar­se. La ma­yo­ría de los tui­te­ros ibé­ri­cos —ex­cep­to los re­la­cio­na­dos con la co­mu­ni­ca­ción y la po­lí­ti­ca, que co­mul­gan— po­nen a cal­do la ocu­rren­cia de Twit­ter de per­mi­tir en su pa­tio pá­rra­fos ge­ne­ro­sos. Y to­do por­que lo ex­ten­so, creen, res­ta fres­cu­ra a la red, mata el in­ge­nio y la ori­gi­na­li­dad, aca­ba con el rit­mo y lla­ma al abu­rri­mien­to. Si to­do son pe­gas, ¿por qué emer­gió en­ton­ces el ma­si­vo fe­nó­meno del hi­lo? ¿Por qué aho­ra lo úni­co que que­re­mos es que Twit­ter se ca­lle?

El es­ti­rón, aun­que ines­pe­ra­do, no ha si­do re­pen­tino. Con más de es­ca­la­da que de sal­to, tran­si­gió pri­me­ro con imá­ge­nes y links, ig­no­rán­do­los en el re­cuen­to. La di­la­ta­ción de su ca­ja de tex­to lle­gó des­pués, tras se­ma- nas de tan­teos en las que Twit­ter com­pro­bó que, con to­do, era una bue­na de­ci­sión: aún pu­dien­do ha­cer­lo, la ma­yo­ría de las ve­ces sus usua­rios no so­bre­pa­san el lí­mi­te de los 140, «pre­ser­van­do la na­tu­ra­le­za de bre­ve­dad» de la pla­ta­for­ma. «Los que te­nían más es­pa­cio re­ci­bie­ron más in­ter­ac­cio­nes, más se­gui­do­res y pa­sa­ron más tiem­po en Twit­ter», cons­ta­ta­ron los res­pon­sa­bles del cam­bio, des­ple­gan­do una re­tahí­la de per­sua­si­vas con­clu­sio­nes de las que se ex­trae que, a la fuer­za, tie­ne que ha­ber al­go más. El más se lla­ma pu­bli­ci­dad —más es­pa­cio, más aten­ción—, ham­bre de nue­vas al­tas y una se­ria preo­cu­pa­ción por la pro­pa­ga­ción de las fa­ke news, ami­gas del ti­tu­lar com­pac­to que ni pro­fun­di­za ni res­pal­da el da­to. El ries­go: aca­bar con­vir­tién­do­se en un nue­vo Fa­ce­book.

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.