Un in­ven­to con más de dos­cien­tos años que sur­gió de una gue­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - SA­RA CA­BRE­RO

«Un ejér­ci­to mar­cha so­bre su es­tó­ma­go», pro­cla­ma­ba a fi­na­les del si­glo XVIII un sa­pien­tí­si­mo Na­po­león Bo­na­par­te mien­tras ob­ser­va­ba preo­cu­pa­do có­mo el ma­yor enemi­go de sus sol­da­dos se eri­gía en for­ma de pla­to va­cío. No le fal­ta­ba ra­zón. En las pri­me­ras lí­neas del fren­te, los ague­rri­dos com­ba­tien­tes caían sin re­me­dio pre­sas de to­da cla­se de en­fer­me­da­des que no sa­lían de otro si­tio más que de las po­bres y po­co hi­gié­ni­cas des­pen­sas.

Bo­na­par­te ti­ró de car­te­ra y se pro­pu­so en­con­trar una so­lu­ción efec­ti­va al pro­ble­ma. So­bre la me­sa pu­so 12.000 fran­cos de la épo­ca (una re­com­pen­sa bas­tan­te ju­go­sa) que se lle­va­ría a su ca­sa el ge­nio que die­ra con un mé­to­do que im­pi­die­ra que la car­ne o las ver­du­ras se pu­drie­ran.

Sen­ci­llo pro­ce­so

Y ese primer es­pa­bi­la­do fue Ni­co­las Ap­pert, un chef pa­ri­sino que en 1809 se lle­vó a su ca­sa el pre­mio con un pro­ce­so muy sen­ci­llo y que su­pu­so la pri­me­ra se­mi­lla de lo que años más tar­de se con­ver­ti­ría en la la­ta de con­ser­vas que hoy en día co­no­ce­mos.

Ap­pert co­cía los ali­men­tos y los en­va­sa­ba al va­cío en bo­te­llas de cris­tal ce­rra­das con ta­po­nes de cor­cho y se­lla­das con ce­ra y la­cre. Cuan­do las par­ti­das de co­mi­da lle­ga­ban al fren­te, los sol­da­dos tan so­lo te­nían que me­ter las bo­te­llas en agua ca­lien­te pa­ra te­ner un bo­ca­do se­gu­ro con el que lle­nar el es­tó­ma­go.

Na­po­león te­nía su so­lu­ción, pe­ro el in­ven­to no era pre­ci­sa­men­te per­fec­to. La fra­gi­li­dad del en­va­se y el pe­so del pro­duc­to fi­nal di­fi­cul­ta­ban mu­cho su trans­por­te y con­su­mo.

Un año más tar­de, el en­car­ga­do de pu­lir los de­ta­lles era Pe­ter Du­rand, un in­glés que echa­ba mano de la ho­ja­la­ta y pre­sen­ta­ba la pa­ten­te de la pri­me­ra la­ta de con­ser­vas pro­pia­men­te di­cha. Du­rand to­ma­ba co­mo ba­se la idea de su com­pa­ñe­ro ga­lo y cam­bia­ba las bo­te­llas de cris­tal por la­tas me­tá­li­cas que tam­bién eran se­lla­das pa­ra con­ser­var los ali­men­tos.

Pa­ra el sal­to de­fi­ni­ti­vo hu­bo que es­pe­rar has­ta 1858, mo­men­to en el que lle­gó al mun­do el primer abre­la­tas, un ar­ti­lu­gio que de­be­mos al nor­te­ame­ri­cano Ez­ra War­ner y que pu­so pun­to y fi­nal al uso de la fuer­za bru­ta (con cu­chi­llos, mar­ti­llos y has­ta ma­zas) con el que se abrían cien­tos de la­tas en to­do el mun­do.

MAR­TI­NA MISER

El ger­men de las la­tas sur­gió en 1809.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.