En bus­ca de la me­jo­ra ge­né­ti­ca de la ju­día co­mún.

La in­ves­ti­ga­do­ra Mar­ta San­ta­lla li­de­ra des­de Pon­te­ve­dra un pro­yec­to que tra­ta de lo­grar vai­nas sin he­bras y que en la ma­du­ra­ción no se abran an­tes de tiem­po

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - LÓ­PEZ PENIDE

Quién más y quien me­nos ha­brá po­di­do com­pro­bar en al­gún ins­tan­te de su vi­da lo in­có­mo­dos que son esos hi­li­llos o fi­bras que, en oca­sio­nes, apa­re­cen en las ju­días en el mo­men­to de co­mer­las. Un pro­yec­to di­ri­gi­do por Mar­ta San­ta­lla Fe­rra­dás, in­ves­ti­ga­do­ra cien­tí­fi­ca del CSIC en el Gru­po de Ge­né­ti­ca del Desa­rro­llo de Plan­tas de la Mi­sión Bio­ló­gi­ca de Pon­te­ve­dra, se ha mar­ca­do el ob­je­ti­vo de desa­rro­llar va­rie­da­des de plan­tas cu­yas vai­nas ca­rez­can de es­tas mo­les­tas fi­bras.

Por lo pron­to, el pro­yec­to

Ge­nó­mi­ca y me­jo­ra ge­né­ti­ca del desa­rro­llo del fru­to de la ju­día co­mún: ma­du­ra­ción y dehis­cen­cia de la vai­na

ha ob­te­ni­do una fi­nan­cia­ción de 108.900 eu­ros en las con­vo­ca­to­rias del 2017 de los pro­gra­mas Re­tos y Ex­ce­len­cia del Plan Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca y de In­no­va­ción (2013-2016). Aun­que se tra­ta de una ini­cia­ti­va in­di­vi­dual, en la mis­ma co­la­bo­ran grupos de in­ves­ti­ga­ción de las uni­ver­si­da­des de Al­me­ría, Gra­na­da, Tas­ma­nia y del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar y Ce­lu­lar de Plan­tas (CSIC), re­se­ña­ron des­de el pro­pio Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas.

Pe­ro el desa­rro­llo de va­rie­da­des sin he­bras es so­lo una par­te de es­te pro­yec­to, un tra­ba­jo que se ini­ció a prin­ci­pios de es­te año y cu­yo ob­je­ti­vo, en pa­la­bras de Mar­ta San­ta­lla, es «es­tu­diar la ma­du­ra­ción del fru­to en un cul­ti­vo de in­te­rés agrí­co­la co­mo es la ju­día co­mún». De es­te mo­do, el es­tu­dio es a ni­vel ge­né­ti­co, pe­ro tam­bién ge­nó­mi­co, de tal mo­do que «la fi­na­li­dad que per­se­gui­mos es, al mar­gen del in­te­rés cien­tí­fi­co, po­der desa­rro­llar va­rie­da­des que, por un la­do, ten­gan vai­na sin fi­bras y, por otro, que es­ta no se abra du­ran­te la co­se­cha an­tes de tiem­po, que es al­go que su­ce­de ha­bi­tual­men­te per­dién­do­se la se­mi­lla. Cual­quie­ra que co­ma ju­días ver­des sa­be que las fi­bras son des­agra­da­bles».

Do­ble uso, do­ble be­ne­fi­cio

Si es­ta plan­ta tie­ne un do­ble uso, co­mo ju­día grano, lo que se co­no­ce co­mo fa­ba, y co­mo ju­día ver­de o la vai­na, el be­ne­fi­cio tam­bién es do­ble. Así, el sec­tor agrí­co­la dis­pon­drá de plan­tas en las que se ha ac­tua­do so­bre la ma­du­ra­ción del fru­to pa­ra, de es­te mo­do, dis­po­ner de vai­nas de bue­na ca­li­dad, al tiem­po que se mi­ni­mi­zan las pér­di­das eco-

nó­mi­cas de­ri­va­das de la per­di­da de la se­mi­lla por la aper­tu­ra tem­pra­na de la vai­na o del he­cho de que es­ta sea «muy di­fí­cil de rom­per pa­ra li­be­rar la se­mi­lla. Lo que se bus­ca es que sean fá­ci­les de abrir ma­nual­men­te».

Y el con­su­mi­dor fi­nal, en el ám­bi­to ya gas­tro­nó­mi­co, no ten­drá que preo­cu­par­se por la pre­sen­cia de he­bras, con lo que se evi­ta­rá la par­te más en­go­rro­sa de la pre­pa­ra­ción de es­te pro­duc­to. «En el mer­ca­do sa­be­mos di­fe­ren­ciar unas de otras y la fi­bra es de­sa­gra­da­ble por­que se man­tie­ne du­ran­te la coc­ción», apos­ti­lla San­ta­lla Fe­rra­dás.

Por lo pron­to, se han ob­te­ni­do al­gu­nos re­sul­ta­dos. «He­mos con­se­gui­do iden­ti­fi­car los ge­nes que son res­pon­sa­bles de es­ta fi­bra de las vai­nas, lo que nos fa­ci­li­ta el ha­cer una me­jo­ra mu­cho más efi­cien­te y rá­pi­da». Es­te éxi­to ha lla­ma­do la aten­ción de al­gu­nas em­pre­sas in­tere­sa­das en la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar los fu­tu­ros mar­ca­do­res en sus res­pec­ti­vos pro­gra­mas de me­jo­ra. De he­cho, se es­tán desa­rro­llan­do con­tra­tos con al­gu­nas de es­tas fir­mas, en gran me­di­da por la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca del cul­ti­vo de la ju­día ver­de.

La pro­duc­ción en Es­pa­ña es in­su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer al mer­ca­do in­te­rior, de tal mo­do que hay que im­por­tar­la de otros paí­ses, ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra pon­te­ve­dre­sa. Asi­mis­mo in­ci­de en que, por su par­te, el mer­ca­do de ju­día grano, sien­do im­por­tan­te, tie­ne un in­fe­rior va­lor eco­nó­mi­co.

La in­ves­ti­ga­ción que desa­rro­lla Mar­ta San­ta­lla en la Mi­sión Bio­ló­gi­ca de Pon­te­ve­dra es pio­ne­ra, ya que no exis­te nin­gún pre­ce­den­te si­mi­lar en el ca­so con­cre­to de la ju­día co­mún. «Se han he­cho apro­xi­ma­cio­nes en otros cul­ti­vos —re­se­ña al res­pec­to—, por lo que lo no­ve­do­so es que no hay si­mi­li­tud al­gu­na».

Di­se­ñan­do es­tra­te­gias

En la Mi­sión Bio­ló­gi­ca tie­nen cla­ro que «la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca ob­te­ni­da ha­rá po­si­ble di­se­ñar es­tra­te­gias pa­ra me­jo­rar el desa­rro­llo de la vai­na de ju­día co­mún en as­pec­tos claves de la ma­du­ra­ción y la dehis­cen­cia, lo que re­dun­da­rá en in­cre­men­tos del ren­di­mien­to de la co­se­cha en el ca­so de la ju­día grano, y de la ca­li­dad de la vai­na co­mo hor­ta­li­za ver­de, re­du­cien­do las fi­bras en las su­tu­ras y val­vas de la vai­na, y au­men­tan­do su va­lor pa­ra la pro­duc­ción co­mo vai­na fres­ca».

El sec­tor pri­va­do ya ha mos­tra­do in­te­rés pa­ra apli­car el pro­yec­to a los pro­gra­mas de me­jo­ra

Los ge­nes res­pon­sa­bles de la pre­sen­cia de fi­bras en las vai­nas han si­do iden­ti­fi­ca­dos

FOTOS RA­MÓN LEIRO

La in­ves­ti­ga­do­ra Mar­ta San­ta­lla, en la Mi­sión Bio­ló­gi­ca de Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.