Có­mo leer el «Qui­jo­te» en la cla­se de So­cia­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Fer­nan­do Pa­rien­te

A cua­tro si­glos de la muer­te de Cer­van­tes, ana­li­za­mos có­mo su hé­roe se com­pro­me­tió con su tiem­po

Ha­ce cua­tro si­glos que mu­rió Cer­van­tes y co­mo ho­me­na­je al prín­ci­pe de las le­tras his­pá­ni­cas va­mos a re­cor­dar al prin­ci­pal per­so­na­je que creó, don Qui­jo­te de La Man­cha, el hé­roe uni­ver­sal más fa­mo­so de la literatura. Pe­ro no va­mos a fi­jar­nos en él des­de un pun­to de vis­ta li­te­ra­rio, sino más bien so­cial. ¿Qué ac­ti­tu­des adop­tó fren­te a los acon­te­ci­mien­tos y fren­te a las per­so­nas? ¿Qué prin­ci­pios y va­lo­res so­cia­les pre­sen­tó Cer­van­tes a tra­vés de él?

ARREGLADOR DE EN­TUER­TOS

Cer­van­tes de­di­ca to­do el ca­pí­tu­lo pri­me­ro del Qui­jo­te a pre­sen­tar­nos a su hé­roe, un vie­jo hidalgo man­che­go a quien la lec­tu­ra de de­ma­sia­dos li­bros de ca­ba­lle­ría ha sa­ca­do de sus ca­ba­les. Pe­ro es­te lo­co es un lo­co muy es­pe­cial, que ra­zo­na muy cuer­da­men­te, aun­que de­for­ma a su an­to­jo la reali­dad que lo ro­dea. Ve gi­gan­tes don­de hay mo­li­nos o pe­lle­jos de vino y ejér­ci­tos don­de hay re­ba­ños de ove­jas, pe­ro ra­zo­na y dis­cur­sea ma­ra­vi­llo­sa­men­te so­bre el bien y el mal. Por eso, su vo­ca­ción es de­fen­der a to­do aquel que lo ne­ce­si­te, don­ce­llas, viu­das, me­nes­te­ro­sos, po­ner­se de par­te de los dé­bi­les en con­tra de los fuer­tes. Su lla­ma­da es la del hé­roe li­be­ra­dor, «desfacedor de en­tuer­tos». Su de­ci­sión pri­me­ra fue la «de ir­se por to­do el mun­do con sus ar­mas y ca­ba­llo a bus­car las aventuras, y a ejer­ci­tar­se en to­do aque­llo que él ha­bía leí­do que los ca­ba­lle­ros an­dan­tes se ejer­ci­ta­ban, des­ha­cien­do to­do gé­ne­ro de agra­vio, y po­nién­do­se en oca­sio­nes y pe­li­gros...». En nu­me­ro­sas oca­sio­nes se de­fi­ne a sí mis­mo de esa mis­ma ma­ne­ra, por ejem­plo en la aven­tu­ra con los ca­bre­ros que lo in­vi­tan a él y a San­cho a ce­nar al ra­so en el ca­pí­tu­lo 11. Don Qui­jo­te pro­nun­cia al fi­nal un be­llo dis­cur­so en agra­de­ci­mien­to, que co­mien­za «Di­cho­sa edad y si­glos di­cho­sos aque­llos a quien los an­ti­guos pu­sie­ron nom­bre de do­ra­dos, y no por­que en ellos el oro (que en es­ta nues­tra edad de hie­rro tan­to se es­ti­ma) se al­can­za­se en aque­lla ven­tu­ro­sa sin fa­ti­ga al­gu­na, sino por­que en­ton­ces los que en ella vi­vían, ig­no­ra­ban es­tas dos pa­la­bras de “tu­yo” y “mío”». Al fi­nal de es­te dis­cur­so de­fi­ne la mi­sión de la ca­ba­lle­ría an­dan­te y la su­ya pro­pia: «Pa­ra cu­ya se­gu­ri­dad, an­dan­do más los tiem­pos y cre­cien­do más la ma­li­cia, se ins­ti­tu­yó la or­den de los ca­ba­lle­ros an­dan­tes, pa­ra de­fen­der a las don­ce­llas, am­pa­rar a las viu­das y so­co­rrer a los huér­fa­nos y me­nes­te­ro­sos».

DESFACEDOR... A SU MA­NE­RA

Pa­ra abun­dar más en el ar­gu­men­to po­de­mos re­cor­dar su pri­me­ra aven­tu­ra ca­ba­lle­res­ca, la que le su­ce­dió ape­nas aban­do­nó la ven­ta en la que, des­pués de ve­lar sus ar­mas, fue ar­ma­do ca­ba­lle­ro por el ven­te­ro. Nues­tro hé­roe se en­con­tró con un mu­cha­cho ata­do a una en­ci­na con la es­pal­da des­nu­da que era azo­ta­do sin pie­dad por un la­bra­dor de buen ta­lle. El amo lo acu­sa­ba de ne­gli­gen­cia en el cui­da­do de un re­ba­ño de ove­jas y el mu­cha­cho adu­cía que le de­bía el sa­la­rio de nue­ve me­ses. Don Qui­jo­te, sin du­dar­lo un ins­tan­te, obli­gó, lan­za en ris­tre, al la­bra­dor a li­be­rar al jo­ven­zue­lo in­jus­ta­men­te tra­ta­do y azo­ta­do y exi­gió que la sol­da­da de­bi­da de nue­ve me­ses le fue­ra pa­ga­da. Aun­que el ti­ro le sa­lie­ra al po­bre por la cu­la­ta, por­que la in­ge­nui­dad del ca­ba­lle­ro dis­pu­so de­jar al mu­cha­cho en ma­nos de su amo con el fin de que es­te le die­ra en ca­sa los di­ne­ros adeu­da­dos, pe­ro el tai­ma­do la­bra­dor lo que hi­zo, ape­nas el ca­ba­lle­ro des­apa­re­ció tras la pri­me­ra cur­va del ca­mino, fue vol­ver a atar a la en­ci­na al arra­pie­zo pa­ra se­guir­le mo­lien­do a la­ti­ga­zos con más sa­ña que an­tes. La aven­tu­ra tu­vo así el tris­te epí­lo­go al que la abo­ca­ba la lo­cu­ra de don Qui­jo­te y ca­pí­tu­los des­pués se re­ma­ta con un nue­vo en­cuen­tro con An­drés, que así se lla­ma­ba el ra­paz. Es en el ca­pí­tu­lo 31, y el ca­ba­lle­ro de la Tris­te Fi­gu­ra se ha­bía reuni­do ya con el cu­ra y el bar­be­ro de su pue­blo, que ha­bían sa­li­do a bus­car­lo pa­ra de­vol­ver­lo de nue­vo a ca­sa. El jo­ven los en­con­tró cuan­do be­bían agua en una fuen­te y se en­ca­ró con don Qui­jo­te pa­ra con­tar­le el fi­nal de su in­ter­ven­ción. Su reac­ción fue la de in­ten­tar po­ner­se en ca­mino de in­me­dia­to pa­ra dar su me­re­ci­do al mal­va­do la­bra­dor, pe­ro sus ami­gos le di­sua­die­ron y el jo­ven zan­jó el asun­to con es­tas amar­gas pa­la­bras: «Por amor de Dios, se­ñor ca­ba­lle­ro an­dan­te, que si otra vez me en­con­tra­re, aun­que vea que me ha­cen pe­da­zos, no me so­co­rra ni ayu­de, sino dé­je­me con mi des­gra­cia, que no se­rá tan­ta que no sea ma­yor la que me ven­drá de su ayu­da de vues­tra mer­ced, a quien Dios mal­di­ga y a to­dos cuan­tos ca­ba­lle­ros an­dan­tes han na­ci­do en el mun­do». La in­ten­ción de Don Qui­jo­te bien cla­ra es­ta­ba, pe­ro no pa­re­cían los mé­to­dos de la ca­ba­lle­ría an­dan­te el me­jor ins­tru­men­to pa­ra arre­glar los ma­les del mun­do.

JO­SÉ LUIS CERNADAS IGLE­SIAS

Don Qui­jo­te en la pla­za de Es­pa­ña (Madrid). Aba­jo, tra­duc­ción del «Qui­jo­te» al co­reano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.