A pro­pó­si­to de or­gu­llos eu­ro­peos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Moncho Nú­ñez Cen­te­lla

ace unos 40.000 años una olea­da de in­mi­gran­tes afri­ca­nos en­tró en el te­rri­to­rio que es­ta­ba al nor­te del Me­di­te­rrá­neo. Eran de la es­pe­cie Ho­mo sa­piens y pro­gre­si­va­men­te fue­ron re­em­pla­zan­do a otros ho­mí­ni­dos que an­da­ban por aquí. Ellos fue­ron, si se me per­mi­te, los pri­me­ros eu­ro­peos, por mu­cho que con an­te­rio­ri­dad (qui­zás des­de ha­ce 1,2 mi­llo­nes de años) otras es­pe­cies del gé­ne­ro Ho­mo, so­bre to­do nean­der­ta­les, ya hi­cie­ran ma­ra­vi­llas por es­tas tie­rras, y tu­vie­ran en­ton­ces re­la­cio­nes de to­do ti­po con aque­llos in­mi­gran­tes. Des­de en­ton­ces, to­dos los que se iban que­dan­do nos de­ja­ron en el ge­no­ma su he­ren­cia na­tu­ral y tam­bién fui­mos ate­so­ran­do su he­ren­cia cul­tu­ral; con el tiem­po, un mon­tón de pue­blos die­ron aquí por to­das par­tes tes­ti­mo­nio prehis­tó­ri­co y lue­go his­tó­ri­co. Ca­si siem­pre, de sus ha­za­ñas bé­li­cas. Así se es­cri­be la his­to­ria.

Y de lo es­cri­to se apren­de. Cuan­do era ni­ño su­pe que exis­tía una Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea del Car­bón y del Ace­ro (CECA) y aho­ra en­tien­do que quie­ra ce­le­brar­se la jor­na­da del 9 de ma­yo de 1950. Aquel día el mi­nis­tro fran­cés Ro­bert Schu­man pre­sen­tó una ini­cia­ti­va que com­pro­me­tía a los paí­ses miem­bros, har­tos de gue­rras, a ges­tio­nar con­jun­ta­men­te los re­cur­sos mi­ne­ra­les im­por­tan­tes de Eu­ro­pa. Por pri­me­ra vez, Fran­cia y Ale­ma­nia es­ta­ban uni­das en al­go, y al tra­ta­do se su­ma­ron el Be­ne­lux e Ita­lia. Ese fue el ger­men de la Unión Eu­ro­pea. En Es­pa­ña, por en­ton­ces, to­da­vía es­tá­ba­mos de es­pec­ta­do­res. O ca­si, por­que en­tre los años 1955 y 1960 el Real Ma­drid ga­nó las cin­co pri­me­ras co­pas de Eu­ro­pa de clu­bes de fút­bol y en 1964 pu­di­mos sa­car pe­cho al ga­nar a Ru­sia la se­gun­da Eu­ro­co­pa, con un equi­po en el que por cier­to fi­gu­ra­ban tres de­lan­te­ros co­ru­ñe­ses: Luis Suá­rez, Aman­cio y Mar­ce­lino.

Nues­tro or­gu­llo eu­ro­peo se di­ver­si­fi­có cua­tro años más tar­de, cuan­do Mas­siel ga­nó por pri­me­ra vez pa­ra Es­pa­ña el fes­ti­val de la can­ción de Eu­ro­vi­sión. La, la, la. La car­ta de ajus­te de Eu­ro­vi­sión te­nía por en­ton­ces un círcu­lo de do­ce es­tre­llas e iba acom­pa­ña­da por una pe­ga­di­za sin­to­nía, ex­traí­da del pre­lu­dio del Te Deum de Char­pen­tier. El tiem­po no pa­sa en bal­de, y aho­ra Es­pa­ña (des­de 1985) ya for­ma par­te de la Unión Eu­ro­pea, que tie­ne su ban­de­ra de co­lor azul os­cu­ro con do­ce es­tre­llas do­ra­das y tam­bién un himno so­lem­ne, to­ma­do del mo­vi­mien­to fi­nal de la no­ve­na de Beet­ho­ven. Es el que po­ne mú­si­ca co­ral a la Oda a la ale­gría de Schi­ller y que nos ha­bla de fra­ter­ni­dad, ale­gría y de la bó­ve­da de las es­tre­llas. To­do muy re­don­do.

Pues­tos en el or­gu­llo pa­trio, ini­cia­mos una lista de eu­ro­peos in­sig­nes con Ta­les de Mi­le­to o Só­cra­tes y la des­gra­na­mos has­ta Eins­tein o Pi­cas­so. De­jan­do apar­te las ha­za­ñas bé­li­cas, han he­cho Eu­ro­pa per­so­nas co­mo Leo­nar­do da Vin­ci, Cer­van­tes y Sha­kes­pea­re, New­ton, Dar­win y La­voi­sier, Gu­ten­berg, Co­lón y Magallanes, Pas­teur y Fle­ming, Aris­tó­te­les, Co­pér­ni­co, Ja­mes Watt, Euclides, Max­well, Mar­tin Lu­te­ro, Ig­na­cio de Lo­yo­la y Te­re­sa de Ávi­la, Ar­quí­me­des, Marx, Mo­zart, Ga­li­leo, Ma­rie Cu­rie, Dan­te, Rem­brandt, Ve­láz­quez y Van Gogh, Mi­guel Án­gel, Bach, Vi­val­di, Mo­liè­re, Ma­quia­ve­lo, Rous­seau, Ver­di, John Len­non, Con­cep­ción Are­nal, Co­co Cha­nel, le Cor­bu­sier, Bru­ne­lles­chi y Gau­dí, Char­les Cha­plin, Jean Pia­get… Y tam­bién mo­de­la­ron Eu­ro­pa to­dos aque­llos otros que qui­sie­ron e hi­cie­ron las gue­rras.

En tiem­pos ya pre­sen­tes, vi­mos ha­cer obras con los fon­dos eu­ro­peos y nos apre­ta­mos el cin­tu­rón con Eu­ro­pa, te­ne­mos en el bol­si­llo mo­ne­das acu­ña­das en otros paí­ses y el pro­gra­ma Eras­mus sir­ve pa­ra vin­cu­lar más a nues­tra ju­ven­tud con la nue­va di­men­sión. Nos gus­ta co­no­cer pai­sa­jes y culturas ve­ci­nos y pro­bar in si­tu una boui­lla­bais­se, un foie gras, una mor­ta­de­la, un co­di­llo con sauer­craut o un roast beef. Han lle­ga­do a re­sul­tar­nos fa­mi­lia­res la pas­ta, las ham­bur­gue­sas y las sal­chi­chas, el whisky y el opor­to, el sal­món ahu­ma­do, el cham­pán, los sánd­wi­ches, los crua­sa­nes y el ca­fé ex­pre­so. To­do ello tam­bién es Eu­ro­pa. Y aquí es­ta­mos, pe­ro he­mos de des­per­tar. No to­do es or­gu­llo y ale­gría. Com­par­ti­mos tam­bién la vergüenza de no ha­cer na­da (y por no sa­ber qué ha­cer) con los nue­vos in­mi­gran­tes, por no sa­ber afron­tar los gra­ví­si­mos pro­ble­mas de los re­fu­gia­dos. Con­ti­nua­rá, por­que la vergüenza tam­po­co arre­gla na­da. Aun­que na­die lo es­cri­ba, con­ti­nua­rá.

Los eu­ro­peos ate­so­ra­mos la he­ren­cia na­tu­ral y cul­tu­ral de mu­chos pue­blos

LEANDRO NEU­MANN CIUFFO

Ban­de­ras de­lan­te de la se­de de la Co­mi­sión Eu­ro­pea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.