Las no­ti­cias no se van de va­ca­cio­nes

Un re­to: por qué no pre­gun­tar al fi­nal de cur­so a los alum­nos qué tal se lo pa­sa­ron, cuán­to apren­die­ron

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

Cuan­do vol­ve­mos de va­ca­cio­nes, los pro­fe­so­res sue­len pre­gun­tar­nos: ¿qué tal, que no­ti­cias traéis, dón­de estuvisteis, qué hi­cis­teis, es­táis fuer­tes y pre­pa­ra­dos pa­ra em­pe­zar de nue­vo? ¿Por qué no lo ha­cen cuan­do nos va­mos, al fi­nal de cur­so?

DE­BA­TE

Pre­sen­ta­mos va­rias op­cio­nes que sue­len to­mar­se, tal vez to­das muy co­rrec­tas y ne­ce­sa­rias. ¿Cuál de ellas pue­de con­ver­tir­se en la nue­va no­ti­cia de es­te ve­rano? ¿Po­de­mos ha­blar en gru­po, co­mu­ni­car­nos, in­ter­cam­biar op­cio­nes, ayu­dar­nos, bus­car al­go nue­vo que se con­vier­ta en bue­na no­ti­cia pa­ra ca­da uno, se­gún sus po­si­bi­li­da­des, y pa­ra to­dos?

1. ¡Que se ol­vi­den! Han pa­sa­do tan­tos días en el co­le­gio, unos con más suer­te y bue­na no­ta y otros con mu­cho me­nos, que lo útil es que des­can­sen, se ol­vi­den un po­co y vi­van al rit­mo y po­si­bi­li­da­des de sus fa­mi­lias y am­bien­te. 2. Va­ca­cio­nes suplemento. No, no de­ben ol­vi­dar­se de que exis­ten la­gu­nas tan­to en téc­ni­cas co­mo en con­te­ni­dos y que, si no los re­cu­pe­ran, el nue­vo cur­so les ser­vi­rá nue­va­men­te de tor­men­to, y ne­ce­si­tan su­plir ca­ren­cias. 3. Va­ca­cio­nes com­ple­men­to. Es una lás­ti­ma, va bien en sus es­tu­dios, pe­ro su for­ma de tra­ba­jar es al­go flo­ja. Pa­sa­do unos días li­bres, ¿por qué no pa­sar al­gún tiem­po en com­ple­tar sus téc­ni­cas de lec­tu­ra, su es­cri­tu­ra, sus ma­tes? 4. Va­ca­cio­nes im­ple­men­to. Y aquí en­tra, des­de lue­go, la bue­na op­ción de no ol­vi­dar­se de las no­ti­cias nor­ma­les que nos traen los pe­rió­di­cos, la ra­dio y la te­le. Eso es lo que se re­cuer­da en el tí­tu­lo de es­ta página: las no­ti­cias so­bre gue­rras, las pa­ces, los re­fu­gia­dos, las cien­cias, las ar­tes, las le­tras, el me­dio am­bien­te, la cu­rio­si­dad nos en­fren­ta­rán ca­da día a la obli­ga­ción de man­te­ner abier­to nues­tro sen­ti­do so­li­da­rio de ciu­da­da­nos.

EN­SA­YO LI­BRE DE VI­DA

Si el co­le­gio tie­ne co­mo nor­ma y op­ción el pre­pa­rar pa­ra la vi­da, ¿por qué no en­sa­ya tan im­por­tan­te ob­je­ti­vo en los cor­tos pla­zos que su­po­nen las va­ca­cio­nes de sus pro­pios alum­nos? En cier­to sen­ti­do, si­guen y se­rán sien­do los alum­nos, los su­yos, los que vuel­ven des­pués de esa es­pe­cie de suel­ta a la vi­da fue­ra de los mu­ros de cla­se.

Las va­ca­cio­nes, en es­te su­pues­to, son co­mo un en­sa­yo de reali­da­des apren­di­das y un en­tre­na­mien­to li­bre y a su rit­mo pa­ra en­se­gui­da vol­ver, in­clu­so en me­jor for­ma, a la ali­nea­ción del pupitre que es­pe­ra de nue­vo.

Lo ha­cen los de­por­tis­tas, si­guien­do los con­se­jos de sus en­tre­na­do­res pa­ra man­te­ner­se en me­jor for­ma y no aguan­tar la bron­ca del qué gor­do vie­nes. Lo bus­can los es­cri­to­res, en­con­tran­do nue­vos te­mes que ins­pi­ren sus no­ve­las o ali­men­ten su ge­nio poé­ti­co. In­sis­ten en ello los que van pa­ra cien­tí­fi­cos, apro­ve­chan­do el mo­men­to de vi­si­tar una flor en la cum­bre a la que nun­ca lle­gó o en la cueva inac­ce­si­ble de tan­tas es­ta­lac­ti­tas. ¿Y tú, qué?

MONICA FERREIROS

Las va­ca­cio­nes pue­den ser, co­mo la es­cue­la, un en­sa­yo de las reali­da­des apren­di­das y un en­tre­na­mien­to li­bre an­tes de vol­ver al pupitre. Cam­pa­men­to de ve­rano en Ca­ba­ne­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.