El co­lor púr­pu­ra, ima­gen y mo­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

El em­pe­ra­dor de Bi­zan­cio Jus­ti­niano qui­so in­mor­ta­li­zar­se pa­ra la his­to­ria ro­dea­do de su gen­te más pró­xi­ma. A su iz­quier­da es­tá el ar­zo­bis­po Ma­xi­mi­li­ano, que es pre­ci­sa­men­te quien en­car­gó ese mosaico; de­trás, en­tre am­bos, fi­gu­ra el ban­que­ro que lo fi­nan­ció e hi­zo po­si­ble y, a su de­re­cha, ve­mos a un im­por­tan­te ge­ne­ral. En la es­ce­na com­ple­ta, don­de tam­bién fi­gu­ran otros mi­li­ta­res y sa­cer­do­tes, pre­do­mi­nan los blan­cos, ver­des y ocres, y des­ta­ca el man­to púr­pu­ra de Jus­ti­niano, que lle­va su­je­to con un bro­che na­ran­ja. Se ma­ni­fies­ta así la im­por­tan­cia de la ima­gen, en una épo­ca en la que el co­lor púr­pu­ra re­pre­sen­ta­ba el más al­to gra­do de dis­tin­ción. A lo lar­go de la his­to­ria del Im­pe­rio ro­mano, tan­to en Oc­ci­den­te co­mo en Orien­te el uso del co­lor vio­le­ta es­tu­vo su­je­to a nor­ma­ti­vas de dis­tin­to gra­do y en al­gu­nos ca­sos so­la­men­te el em­pe­ra­dor y su fa­mi­lia po­dían lle­var­lo. Era la púr­pu­ra im­pe­rial. Ju­lio Cé­sar —enamo­ra­do de Cleo­pa­tra, que ha­bía te­ñi­do de ese co­lor has­ta las per­fu­ma­das ve­las de su bar­co— re­gre­só a Roma con una tú­ni­ca mo­ra­da has­ta los pies, pe­ro con­ce­dió a los al­tos car­gos la pre­rro­ga­ti­va de usar­la. Hu­bo pe­río­dos en que es­ta­ba cas­ti­ga­do con pe­na de muer­te el uso del púr­pu­ra sin te­ner el ran­go re­que­ri­do, en otras épo­cas se per­mi­tía ex­clu­si­va­men­te a las mu­je­res e in­clu­so hu­bo un tiem­po en el que el go­ber­nan­te que­ría que to­do el mundo fue­ra de mo­ra­do. Mo­das por de­cre­to.

Pe­ro no es so­lo cues­tión de nor­ma­ti­va, sino de economía, por­que el tin­te púr­pu­ra era muy ca­ro. El que se pro­du­cía en Ti­ro (la ciu­dad más im­por­tan­te de los fe­ni­cios, en la cos­ta del sur del Lí­bano) se con­vir­tió en el ob­je­to de co­mer­cio más va­lio­so de aque­llas gen­tes, a quie­nes los grie­gos lla­ma­ron por ello phoí­ni­kes (púr­pu­ras), de don­de de­ri­va la pa­la­bra fe­ni­cio. Se­gún el his­to­ria­dor grie­go Teo­pom­po de Quíos, del si­glo IV an­tes de Cris­to, «una to­ga te­ñi­da en púr­pu­ra va­lía en Co­lo­fón (Jo­nia) su pe­so en pla­ta». Y es que más de 15 si­glos an­tes de Cris­to, los fe­ni­cios ya ha­bían apren­di­do a ex­traer el co­lo­ran­te púr­pu­ra a par­tir de la se­cre­ción mu­co­sa de unas ca­ra­co­las ma­ri­nas o ca­ña­di­llas (Mu­rex bran­da­ris y Mu­rex trun­cu­lus), pe­ro pa­ra con­se­guir un li­tro de púr­pu­ra lí­qui­da —que de­ja­ba un ex­trac­to se­co de 10 gra­mos— se ne­ce­si­ta­ban cien mil ca­ra­co­las.

La fron­te­ra en­tre el púr­pu­ra y el ro­jo nun­ca es­tu­vo cla­ra. Pa­ra em­pe­zar, la tú­ni­ca de Cris­to que el evan­ge­lis­ta Ma­teo de­fi­nió co­mo es­car­la­ta, pa­ra los evan­ge­lis­tas Mar­cos y Juan era «de co­lor púr­pu­ra». Va­ya us­ted a sa­ber. Qui­zás por se­guir la mis­ma lí­nea, lo que lla­ma­mos púr­pu­ra car­de­na­li­cia se nos ma­ni­fies­ta nor­mal­men­te co­mo un fla­man­te ber­me­llón, y los que lu­cen el vio­le­ta son los obis­pos. Co­sa di­fe­ren­te es lo de los otros car­de­na­les, que apa­re­cen en la piel co­mo con­se­cuen­cia de un gol­pe y que se co­no­cen tam­bién co­mo mo­ra­to­nes, mo­ra­du­ras o mo­re­to­nes, di­cen que por su co­lor, aun­que to­dos sa­be­mos que es­te cam­bia con los días. En de­fi­ni­ti­va, que tam­bién el púr­pu­ra tie­ne re­la­ción con la san­gre y no en vano Pli­nio el Vie­jo, en su His­to­ria na­tu­ral afir­ma­ba que «la to­na­li­dad de Ti­ro [...] se con­si­de­ra de más al­ta ca­li­dad cuan­do tie­ne exac­ta­men­te el co­lor de la san­gre coa­gu­la­da». Val­ga. Otra cues­tión de san­gre, aun­que di­fe­ren­te, es lo de po­ner­se mo­ra­do. Pa­re­ce que esa ex­pre­sión vie­ne del ries­go de ati­bo­rrar­se de co­mi­da, co­mien­cen los pro­ble­mas de res­pi­ra­ción y se ter­mi­ne cia­nó­ti­co. La lla­ma­da cia­no­sis es una co­lo­ra­ción azu­la­da de la piel, de­bi­da a la pre­sen­cia de he­mo­glo­bi­na sin oxí­geno en ve­nas su­per­fi­cia­les. Co­mo se ve, la san­gre es ex­pre­sión co­mún de ro­jo y púr­pu­ra. La ar­te­rial (oxi­ge­na­da) es de un ro­jo vi­vo, pe­ro la ve­no­sa, que ya es­tá de vuel­ta, es al­go mo­ra­da.

Mien­tras hu­bo un púr­pu­ra au­tén­ti­co, es­te co­lor fue sím­bo­lo de dis­tin­ción y po­de­río. La co­sa se so­cia­li­zó cuan­do en 1856 el jo­ven quí­mi­co Wi­lliam Henry Per­kin des­cu­brió por ca­sua­li­dad (cuan­do es­ta­ba tra­ba­jan­do en ob­te­ner qui­ni­na) que a par­tir del al­qui­trán de hu­lla se po­día sa­car un tin­te de co­lor mal­va que fun­cio­na­ba bien con te­ji­dos «de se­da, al­go­dón, la­na u otros ma­te­ria­les». Mon­tó una fábrica pa­ra pro­du­cir­lo a gran es­ca­la y el nue­vo co­lor se pu­so de mo­da en­tre las da­mas, so­bre to­do des­pués de que la rei­na Vic­to­ria lle­va­ra a la Real Ex­po­si­ción de Lon­dres en 1862 un ves­ti­do de se­da así te­ñi­do. Era el pri­mer tin­te sin­té­ti­co, al que si­guie­ron otros que re­vo­lu­cio­na­ron la mo­da fe­me­ni­na en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. Así se es­cri­be la his­to­ria. Va­ya, hoy tam­po­co res­ta es­pa­cio pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca... y eso que la ci­ta de Eins­tein era su­ge­ren­te. Otra vez se­rá.

Con la ob­ten­ción del pri­mer tin­te sin­té­ti­co se so­cia­li­zó el uso del mal­va

Jus­ti­niano y su cor­te. Frag­men­to del mosaico de la igle­sia de San Vi­tal en Rá­ve­na (año 532)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.