CAU­SAS DEL EN­FRIA­MIEN­TO DE LA ECO­NO­MÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA -

La des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía chi­na y su ex­ten­sión a los paí­ses emer­gen­tes, la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y el le­tar­go eu­ro­peo evi­den­cian un en­fria­mien­to de la eco­no­mía. Lo ana­li­za el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes.

Le­van­ta uno la mi­ra­da y ob­ser­va el cie­lo lleno de nu­ba­rro­nes. Da igual que es­té ba­jo el sol del de­sier­to o ve­ra­nean­do en las cá­li­das pla­yas de Cos­ta Ri­ca, el cie­lo es­tá cu­bier­to y lo es­tá por­que no se di­vi­sa la luz. No hay cla­ri­dad. La in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, al igual que una es­pe­sa nie­bla, se es­tá apo­de­ran­do de la eco­no­mía mun­dial. El efec­to más in­me­dia­to es el en­fria­mien­to de la eco­no­mía y es­te ha em­pe­za­do por las eco­no­mías emer­gen­tes.

Chi­na, la gran fá­bri­ca del mun­do, es­tá mu­tan­do de piel, sus­ti­tu­yen­do una es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca pu­ra­men­te in­dus­trial por otra más equi­li­bra­da, me­nos de­pen­dien­te del ex­te­rior y más del con­su­mo do­més­ti­co. Es de­cir, Chi­na ha en­tra­do en una fa­se de ma­du­rez eco­nó­mi­ca que le lle­va­rá a de­pen­der ca­da día más del bie­nes­tar de sus pro­pios ciu­da­da­nos y me­nos de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de sus clien­tes del ex­te­rior. Es­to en sí no es un pe­li­gro, es más bien al­go ló­gi­co y es­pe­ra­ble, la cues­tión es que no sa­be­mos a qué ve­lo­ci­dad se pro­du­ci­rá. Y en la eco­no­mía, los cam­bios han de ser siem­pre len­tos, tan len­tos como pa­ra que las so­cie­da­des na­cio­na­les los pue­dan me­ta­bo­li­zar. Un en­fria­mien­to ace­le­ra­do de la eco­no­mía chi­na, como ya he­mos po­di­do ob­ser­var, da­rá lu­gar a una fu­ga de ca­pi­ta­les ha­cia mo­ne­das re­fu­gio, ge­ne­ran­do un ries­go de shock fi­nan­cie­ro en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les chi­nos. Con que esos tam­bo­res de tor­men­ta em­pe­za­sen a so­nar, ha­bría con­se­cuen­cias in­me­dia­tas en los mer­ca­dos de ma­te­rias pri­mas y mi­ne­ra­les. Y por es­te ca­nal, el de los pre­cios mun­dia­les, se po­dría ex­ten­der una hi­po­té­ti­ca cri­sis chi­na ha­cia las eco­no­mías emer­gen­tes, como pue­den ser las na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

Bra­sil es otro país con una cri­sis de ma­du­rez evi­den­te, fru­to de una lar­ga tra­yec­to­ria de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Si al­gu­nos pien­san que esa tra­yec­to­ria no ha si­do ni tan evi­den­te ni tan lar­ga, de­ben re­cor­dar que los úl­ti­mos go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos han con­se­gui­do sa­car de la po­bre­za a va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de bra­si­le­ños. Pe­ro, aun­que ese da­to es digno de ad­mi­ra­ción, lo cier­to es que el gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano no fue ca­paz de crear igual nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos. Y ahí, en sus de­fi­cien­cias de ca­pi­tal hu­mano sub­ya­cen las ver­da­de­ras cau­sas de la cri­sis bra­si­le­ña, a la cual, como un pro­fun­do cas­ti­go di­vino, se le su­ma una cri­sis po­lí­ti­ca que evi­ta que el país pue­da te­jer con cal­ma po­lí­ti­cas que ace­le­ren su re­cu­pe­ra­ción.

El res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, ob­via­men­te, pa­de­ce el en­fria­mien­to bra­si­le­ño, pe­ro es­pe­cial­men­te su­fre las con­se­cuen­cias de la des­ace­le­ra­ción de Chi­na. Na­cio­nes como Chi­le, Pe­rú o Bo­li­via son muy de­pen­dien­tes de los pre­cios en los mer­ca­dos mun­dia­les de las ma­te­rias pri­mas, y otros como Co­lom­bia, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la o Mé­xi­co tie­nen se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der cre­cer con ro­bus­tez cuan­do el pre­cio del ba­rril de pe­tró­leo se si­túa por de­ba­jo de los cua­ren­ta dó­la­res. Por una vía o por otra, son po­cas las eco­no­mías que no se ven afec­ta­das por las tur­bu­len­cias que lle­gan des­de Pe­kín o des­de Ryad.

Eu­ro­pa, so­me­ti­da a la aus­te­ri­dad ger­ma­na, pa­re­ce ha­ber­se co­lo­ca­do en un eterno le­tar­go, si­tua­ción que pa­re­ce no in­co­mo­dar a Ber­lín, prin­ci­pal­men­te por­que el des­em­pleo ger­mano es ba­jo y sin cos­tes po­lí­ti­cos pa­ra la can­ci­ller Mer­kel. Pe­ro la tran­qui­li­dad que se vi­ve en las ca­lles ale­ma­nas no se re­pi­te ni en el sur de Eu­ro­pa, ni en Ro­ma, ni en Fran­cia. La so­cie­dad eu­ro­pea so­li­ci­ta una nue­va po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pe­ro es­ta de­man­da aún no ha lle­ga­do a la agen­da de Go­bierno de Bru­se­las. ¿Lle­ga­rá? To­do es po­si­ble en el lar­go pla­zo, pe­ro como de­cía Key­nes, a ese pla­zo ya to­dos es­ta­re­mos muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.