UNA ZO­RRA GUAR­DAN­DO EL GA­LLI­NE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Luis Pi­ne­da Sa­li­do

Eran sus te­je­ma­ne­jes —al­go más que eso, a te­nor de las prác­ti­cas que re­la­ta el juez Pe­draz en su au­to— un se­cre­to a vo­ces. Des­de ha­ce años. Mu­chos. Sus an­dan­zas eran más que co­no­ci­das, den­tro y fue­ra de los ban­cos, pe­ro na­die se atre­vió a des­en­mas­ca­rar­lo. Han si­do ne­ce­sa­rias más de dos dé­ca­das de tro­pe­lías —ex­tor­sión, ame­na­zas, per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, frau­de en las sub­ven­cio­nes, es­ta­fa y ad­mi­nis­tra­ción des­leal, en pa­la­bras de Pe­draz— pa­ra que aque­llo que to­dos ca­lla­ban ha­ya vis­to por fin la luz. De­jan­do al des­cu­bier­to al ver­da­de­ro Luis Pi­ne­da Sa­li­do, pre­si­den­te de Aus­banc — fun­da­da en 1986— y de­fen­sor de plei­tos po­bres.

Aho­ra to­dos sa­ben que su pre­ten­di­da cru­za­da en de­fen­sa de los in­tere­ses de los más dé­bi­les —los clien­tes de la ban­ca—no era más que una mas­ca­ra­da. Se ha­cía pa­sar por un Qui­jo­te que lu­cha­ba sin des­ma­yo con­tra los po­de­ro­sos, pe­ro lo úni­co que le mo­vía era el di­ne­ro. Como a tan­tos otros. A es­puer­tas lo ga­nó du­ran­te años. Has­ta 15 mi­llo­nes anua­les in­gre­sa­ba con su en­tra­ma­do em­pre­sa­rial. ¿Có­mo? Ex­tor­sio­nan­do a los ban­cos. Su téc­ni­ca, bur­da, pe­ro efec­ti­va a ra­biar: o me das di­ne­ro, o te hun­do el ne­go­cio. Y si no en­cuen­tro te­mas so­bre ti, me los in­ven­to. Y san­tas pas­cuas.

Na­ci­do en 1962, ca­sa­do y con cua­tro hi­jos, Luis Pi­ne­da Sa­li­do es mu­cho más que un enamo­ra­do de la Jus­ti­cia o un em­pren­de­dor. De­trás de la fi­gu­ra de es­te doc­tor en De­re­cho en­con­tra­mos a un lu­cha­dor in­can­sa­ble y so­ña­dor que, con los juz­ga­dos como es­ce­na­rio, no ha de­ja­do de per­se­guir (y con­se­guir) que los de­re­chos de los ciu­da­da­nos sean res­pe­ta­dos como se me­re­cen». Así se de­fi­ne a sí mis­mo en su página web quien des­de el pa­sa­do lu­nes duer­me a la som­bra en una cel­da de So­to del Real. La mis­ma pri­sión en la que ha­bi­ta Ma­rio Con­de, a quien Pi­ne­da se jac­ta­ba de ha­ber en­via­do a la cár­cel en los no­ven­ta con su cru­za­da con­tra los des­ma­nes del ex­ban­que­ro. Pue­de que aho­ra ajus­ten vie­jas cuen­tas en el pa­tio.

De su pa­sa­do ul­tra­de­re­chis­ta, po­co o na­da de­cía el de Aus­banc. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa adi­ne­ra­da de Má­la­ga, ma­mó de le ex­tre­ma de­re­cha des­de que era ni­ño. Su pa­dre, Car­los Pi­ne­da, estuvo li­ga­do al ré­gi­men fran­quis­ta. Y él mis­mo mi­li­tó en el Fren­te de la Ju­ven­tud, es­ci­sión de Fuer­za Jo­ven, las ju­ven­tu­des de Fuer­za Nue­va. Su par­ti­ci­pa­ción en gru­pos vio­len­tos du­ran­te la Tran­si­ción no es nin­gún se­cre­to. Su pri­mer en­con­tro­na­zo se­rio con la Jus­ti­cia lo tu­vo el jo­ven Pi­ne­da en 1980 tras par­ti­ci­par en el asal­to a mano ar­ma­da a una an­cia­na jo­ye­ra, María Ig­na­cia Váz­quez de So­to, mar­que­sa de San Eduardo, en su ca­sa de Ma­drid. No ha­bía cum­pli­do aún la ma­yo­ría de edad. Le fal­ta­ban so­lo unos me­ses. Y eso fue lo que lo sal­vó, de­jan­do la con­de­na en unos be­né­vo­los tres me­ses de arres­to do­mi­ci­lia­rio. Siem­pre que el te­ma sa­lía a re­lu­cir, Pi­ne­da re­pli­ca­ba ofen­di­do que aque­llo fue­ron erro­res de ju­ven­tud. Que ha­bía pa­ga­do por ello y que, des­de lue­go, ha­bía cam­bia­do. Vis­to, lo vis­to, no de­ma­sia­do. So­lo que aho­ra al ma­la­gue­ño, ya en­tra­do en años, se le ha aca­ba­do la bu­la.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.