Tres ciu­da­des que no quie­ren más tu­ris­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Al­to y cla­ro: una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la ciu­da­da­nía de Ams­ter­dam ha di­cho que no quie­re más tu­ris­tas en la em­ble­má­ti­ca ur­be ho­lan­de­sa. O pa­ra ser más exac­tos, que lo que aho­ra to­ca es re­gu­lar el flu­jo de vi­si­tan­tes por­que una ciu­dad de po­co más de 800.000 ha­bi­tan­tes que re­ci­be 17 mi­llo­nes de via­je­ros ca­da 12 me­ses pier­de obli­ga­to­ria­men­te su iden­ti­dad, quie­ra o no, y ya no di­ga­mos si lle­ga a los 30 mi­llo­nes pa­ra den­tro de unos po­cos años, como pre­vén los análisis.

Bar­ce­lo­na, en una di­men­sión di­fe­ren­te, ha pues­to el de­ba­te so­bre la me­sa, y lo ha he­cho de una ma­ne­ra in­te­li­gen­te, sin más es­tri­den­cias que las ló­gi­cas que le­van­ta una to­ma de po­si­ción como esa, ori­gi­nal en un país don­de el le­ma has­ta aho­ra fue cuan­tos más, me­jor. Pe­ro es que Pal­ma de Ma­llor­ca aca­ba de unir­se al gru­po. Y esas tres ur­bes son, ca­da una en su di­men­sión, pe­sos pe­sa­dos.

¿Es ese el de­ba­te en Ga­li­cia? No pa­re­ce. Ex­cep­to que de una ma­ne­ra tam­po­co na­da es­truen­do­sa va­ya ha­cia ahí, si­len­cio­so, el Ayun­ta­mien­to de Santiago, lo cual no es más que una su­po­si­ción tan res­pe­ta­ble como la con­tra­ria.

Con In­col­sa (em­pre­sa que na­ció en 1999 «pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de pro­mo­ción de la ciu­dad del Após­tol, es­pe­cial­men­te en el sec­tor tu­rís­ti­co») pa­li­za­da por com­ple­to des­de ha­ce ca­si un año, un di­ri­gen­te de hos­te­le­ría ex­pre­só la se­ma­na pa­sa­da sin pe­los en la len­gua el ma­les­tar del sec­tor: la pér­di­da de —se­gún su re­cuen­to— la ven­ta de na­da me­nos que 6.000 ha­bi­ta­cio­nes ¡y en di­ciem­bre! por­que un cam­peo­na­to na­cio­nal de­ja Santiago (ya estuvo en el 2014) y se va a Vi­go. Y lo ha­ce tras avi­sar los or­ga­ni­za­do­res que no tu­vie­ron no­ti­cias del Ayun­ta­mien­to com­pos­te­lano.

En un país de tai­fas como Ga­li­cia, don­de se con­fun­de la siem­pre ne­ce­sa­ria y siem­pre com­pe­ten­cia con el no en­ten­di­mien­to po­lí­ti­co, me­ter el tu­ris­mo en los ló­gi­cos vai­ve­nes pro­du­ci­dos por di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas es la me­jor ma­ne­ra de con­se­guir que el clien­te mi­re a As­tu­rias, Ca­na­rias o Fin­lan­dia. La pro­mo­ción, que es sim­ple­men­te ca­rí­si­ma, tie­ne unas ba­ses co­mu­nes al país, a la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, a la pro­vin­cia o a la ciu­dad, y esas de­ben ser res­pe­ta­das por to­dos los ac­to­res, que pa­re­cen no ha­ber en­ten­di­do que en ese mer­ca­do su­mar es so­bre­vi­vir.

Y mien­tras en Ga­li­cia más de uno si­gue con esas pe­que­ñas mi­se­rias, con la sal y pi­mien­ta pe­rió­di­ca de los tres ae­ro­puer­tos la­men­tán­do­se del éxi­to de Opor­to y pi­dien­do más di­ne­ro a cos­ta del era­rio, el ejem­plo no lo po­ne Ho­lan­da, sino Noruega. Nor­we­gian, su com­pa­ñía low cost, au­to­ma­ti­za­da en to­do lo que es po­si­ble y ra­cio­na­li­zan­do los gas­tos de per­so­nal, anun­cia que re­for­za­rá su pre­sen­cia en el lar­go ra­dio.

A tra­vés de su fi­lial ir­lan­de­sa Nor­we­gian Air In­ter­na­tio­nal con­si­guió el per­mi­so pa­ra ope­rar en EE.UU. La em­pre­sa ma­dre tie­ne cua­tro ba­ses de lar­go ra­dio (si­tua­das en Lon­dres, Bang­kok, Mia­mi y Nue­va York) y es­tá pre­sen­te en seis ae­ro­puer­tos es­pa­ño­les (Bar­ce­lo­na, Ali­can­te, Má­la­ga, Gran Ca­na­ria, Ma­drid y Te­ne­ri­fe Sur). ¿Ha­cen fal­ta más co­men­ta­rios?

| PAU­LINO VILASOA

La ca­pi­tal ho­lan­de­sa quie­re re­gu­lar los ele­va­dos flu­jos tu­rís­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.