NO QUIE­RES RE­FU­GIA­DOS, DOS TA­ZAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Ho­ward Schultz PRE­SI­DEN­TE Y CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE STAR­BUCKS

No es pre­ci­sa­men­te del agra­do del pre­si­den­te de Star­bucks la cru­za­da an­ti­in­mi­gra­ción de Trump. Ni mu­cho me­nos. Ha tar­da­do bien po­co en de­jár­se­lo cla­ro al nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. No es Ho­ward Schultz (Brooklyn, Nue­va York, 1953) de los que se muer­den la len­gua. Ni si­quie­ra en la are­na po­lí­ti­ca. Nun­ca le ha tem­bla­do la voz pa­ra se­ña­lar aque­llo que no le gus­ta. Y aho­ra tam­po­co. «Ape­sa­dum­bra­do», «pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­do» y «con el co­ra­zón en­co­gi­do» son al­gu­nas de las pa­la­bras y ex­pre­sio­nes que ha em­plea­do pa­ra ex­pli­car pú­bli­ca­men­te có­mo le ha de­ja­do el cuer­po el decreto que fir­mó Trump ha­ce unos días. Ese que sus­pen­de la ad­mi­sión de re­fu­gia­dos en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te 120 días, prohí­be in­de­fi­ni­da­men­te la aco­gi­da de si­rios y endurece las re­glas de en­tra­da al país, amén de ve­tar du­ran­te 90 días el in­gre­so en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se a los ciu­da­da­nos de Irak, Irán, Si­ria, Su­dán, Ye­men, Li­bia y So­ma­lia.

In­con­for­mis­ta es uno de los ad­je­ti­vos al que más re­cu­rren quie­nes lo co­no­cen pa­ra des­cri­bir a Schultz. Y es­ta vez no iba a ser me­nos. El pre­si­den­te de la ca­de­na de ca­fe­te­rías ha de­ci­di­do plan­tar­le ca­ra a las me­di­das de Trump, y ya ha anun­cia­do que tie­ne la in­ten­ción de con­tra­tar a 10.000 de los 65 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos re­co­no­ci­dos por Na­cio­nes Uni­dos du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años. Y eso, en los 75 paí­ses en los que es­tá pre­sen­te la mul­ti­na­cio­nal, em­pe­zan­do por Es­ta­dos Uni­dos y por las per­so­nas que han tra­ba­ja­do con el Ejér­ci­to co­mo tra­duc­to­res o per­so­nal de apo­yo. Ade­más, Schultz ha pro­me­ti­do que su com­pa­ñía se­gui­rá in­vir­tien­do en Mé­xi­co «cons­tru­yen­do puen­tes en vez de mu­ros». Star­bucks cuen­ta con una im­por­tan­te pre­sen­cia en el país az­te­ca, don­de tie­ne 600 ca­fe­te­rías y em­plea a más de 7.000 per­so­nas.

Hi­jo de un obre­ro y una re­cep­cio­nis­ta, el pre­si­den­te de Star­bucks fue el pri­mer miem­bro de su fa­mi­lia que con­si­guió gra­duar­se en la uni­ver­si­dad. Se li­cen­ció en Co­mu­ni­ca­cio­nes por la Nort­hern Mi­chi­gan Uni­ver­sity (1975). Al­go que en su ca­sa, la de una fa­mi­lia hu­mil­de de Nue­va York, exi­gió un gran es­fuer­zo eco­nó­mi­co. Co­men­zó su ca­rre­ra en el de­par­ta­men­to de ven­tas de Xe­rox. Des­pués tra­ba­jó en Ham­mar­plast, una em­pre­sa de­di­ca­da a los com­po­nen­tes plás­ti­cos. La can­ti­dad de ca­fe­te­ras que le ven­dían a Star­bucks fue lo que le lle­vó has­ta la com­pa­ñía que hoy pre­si­de, don­de tra­ba­jó du­ran­te una tem­po­ra­da y que lue­go, en 1987, aca­ba­ría com­pran­do a su fun­da­do­res.

«Nun­ca ol­vi­do de dón­de ven­go», sue­le de­cir es­te sim­pa­ti­zan­te del par­ti­do De­mó­cra­ta a quien, sin em­bar­go, no le han do­li­do pren­das a la ho­ra de cri­ti­car a la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma por «ol­vi­dar­se de las cla­ses me­dias y de los tra­ba­ja­do­res». Has­ta lle­gó a de­cir que los es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían «per­di­do la con­fian­za» por cul­pa de un Gobierno que ya «no se preo­cu­pa por el es­ta­do del bie­nes­tar». Oba­ma ya no es­tá, y aho­ra es­te apa­sio­na­do del baloncesto —tan­to que du­ran­te una épo­ca fue el due­ño de los Seattle Su­per­so­nics—, ami­go per­so­nal de Mick Jag­ger y Paul McCart­ney, ya le ha he­cho lle­gar sus pri­me­ros dar­dos al re­cién lle­ga­do Trump. A buen seguro que no se­rán los úl­ti­mos.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.