Có­mo ser un pro­fe­sio­nal in­flu­yen­te

Los «coaches» des­ta­can el neu­ro­li­de­raz­go, la ges­tión de equi­pos o la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal como ca­pa­ci­da­des cla­ve La adap­ta­ción a los cam­bios en la em­pre­sa, otro fac­tor di­fe­ren­cial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cláu­dia Mo­rán

Ser in­flu­yen­te en una em­pre­sa ya no es si­nó­ni­mo de ser un di­rec­ti­vo o un res­pon­sa­ble de equi­po. Ca­da vez son más las com­pa­ñías que in­cor­po­ran a sus fi­las a per­so­nas con ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les a ma­yo­res (o por en­ci­ma) de un buen cu­rrícu­lo. Pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te ser un pro­fe­sio­nal in­flu­yen­te?

«Lo de­fi­ni­ría como un neu­ro­lí­der, una per­so­na con ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, pe­ro que tam­bién sa­be có­mo fun­cio­na el ce­re­bro de su equi­po», ex­pli­ca Da­vid Gómez, coach pro­fe­sio­nal de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Coaching (Ases­co). Pa­ra él, la em­pa­tía «es una de las cua­li­da­des fun­da­men­ta­les» pa­ra «sa­ber qué ne­ce­si­ta un equi­po y qué le mo­ti­va, ha­blar des­de la in­ter­de­pen­den­cia, el ‘no­so­tros’», aña­de.

Esa mis­ma ca­rac­te­rís­ti­ca es cla­ve pa­ra Gómez a la ho­ra de ges­tio­nar los cam­bios. «Aho­ra mis­mo en las em­pre­sas hay una in­cer­ti­dum­bre muy gran­de, ya no hay tra­ba­jos pa­ra to­da la vi­da. En­ton­ces hay que sa­ber co­mu­ni­car los cam­bios pa­ra que el equi­po no ten­ga una reac­ción ne­ga­ti­va», afir­ma.

Es­ta opi­nión es com­par­ti­da por la coach Bea­triz Vilas, res­pon­sa­ble de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de Ases­co, ade­más de es­cri­to­ra y em­pre­sa­ria. «Ca­da vez más gen­te es­tá in­tere­sa­da en apren­der a ges­tio­nar la in­cer­ti­dum­bre y el es­trés, por los pro­yec­tos que cam­bian to­tal­men­te de un mes pa­ra otro», se­ña­la. Es­te es el mo­ti­vo por el que «ca­da vez más» clien­tes acu­den a ella, por­que «ya no es el fu­tu­ro, es el pre­sen­te».

Otra de las cua­li­da­des que Vilas po­ne de re­lie­ve pa­ra ser un pro­fe­sio­nal in­flu­yen­te en el ám­bi­to em­pre­sa­rial es que «es fun­da­men­tal te­ner mu­cha in­te­li­gen­cia emo­cio­nal». «An­tes se es­tu­dia­ban mu­cho los cu­rrícu­los, pe­ro hoy por hoy se va­lo­ran más las ha­bi­li­da­des so­cia­les», ase­gu­ra.

De he­cho, la ex­per­ta en coaching re­la­cio­na es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca con «la adap­ta­bi­li­dad al cam­bio, la ges­tión del es­trés, la ges­tión del con­flic­to o la ges­tión de la in­cer­ti­dum­bre». Tam­bién con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble «ser aser­ti­vo, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de de­cir sí cuan­do es que sí y no cuan­do es que no» y, por des­con­ta­do, «te­ner ca­pa­ci­da­des de li­de­raz­go».

Res­pec­to a es­to úl­ti­mo, Da­vid Gómez coin­ci­de en que el li­de­raz­go in­na­to no lo es to­do por­que un pro­fe­sio­nal «pue­de ser muy ca­ris­má­ti­co y un lí­der na­to, pe­ro no sa­ber ges­tio­nar un equi­po».

LA IMA­GEN, IM­PRES­CIN­DI­BLE

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer una ba­na­li­dad, la ima­gen per­so­nal es otra de las cua­li­da­des que con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar la in­fluen­cia de un pro­fe­sio­nal. «La ima­gen mar­ca», ase­gu­ra Gómez, aun­que ma­ti­za que de­be ir «acor­de con el equi­po».

«Un je­fe tie­ne que es­tar un es­ca­lón por en­ci­ma has­ta en la ves­ti­men­ta, no pue­de ir igual, pe­ro tam­po­co con tra­je y cha­que­ta de 500 eu­ros si tu equi­po va en va­que­ros», se­ña­la el coach. «En ese ca­so es me­jor ir con Doc­kers, o con cha­que­ta, pe­ro sin cor­ba­ta», aña­de, al tiem­po que re­cuer­da que «el neu­ro­lí­der ha­bla como no­so­tros, for­ma par­te del equi­po».

Bea­triz Vilas va un pa­so más allá al con­si­de­rar que la ima­gen «lo es to­do». Ad­vier­te que cui­dar el as­pec­to fí­si­co y per­so­nal —por­que «no so­lo se tra­ta de ser más gua­po o más feo», sino de «crear tu pro­pia mar­ca per­so­nal»— pue­de pa­re­cer «al­go muy ob­vio, pe­ro no lo es tan­to».

«Hay gen­te que me di­ce ‘yo es que soy así’, pe­ro hay que sa­ber va­lo­rar la im­por­tan­cia que tie­ne. Una per­so­na que se cui­da fí­si­ca­men­te tam­bién se cui­da emo­cio­nal­men­te y men­tal­men­te», afir­ma.

SA­CAR PAR­TI­DO A LAS RE­DES

En re­la­ción con la ima­gen, las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en un plus a la ho­ra de ser in­flu­yen­te. «Qui­zás no sean tan im­por­tan­tes a la ho­ra de tra­ba­jar con un equi­po, pe­ro sí pa­ra in­fluir en los de fue­ra», opi­na Gómez, quien re­cu­rre con fre­cuen­cia a los ví­deos de Youtu­be pa­ra di­fun­dir sus «coaching con­se­jos».

«Hay que te­ner un buen perfil de Lin­ke­din y cui­dar mu­cho cual­quier red social», se­ña­la. Es­to úl­ti­mo tam­bién es apli­ca­ble a la ho­ra de tra­ba­jar con equi­pos. «Una fo­to pue­de con­di­cio­nar­te com­ple­ta­men­te, tan­to po­si­ti­va­men­te como ne­ga­ti­va­men­te, como tam­bién un co­men­ta­rio de­ter­mi­na­do».

Pe­ro te­ner una cuen­ta en una red social im­pli­ca mu­cho más que ser pru­den­te. «Pa­ra lle­gar a la gen­te hay que tras­mi­tir in­for­ma­ción, co­no­ci­mien­to. En de­fi­ni­ti­va, apor­tar al­go que sea de uti­li­dad pa­ra ellos.

UN VA­LOR EN LAS EM­PRE­SAS

Si el neu­ro­lí­der es una fi­gu­ra ca­da vez más de­man­da­da, la neu­ro­cien­cia se vuel­ve tam­bién ne­ce­sa­ria en los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos. «Hay que con­tar en la em­pre­sa con pro­fe­sio­na­les que sepan dar con per­so­nas que reúnan esas ca­pa­ci­da­des, y no so­lo que mi­ren el cu­rrícu­lo», in­di­ca Bea­triz Vilas.

Aun­que re­co­no­ce que quie­nes lo ha­cen son «so­bre to­do, las gran­des em­pre­sas», ya que «las py­mes tie­nen me­nos re­cur­sos pa­ra lle­var a ca­bo su se­lec­ción de per­so­nal». «Las em­pre­sas que se de­di­can a re­clu­tar gen­te de­tec­tan to­das es­tas ha­bi­li­da­des gra­cias a la neu­ro­cien­cia», se­ña­la, por su par­te, Da­vid Gómez.

Como anéc­do­ta, y «siem­pre en tér­mi­nos ge­ne­ra­les», Vilas ob­ser­va que en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo se no­ta que «las mu­je­res es­ta­mos más ca­pa­ci­ta­das emo­cio­nal­men­te», mien­tras que «los hom­bres van más a cum­plir sus ob­je­ti­vos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.