UR­BA­SER SE ABRA­ZA AL CA­PI­TAL CHINO PA­RA SE­GUIR CRE­CIEN­DO

Asia y Áfri­ca, te­rri­to­rios de ex­pan­sión tras su com­pra por un gru­po asiá­ti­co La ven­ta no ten­drá im­pac­to la­bo­ral en Ga­li­cia, don­de es la ma­yor con­ce­sio­na­ria de ser­vi­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ru­bén Santamarta

Era la jo­ya de la co­ro­na del gru­po ACS, el gru­po de em­pre­sas de Flo­ren­tino Pérez, con una fac­tu­ra­ción que es­te año se mo­ve­rá so­bre los 1.700 mi­llo­nes de eu­ros.

Era. Por­que des­de ha­ce unas se­ma­nas Ur­ba­ser es al 100 % de un con­glo­me­ra­do pú­bli­co-pri­va­do chino. El tam­bién pre­si­den­te del Real Ma­drid tu­vo que po­ner a la ven­ta su gran em­pre­sa de ser­vi­cios —lim­pie­za, mantenimiento de es­pa­cios pú­bli­cos, tra­ta­mien­to de re­si­duos, jar­di­ne­ría...— ago­bia­do por la des­co­mu­nal deu­da que arras­tra­ba (y aún arras­tra) ACS. En el mer­ca­do se da­ba por se­gu­ro que Pérez ten­dría que ha­cer al­gún mo­vi­mien­to cor­po­ra­ti­vo por­que las agencias de ca­li­fi­ca­ción de deu­da es­ta­ban a pun­to de ba­jar su no­ta, con lo que em­peo­ra­ría su si­tua­ción pa­ra lo­grar fi­nan­cia­ción. Al po­de­ro­so Flo­ren­tino no le que­dó otra que hin­car la ro­di­lla y des­pren­der­se de Ur­ba­ser. Lle­va­ba me­ses con el car­tel de «En ven­ta» y va­rios gru­pos in­tere­sa­dos. Al fi­nal se lo lle­vó Chi­na Tian­ying, jun­to a otros so­cios chi­nos, a tra­vés de un hol­ding con se­de en Ma­drid. Ha pa­ga­do ya 1.000 mi­llo­nes y en­tre 160 y 330 más los eje­cu­ta­rá en fun­ción de los re­sul­ta­dos.

Ur­ba­ser en­tra en una nue­va eta­pa. De­ja de ser una fir­ma de ca­pi­tal es­pa­ñol, aun­que la se­de so­cial la si­gue te­nien­do en Ma­drid y el grue­so de su plan­ti­lla es­tá en la pe­nín­su­la: em­plea a 30.000 en to­do el mun­do, 17.000 en Es­pa­ña. La in­quie­tud que siempre pro­vo­ca una ven­ta es­tá muy amor­ti­gua­da: no se pre­vén des­pi­dos (no hay so­la­pa­mien­to al­guno de ne­go­cios ni áreas) y has­ta el nue­vo pre­si­den­te, Yan Shen­jun, se atre­vió a avan­zar an­te la pren­sa es­pa­ño­la que el ob­je­ti­vo es in­cre­men­tar los sa­la­rios.

Es­to es muy re­le­van­te en Ga­li­cia por­que Ur­ba­ser es la pri­me­ra em­pre­sa con­ce­sio­na­ria de ser­vi­cios pú­bli­cos, y cualquier cam­bio afec­ta tan­to a em­plea­dos di­rec­tos (unos 900, se­gún da­tos de la compañía), co­mo a una vein­te­na de gran­des ayun­ta­mien­tos en áreas muy sen­si­bles co­mo la re­co­gi­da de ba­su­ra, la lim­pie­za o el mantenimiento de zo­nas ver­des. Tie­ne con­tra­tos en cua­tro de las sie­te gran­des ciu­da­des (A Co­ru­ña, Lu­go, Santiago y Fe­rrol), en va­rios me­dia­nos (Na­rón, Car­ba­llo, Ames, Vi­la­ba o Re­don­de­la), y un buen nú­me­ro de pe­que­ños. Los em­plea­dos con­sul­ta­dos ase­gu­ran que la di­rec­ción les co­mu­ni­có el cam­bio de pro­pie­ta­rio, pe­ro no ha ha­bi­do otra re­per­cu­sión. En los úl­ti­mos años, la ges­tión de Ur­ba­ser ha pro­vo­ca­do se­ve­ros en­con­tro­na­zos la­bo­ra­les en al­gu­nas de las gran­des ciu­da­des.

Lo cier­to es que aquí un pez chi­co se ha co­mi­do al gran­de. Me­nor en ta­ma­ño, en re­cur­sos y en plan­ti­lla (5.000 em­plea­dos), Chi­na Tian­ying se que­da con Ur­ba­ser en un mo­vi­mien­to que le per­mi­ti­rá ac­ce­der a áreas de ne­go­cio en los que el gru­po asiá­ti­co es­tá muy ver­de, o di­rec­ta­men­te no ha desa­rro­lla­do, co­mo el mantenimiento de es­pa­cios pú­bli­cos o la re­co­gi­da de ba­su­ra (es un ser­vi­cio es­te aún en ma­nos del Es­ta­do). El gru­po tra­ta los re­si­duos di­rec­ta­men­te a tra­vés de 19 plan­tas re­par­ti­das por el norte y el es­te de Chi­na, to­das en ciu­da­des cos­te­ras, y es pio­ne­ra en el aprovechamiento de la ener­gía re­sul­tan­te de la com­bus­tión de la ba­su­ra. De Ur­ba­ser apro­ve­cha­rá una tec­no­lo­gía pun­te­ra que le ha per­mi­ti­do en­trar en ca­si to­dos los con­ti­nen­tes a tra­vés de su am­plia car­ta de ser­vi­cios. Y a Ur­ba­ser, el so­cio le fa­ci­li­ta­rá ac­ce­der a un mer­ca­do que se le re­sis­te: Chi­na. Y es cla­ve, por­que el país más po­bla­do del mun­do tie­ne un se­ve­rí­si­mo pro­ble­ma con sus ba­su­ras y es­tá en pa­ña­les en el desa­rro­llo de gran­des zo­nas ver­des. Tam­bién se­rá un pun­tal pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do afri­cano, por las bue­nas co­ne­xio­nes que tie­ne Chi­na con ese con­ti­nen­te. «To­dos ga­na­mos», dicen en la cú­pu­la es­pa­ño­la de Ur­ba­ser, que se man­tie­ne in­tac­ta. Ha­brá que es­pe­rar pa­ra ver si fi­nal­men­te se cum­ple.

Al com­pra­dor chino, más pe­que­ño que el com­pra­do, Ur­ba­ser le per­mi­te en­trar en nuevas áreas de ne­go­cio

| CEDIDA

Se­de cen­tral de Chi­na Tian­ying a 200 ki­ló­me­tros al norte de Shan­gái. La em­pre­sa cum­pli­rá en breve 20 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.