El orácu­lo muer­de la man­za­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ma­nuel Blan­co

Wa­rren Buf­fett de­ja de la­do su aver­sión a las tec­no­ló­gi­cas y re­fuer­za su po­si­ción en Ap­ple al cua­dri­pli­car sus ac­cio­nes Chi­na, un di­vi­den­do y el iPho­ne 8 po­drían ser las cla­ves de la ope­ra­ción

Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, a Wa­rren Buf­fett, el ter­cer hom­bre más rico del mun­do tras Bill Ga­tes y Aman­cio Or­te­ga, nun­ca le han gus­ta­do de­ma­sia­do las fir­mas tec­no­ló­gi­cas, las pro­ta­go­nis­tas de esa nue­va eco­no­mía que cam­bia­rá el mun­do más pron­to que tar­de. Lo su­yo siem­pre ha si­do in­ver­tir en la in­dus­tria tra­di­cio­nal: em­pre­sas de fe­rro­ca­rri­les, ali­men­tos, ban­cos, en los úl­ti­mos tiem­pos ae­ro­lí­neas... El orácu­lo de Omaha, sin em­bar­go, aca­ba de de­jar de la­do su pro­ver­bial dis­tan­cia res­pec­to de aque­llas com­pa­ñías pa­ra re­for­zar su po­si­ción en una de las más re­pre­sen­ta­ti­vas: Ap­ple.

A tra­vés de Berks­hi­re Hat­ha­way, su bra­zo in­ver­sor, Buf­fett ha cua­dri­pli­ca­do su pre­sen­cia en el gi­gan­te de la man­za­na al com­prar un pa­que­te su­pe­rior a los 42 mi­llo­nes de ac­cio­nes. A fi­na­les de sep­tiem­bre, con­tro­la­ba 15 mi­llo­nes. Al ce­rrar el 2016: 57,3 mi­llo­nes de tí­tu­los. O lo que es lo mis­mo, una par­ti­ci­pa­ción con un va­lor de mer­ca­do hoy de unos 7.800 mi­llo­nes de dó­la­res.

Lo cu­rio­so es que el tam­bién fi­lán­tro­po —en el 2006 anun­ció que do­na­rá el 99 % de su for­tu­na a la fun­da­ción de Bill y Me­lin­da Ga­tes— ac­ti­vó su apues­ta por Ap­ple mien­tras otros co­no­ci­dos ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros co­mo Geor­ge So­ros o Carl Icahn ce­rra­ban po­si­cio­nes en torno a la com­pa­ñía y se des­pren­dían de im­por­tan­tes pa­que­tes ac­cio­na­ria­les.

Tam­po­co es­tá de­ma­sia­do cla­ro que ha­ya si­do el pro­pio Buf­fett quien ha da­do di­rec­ta­men­te el pa­so de in­ver­tir en la fir­ma de la man­za­na, ya que el mi­llo­na­rio ad­mi­tió ha­ce unos me­ses que fue­ron dos de sus hom­bres de con­fian­za, Todd Combs y Ted Wes­chler, quie­nes lo pre­sio­na­ron pa­ra apos­tar fuer­te. Sea co­mo fue­re, pa­re­ce di­fí­cil creer que al­guien con su ins­tin­to in­ver­sor au­to­ri­za­se se­me­jan­te des­em­bol­so sin ver­lo cla­ro. Y más des­pués de un 2016 tor­men­to­so pa­ra la em­pre­sa de Cu­per­tino en el que llegó a per­der 120.000 mi­llo­nes de ca­pi­ta­li­za­ción, con la ac­ción en el en­torno de los cien dó­la­res y los in­ver­so­res du­dan­do de su ca­pa­ci­dad de in­no­var, una se­ña de iden­ti­dad gra­ba­da a fue­go en el ADN de la com­pa­ñía.

¿Y cuá­les son esos ar­gu­men­tos? Por un la­do, la cri­sis de Sam­sung y su Ga­laxy No­te 7 ali­vió

un tan­to la in­con­te­ni­ble pre­sión que el gi­gan­te co­reano apli­ca des­de ha­ce años so­bre Ap­ple. De otro, las reac­ti­va­das ex­pec­ta­ti­vas en Chi­na, don­de la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se pre­vé ga­nar dos pun­tos de cuo­ta de mer­ca­do a cor­to pla­zo. A ma­yo­res, la pro­me­sa de re­ba­ja fis­cal anun­cia­da por Trump ha ali­men­ta­do en­tre los in­ver­so­res la po­si­bi­li­dad de que la com­pa­ñía re­par­ta un di­vi­den­do ex­tra­or­di­na­rio. La úl­ti­ma pa­ta, y qui­zás la más importante, es el lan­za­mien­to del iPho­ne 8 coin­ci­dien­do con el dé­ci­mo aniver­sa­rio del ter­mi­nal que re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do. Los ex­per­tos creen que es­ta efe­mé­ri­de lle­va­rá a la em­pre­sa a echar el res­to y pre­sen­tar lla­ma­ti­vas me­jo­ras, que per­mi­ti­rían ven­der ca­da apa­ra­to por en­ci­ma de los 1.000 dó­la­res.

Una vez más, Buf­fett po­dría ha­ber da­do en el cla­vo. Ha­ce unos días, Gold­man Sachs ele­vó el pre­cio ob­je­ti­vo de la ac­ción de Ap­ple a 150 dó­la­res, muy por de­ba­jo del que el mi­llo­na­rio pa­gó a fi­na­les del 2016.

ILUS­TRA­CIÓN MABEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.