El fu­tu­ro no se fa­bri­ca, se im­pri­me

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Sa­ra Ca­bre­ro

El sec­tor de las im­pre­so­ras 3D mo­ve­rá en un fu­tu­ro cer­cano al­re­de­dor de 14,4 bi­llo­nes de dó­la­res al año Las má­qui­nas ya per­mi­ten rea­li­zar re­cam­bios de pie­zas ro­tas o sacar ali­men­tos

Des­de la pie­za más di­mi­nu­ta has­ta la obra de in­ge­nie­ría más gran­de. Las po­si­bi­li­da­des de las im­pre­so­ras 3D van más allá de lo que po­de­mos ima­gi­nar. De he­cho, se­gui­mos sor­pren­dién­do­nos ca­da vez que se da un nuevo pa­so ha­cia ade­lan­te en es­te campo. Ejem­plo de ello es la piel hu­ma­na que el pa­sa­do mes de enero con­si­guió re­pro­du­cir uno de es­tos apa­ra­tos.

Las im­pre­sio­nes en 3D em­pie­zan a de­jar de ser un hi­to sa­ca­do de la ciencia ficción pa­ra con­ver­tir­se en una he­rra­mien­ta útil pa­ra em­pre­sas y par­ti­cu­la­res. Y aun­que to­da­vía que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer —ac­tual­men­te el mer­ca­do en el que se mue­ve es­te sec­tor es pe­que­ño y es­pe­cí­fi­co y la mayoría de los pro­duc­to­res se mue­ven en ba­se a pro­to­ti­pos—, los ex­per­tos ya han em­pe­za­do a po­ner ci­fras al fe­nó­meno que es­tá por lle­gar. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re, las im­pre­so­ras mo­ve­rán en los pró­xi­mos años a ni­vel mun­dial más de 14,4 bi­llo­nes de dó­la­res al año.

Es­te es el ho­ri­zon­te, pe­ro si mi­ra­mos al pre­sen­te, la reali­dad es que es­ta tec­no­lo­gía ya ha co­men­za­do a ha­cer­se un hue­co en­tre no­so­tros. A pe­que­ña es­ca­la y co­mo un ob­je­to de lu­jo, es­tos in­no­va­do­res apa­ra­tos ofre­cen ya al­gu­nas po­si­bi­li­da­des pa­ra el con­su­mi­dor de a pie. Ju­gue­tes, co­mi­da o pie­zas de ca­sa son los ám­bi­tos en los que por aho­ra es­tán co­se­chan­do más éxi­tos.

Y en es­te campo ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do la em­pre­sa ca­ta­la­na Na­tu­ral Ma­chi­nes, que ha­ce unos años lan­zó al mer­ca­do Foo­di­ni, la pri­me­ra im­pre­so­ra 3D de co­mi­da. En esencia, es­ta má­qui­na per­mi­te pre­pa­rar ali­men­tos con tec­no­lo­gía en tres di­men­sio­nes per­mi­tien­do dar­les cual­quier for­ma. «Nues­tra idea pa­ra el fu­tu­ro es que sea un elec­tro­do­més­ti­co tan co­mún co­mo pue­de ser el horno o el mi­cro­on­das, y pa­ra ello te­ne­mos que ser ca­pa­ces no so­lo de que im­pri­ma, sino de que bá­si­ca­men­te sean ca­pa­ces de co­ci­nar ali­men­tos com­ple­jos», ex­pli­ca Emi­lio Se­púl­ve­da, por­ta­voz de es­ta in­no­va­do­ra com­pa­ñía.

La reali­dad es que la po­pu­la­ri­za­ción de es­tos ar­ti­lu­gios no se pro­du­ci­rá en días. Se­púl­ve­da cree que pa­ra que sea ha­bi­tual en­con­trar­se una im­pre­so­ra en una co­ci­na to­da­vía tie­nen que pa­sar en­tre diez y vein­te años: «Es un re­co­rri­do que lle­va tiem­po, por­que pri­me­ro la gen­te se de­be de ha­bi­tuar a su uso y en­con­trar­le la uti­li­dad. Ade­más, con el tiem­po y a me­di­da que se va­yan fa­bri­can­do nue­vas y me­jo­res pie­zas irán ba­jan­do los cos­tes de su pro­duc­ción y se con­ver­ti­rá en un apa­ra­to más ac­ce­si­ble pa­ra la gen­te».

Uno de los prin­ci­pa­les ases que es­ta tec­no­lo­gía se guar­da en la man­ga tie­ne que ver con la sa­lud y la per­so­na­li­za­ción. Las im­pre­so­ras nos van a per­mi­tir con­tro­lar lo que in­ge­ri­mos y lo que con­for­ma nues­tras re­ce­tas, per­mi­tien­do per­so­na­li­zar los me­nús a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno. «Bá­si­ca­men­te es­tas má­qui­nas son una fá­bri­ca de ali­men­tos en mi­nia­tu­ra, con la di­fe­ren­cia de que la fá­bri­ca es­tá en tu ca­sa y ca­da uno pue­de ele­gir los in­gre­dien­tes con los que se ha­ce ca­da pla­to. Así, el pun­to de par­ti­da de nues­tra ali­men­ta­ción de­ja de ser el pla­to pre­pa­ra­do», ex­pli­ca es­te ex­per­to, que ade­más aña­de que la idea, en el fon­do, es ayu­dar a la gen­te a que pue­da vol­ver a pre­pa­rar la co­mi­da en ca­sa sin te­ner que re­cu­rrir a los pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos y sin te­ner que in­ver­tir mu­cho tiem­po en la ta­rea.

La idea de una fá­bri­ca en mi­nia­tu­ra en ca­sa es la esencia que tam­bién de­fien­de María To­rras, por­ta­voz de En­tre­sD, una de las pri­me­ras em­pre­sas en apos­tar en Es­pa­ña por la dis­tri­bu­ción de es­tos apa­ra­tos. En ac­ti­vo des­de el año 2013, la com­pa­ñía ha de­mos­tra­do en es­tos años que las apli­ca­cio­nes van mu­cho más allá de las pu­ra­men­te in­dus­tria­les, y que to­da­vía hay po­si­bi­li­da­des que hay que en­con­trar.

«El gran pro­ble­ma al que se en­fren­tan aho­ra mis­mo las im­pre­so­ras 3D es que la gen­te de a pie no sa­be di­se­ñar. Sí que hay la po­si­bi­li­dad de des­car­gar­te los ar­chi­vos que otros han subido a la red pa­ra uti­li­zar­los, pe­ro la prin­ci­pal gra­cia de la im­pre­sión 3D es la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­zar to­do y de ha­cer­te las co­sas a me­di­da; y si no sa­be­mos di­se­ñar, po­co po­de­mos per­so­na­li­zar», ex­pli­ca la por­ta­voz de la com­pa­ñía, que con­si­de­ra que una vez su­pe­ra­da es­ta ba­rre­ra, los apa­ra­tos nos van a cam­biar bas­tan­te la vi­da: «A ni­vel do­més­ti­co, va­mos a po­der con­se­guir fá­cil­men­te re­cam­bios de pie­zas que se nos han ro­to; no va­mos a de­pen­der de los pro­vee­do­res pa­ra con­se­guir re­pues­tos y pro­ba­ble­men­te po­da­mos alar­gar la vi­da útil de los ob­je­tos». Lo sa­be de bue­na mano. To­rras po­ne un ejem­plo pa­ra com­pren­der el re­co­rri­do que tie­nen las im­pre­so­ras: «A mis pa­dres se les rom­pió una pie­za muy pe­que­ña de la puerta y los téc­ni­cos les di­je­ron que ya no se fa­bri­ca­ba ese re­cam­bio, la so­lu­ción pa­sa­ba por com­prar una nue­va. De­ci­di­mos di­se­ñar la pie­za e im­pri­mir­la no­so­tros, aho­rran­do un di­ne­ro importante».

A me­di­da que la tec­no­lo­gía avan­ce de­ja­re­mos de fa­bri­car y em­pe­za­re­mos a im­pri­mir.

Los ex­per­tos creen que se con­ver­ti­rán en un pro­duc­to ha­bi­tual en 10 o 20 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.