GA­LI­CIA: UN PAÍS DE MICROEMPRESAS

MÁS DE LA MI­TAD DE LAS EM­PRE­SAS GA­LLE­GAS SON UNIPERSONALES, NO TIE­NEN NIN­GÚN ASA­LA­RIA­DO. LA CI­FRA DE MICROEMPRESAS SE ELEVA HAS­TA EL 96,3 % DEL TO­TAL SI SE ABRE EL FO­CO HAS­TA LAS FIR­MAS CON HAS­TA 9 TRA­BA­JA­DO­RES. ES­TOS EM­PREN­DE­DO­RES RE­CLA­MAN QUE EL MAR­CO L

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ro­sa Es­té­vez

Pe­se a su nú­me­ro, las ayu­das y las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas no atien­den a es­te per­fil em­pre­sa­rial

El mi­ni­fun­dis­mo es uno de esos ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res que ha­ce de Ga­li­cia lo que es. So­mos mi­ni­fun­dis­tas en el cam­po, lo so­mos en el mar, y tam­bién lo so­mos en el mun­do de la em­pre­sa. Se­gún los úl­ti­mos da­tos del Di­rec­to­rio Cen­tral de Em­pre­sas (Dir­ce), de­pen­dien­te del INE, el 96,3 % del te­ji­do eco­nó­mi­co de nues­tra comunidad es­tá in­te­gra­do por microempresas, una eti­que­ta que am­pa­ra a ne­go­cios de has­ta nue­ve tra­ba­ja­do­res. Pe­ro de­ten­gá­mo­nos en es­te da­to, pon­ga­mos so­bre él el fo­co. Si lo ha­ce­mos, com­pro­ba­re­mos que de las 191.588 microempresas ga­lle­gas, so­lo 6.835 tie­nen en­tre seis y nue­ve tra­ba­ja­do­res. Son 18.334 las que cuen­tan con en­tre tres y cin­co em­plea­dos. Las ci­fras se dis­pa­ran si mi­ra­mos a las que sos­tie­nen a una o dos per­so­nas en nó­mi­na: 58.247. ¿Y el resto? Pues el resto, la frio­le­ra de 108.134 fir­mas, no tie­nen nin­gún em­plea­do. Les ha­bla­mos de esos au­tó­no­mos re­sis­ten­tes que se han con­ver­ti­do a sí mis­mos en su em­pre­sa. El da­to es muy si­mi­lar a la me­dia na­cio­nal. Se­gún el Dir­ce, de las 3.282.346 fir­mas que exis­ten en España, 1.823.250 res­pon­den al prin­ci­pio una per­so­na, una em­pre­sa.

El da­to no co­ge por sor­pre­sa a Eduar­do Abad Sa­ba­rís, el pre­si­den­te de UPTA. Ha­ce años que, des­de esa aso­cia­ción, in­ten­tan lla­mar la aten­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes so­bre esa le­gión de pe­que­ños hé­roes anó­ni­mos que son los au­tó­no­mos. Hom­bres y mu­je­res que po­nen to­do su em­pe­ño en ha­cer­se a sí mis­mos, en sa­car ade­lan­te unos ne­go­cios que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, se le­van­tan úni­ca­men­te so­bre sus hom­bros. En ese gru­po es­tá el pin­tor que po­ne co­lor en las pa­re­des de nues­tras vi­das, el pe­que­ño co­mer­cian­te que ape­nas lo­gra des­pe­gar­se de su mos­tra­dor, el di­se­ña­dor grá­fi­co que ha con­ver­ti­do el sa­lón de su ca­sa en su ofi­ci­na a tiem­po com­ple­to. So­bre ellos y so­bre sus men­gua­dos de­re­chos has­ta se han he­cho amar­gos chis­tes. En los úl­ti­mos años, afor­tu­na­da­men­te, se han lo­gra­do al­gu­nas me­jo­ras. «En ma­te­rias de se­gu­ri­da­de so­cial, de pro­tec­ción so­cial, imos avan­zan­do al­go. Pe­ro que­da moi­to por fa­cer, e te­mos aín­da moi­tas asig­na­tu­ras pen­den­tes, so­bre to­do o que ten que ver co co­bro de pen­sións e xu­bi­la­cións», di­ce Eduar­do Abad Sa­ba­rís.

Esa idea se re­pi­te, co­mo un eco, allá don­de hay un au­tó­no­mo. El no po­der co­ti­zar en fun­ción de los in­gre­sos reales es, di­cen la ma­yo­ría de ellos, una de las lo­sas que pe­sa so­bre sus ne­go­cios. Li­brar­se de ella se­ría, ar­gu­men­tan, lo más jus­to, ya que les per­mi­ti­ría mo­ver­se en pa­rá­me­tros se­me­jan­tes a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na. Lo que les ayu­da­ría a me­jo­rar su pre­sen­te y afron­tar con más tran­qui­li­dad el fu­tu­ro.

UN TRA­JE ÚNI­CO

Pe­ro las que­jas de quie­nes ali­men­tan el uni­ver­so de di­mi­nu­tas em­pre­sas so­bre las que se le­van­ta nues­tra eco­no­mía son mu­chas más. Y se re­su­men, bá­si­ca­men­te, en el he­cho de que la Ad­mi­nis­tra­ción, a la hora de dar un pa­so, tien­de a ho­mo­ge­nei­zar y a adop­tar so­lu­cio­nes de am­plio es­pec­tro. Pe­ro el tra­je que le sir­ve a una em­pre­sa con nue­ve tra­ba­ja­do­res o más es po­co pro­ba­ble que pue­da cu­brir las ne­ce­si­da­des de em­pre­sas con uno o dos tra­ba­ja­do­res y una lar­ga lis­ta de co­sas por ha­cer.

Vea­mos, por ejem­plo, qué ocu­rre con los pro­gra­mas de apo­yo y subvenciones que la Ad­mi­nis­tra­ción ofre­ce. Des­de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía, Em­pre­go e In­dus­tria re­co­no­cen que «a maior par­te das axu­das van des­ti­na­das ás pe­mes no seu con­xun­to». Y en esa ca­te­go­ría, la de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, ca­ben des­de ne­go­cios sin em­plea­dos has­ta otros que dan tra­ba­jo a un má­xi­mo de 250 per­so­nas.

La Xun­ta ase­gu­ra, en cual­quier ca­so, que «exis­ten di­fe­ren­tes pro­gra­mas nos que se es­ta­ble­cen con­di­cións es­pe­cí­fi­cas máis axus­ta­das pa­ra as microempresas». En ese ca­pí­tu­lo ci­tan, por ejem­plo, el plan In­no­va Pe­me de la Axen­cia Ga­le­ga de In­no­va­ción. Es es­ta «un­ha ini­cia­ti­va des­ti­na­da a me­llo­rar a in­no­va­ción nas pe­mes e microempresas que esi­xe un in­ves­ti­men­to me­nor nes­te úl­ti­mo ca­so, re­du­cín­do­se dos 150.000 eu­ros que se lle pi­den as pe­mes, aos 100.000 eu­ros no ca­so das microempresas». La can­ti­dad si­gue sien­do as­tro­nó­mi­ca pa­ra la ma­yo­ría de los hom­bre-em­pre­sa que ha­bi­tan nues­tras ca­lles.

El Iga­pe tam­bién ofre­ce una lí­nea es­pe­cí­fi­ca de bo­ni­fi­ca­ción de los gas­tos de fi­nan­cia­ción de los au­tó­no­mos y las microempresas que sean titulares de prés­ta­mos «in­fe­rio­res ou iguais a 25.000 eu­ros». Y la Xun­ta tra­ba­ja en «un­ha no­va li­ña de prés­ta­mos pa­ra apoiar o em­pren­de­men­to, a in­no­va­ción e a in­dus­tria 4.0 nas pe­mes e microempresas ga­le­gas, coa pre­vi­sión de che­gar a máis de cen pro­xec­tos».

Has­ta ahí, los da­tos ofi­cia­les. Unos da­tos que di­bu­jan un mun­do que po­co tie­ne que ver con la reali­dad de las microempresas y los au­tó­no­mos. Es­tos re­co­no­cen que, du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da de sus ne­go­cios, la Ad­mi­nis­tra­ción los acom­pa­ña, les echa una mano. Pe­ro pa­sa­do ese me­dio año, las ayu­das y los mi­mos se aca­ban. Y los em­pren­de­do­res, aún no­ve­les, se dan de bru­ces con una reali­dad hos­til. Con un mun­do en el que ni sus in­gre­sos reales im­por­tan a la hora de pa­sar por la ca­ja de Ha­cien­da, ni las subvenciones con­se­gui­das lle­gan a tiem­po, y has­ta las li­cen­cias y el pa­pe­leo se atas­ca en los len­tos ca­na­les de la burocracia. En ese sen­ti­do, di­ce Eduar­do Abad Sa­ba­rís, las ad­mi­nis­tra­cio­nes me­nos ági­les son las más pró­xi­mas a los ciu­da­da­nos. «É moi fá­cil dar­se de al­ta co­mo au­tó­no­mo ou na Se­gu­ri­da­de So­cial, pe­ro se­gue sen­do moi com­pli­ca­do ob­ter li­cen­za de ac­ti­vi­da­de ou de ocu­pa­ción, que a te­ñen que dar os con­ce­llos. Esa fal­ta de axi­li­da­de res­ta efec­ti­vi­da­de e com­pli­ca a pos­ta en mar­cha dun ne­go­cio».

LOS EM­PREN­DE­DO­RES

Y, a pe­sar de esas tra­bas, el nú­me­ro de microempresas, es­pe­cial­men­te de las más di­mi­nu­tas, cre­ce. Lle­va sien­do así, en Ga­li­cia, des­de el año 2013, cuan­do em­pe­zó a re­cu­pe­rar­se el nú­me­ro de au­tó­no­mos tras la de­ba­cle que, tam­bién en es­te te­rreno, ha­bía su­pues­to la cri­sis. Ese cre­ci­mien­to se debe a la en­tra­da en es­ce­na de una hor­na­da de em­pren­de­do­res que se de­ci­den a em­pren­der su pro­pio ne­go­cio, en mu­chos ca­sos, pa­ra in­ten­tar en­con­trar su hue­co en el mer­ca­do la­bo­ral. Des­de UPTA con­tem­plan es­te es­ce­na­rio con preo­cu­pa­ción. Eduar­do Abad habla, sin du­dar­lo, de la «bur­bu­lla do em­pren­de­men­to». Mu­chos ne­go­cios na­cen sin ha­ber si­do su­fi­cien­te­men­te ma­du­ra­dos y, otros, se hun­den al po­co de po­ner­se en mar­cha, su­mien­do en la de­ses­pe­ra­ción a quie­nes ha­bían em­pe­ña­do en ellos sus úl­ti­mas es­pe­ran­zas. «Hai un da­to irre­fu­ta­ble», di­ce Sa­ba­rís: la ta­sa de mor­tan­dad de los nue­vos ne­go­cios. «O 80 % das no­vas em­pre­sas non su­pe­ran os dous pri­mei­ros anos de vi­da. Ese é un da­to que nos debería fa­cer re­fle­xio­nar», sen­ten­cia. «As po­lí­ti­cas es­tán deseña­das pa­ra fo­men­tar o ini­cio da ac­ti­vi­da­de eco­nó­mi­ca, pe­ro non hai po­lí­ti­cas pa­ra a con­so­li­da­ción da mes­ma», se­ña­la. Y de ahí tan­tos nau­fra­gios que po­drían ser evi­ta­bles. «Pre­ci­sa­mos plans es­pe­cí­fi­cos de con­so­li­da­ción da ac­ti­vi­da­de e, ta­mén, de re­le­vo xe­ra­cio­nal». Y es que «o no­so te­ci­do au­tó­no­mo es­tá in­te­gra­do por un gran nú­me­ro de per­soas de máis de 55 anos. Hai que po­ñer en mar­cha sis­te­mas que fa­ci­li­ten que, can­do se xu­bi­len, os seus ne­go­cios, se fun­cio­nan, si­gan».

Has­ta un 80 % de las em­pre­sas ini­cia­das por em­pren­de­do­res no lo­gran su­pe­rar los dos años de vi­da

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.