LA UE DE­CLA­RA LA GUE­RRA A LA OBSOLESCENCIA PRO­GRA­MA­DA

La Eu­ro­cá­ma­ra quie­re in­cor­po­rar con­ta­do­res de uso a los elec­tro­do­més­ti­cos pa­ra me­dir su vi­da útil Es­tu­dia tam­bién in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra quie­nes ofrez­can pro­duc­tos más du­ra­de­ros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

La UE le ha de­cla­ra­do la gue­rra a la obsolescencia pro­gra­ma­da y quie­re in­cor­po­rar con­ta­do­res de uso pa­ra me­dir la vi­da útil de los elec­tro­do­més­ti­cos. Tam­bién es­tu­dia dar in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra quie­nes ofrez­can pro­duc­tos más du­ra­de­ros.

La «bom­bi­lla cen­te­na­ria» ilu­mi­na des­de ha­ce más de 115 años los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes del si­glo XX y XXI. Ha so­bre­vi­vi­do al hun­di­mien­to del Ti­ta­nic, a las dos gue­rras mun­dia­les, la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na, el desas­tre de Cher­nó­bil, la caí­da del Mu­ro de Ber­lín o el aten­ta­do con­tra las To­rres Ge­me­las en Nue­va York. Lo ha vis­to to­do des­de el cuar­tel de bom­be­ros de Li­ver­mo­re (Ca­li­for­nia), don­de su luz to­da­vía pal­pi­ta las 24 ho­ras del día fren­te a una cá­ma­ra que gra­ba ca­da ins­tan­te de su di­la­ta­da exis­ten­cia.

En 1901, cuan­do la bom­bi­lla fue fa­bri­ca­da, la con­sig­na era fa­bri­car pro­duc­tos du­ra­de­ros. Hoy la Unión Eu­ro­pea es ca­paz de dis­tin­guir has­ta cua­tro ti­pos dis­tin­tos de obsolescencia pro­gra­ma­da, una prác­ti­ca que acor­ta de for­ma ar­ti­fi­cial la vi­da útil de los pro­duc­tos co­mo los mó­vi­les, las lám­pa­ras o in­clu­so los li­bros de tex­to pa­ra in­du­cir al con­su­mo y ge­ne­rar más be­ne­fi­cios a cor­to pla­zo. No es una le­yen­da ur­ba­na ni una teo­ría de la cons­pi­ra­ción, es un pro­ble­ma pa­ra el me­dioam­bien­te y pa­ra el bol­si­llo de los ciu­da­da­nos al que la Eu­ro­cá­ma­ra quie­re po­ner so­lu­ción.

El pa­sa­do mes de ju­lio, el Par­la­men­to Eu­ro­peo (PE) apro­bó una re­so­lu­ción pa­ra pedir a Bru­se­las que ate en cor­to a los fa­bri­can­tes: «Los da­tos su­gie­ren que la vi­da me­dia de cier­tos pro­duc­tos se ha acor­ta­do», ase­gu­ra la ins­ti­tu­ción en re­fe­ren­cia a un es­tu­dio ho­lan­dés que cer­ti­fi­ca un des­cen­so del 20 % de la vi­da útil de los pro­duc­tos des­de el 2000 al 2005. Se­gún un gru­po de ex­per­tos ale­ma­nes, el cos­te pa­ra el usua­rio pue­de al­can­zar los 110 eu­ros al mes. Los mó­vi­les en­ca­be­zan la lis­ta de pro­duc­tos con ma­yor ín­di­ce de re­em­pla­zo. En España se cam­bian a los 21 me­ses de me­dia, aun­que su vi­da útil se alar­ga más allá de los dos años y me­dio.

Es la «obsolescencia de es­ti­lo», mo­ti­va­da por cam­pa­ñas de már­ke­ting que in­du­cen a re­em­pla­zar el ter­mi­nal. «Mi pri­me­ra la­va­do­ra me du­ró 20 años. Aho­ra no lle­gan a los cin­co», se pue­de es­cu­char ha­bi­tual­men­te en los ho­ga­res eu­ro­peos. Los fran­ce­ses, har­tos de te­ner que re­em­pla­zar elec­tro­do­més­ti­cos, re­for­ma­ron la ley en el 2015 pa­ra cas­ti­gar es­tas tram­pas con mul­tas de has­ta 300.000 eu­ros y pe­nas de cár­cel de dos años.

¿Qué pro­po­ne la Eu­ro­cá­ma­ra pa­ra ter­mi­nar con la cul­tu­ra del «usar y ti­rar»? En pri­mer lu­gar, exi­gir a los fa­bri­can­tes unos «cri­te­rios mí­ni­mos de re­sis­ten­cia» más allá del pe­río­do de ga­ran­tía. Pa­ra ello, se su­gie­re la in­cor­po­ra­ción obli­ga­to­ria de «con­ta­do­res de uso» en cier­tos pro­duc­tos co­mo los elec­tro­do­més­ti­cos y una eti­que­ta eu­ro­pea (vo­lun­ta­ria) que apor­te al con­su­mi­dor in­for­ma­ción so­bre la du­ra­bi­li­dad del pro­duc­to, su di­se­ño y opor­tu­ni­da­des de re­pa­ra­ción. «Los con­su­mi­do­res eu­ro­peos ape­nas dis­po­nen de in­for­ma­ción acer­ca de la fiabilidad de los pro­duc­tos», admite el PE. Al me­nos el 77 % de los eu­ro­peos pre­fie­ren arre­glar sus elec­tro­do­més­ti­cos an­tes de lan­zar­se a com­prar uno nue­vo, se­gún el Eu­ro­ba­ró­me­tro. ¿Por qué la ma­yo­ría no sue­len ha­cer­lo? Lar­gos pe­río­dos de re­pa­ra­ción, al­tos cos­tes de las pie­zas de re­cam­bio y com­po­nen­tes im­po­si­bles de des­mon­tar.

Los fa­bri­can­tes se las han in­ge­nia­do pa­ra no de­jar otra sa­li­da al con­su­mi­dor que ex­ten­der la bi­lle­te­ra. La UE co­no­ce to­das las ar­ti­ma­ñas y es­tá dis­pues­ta a es­tu­diar la in­tro­duc­ción de in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra quie­nes ofrez­can pro­duc­tos más du­ra­de­ros, de se­gun­da mano, de al­ta ca­li­dad y fá­ci­les de arre­glar, ade­más de po­ner lí­mi­te al uso de com­po­nen­tes «ina­mo­vi­bles» que obli­gan a re­pa­rar to­do el en­sam­bla­je. «Cuan­do un con­su­mi­dor ve que un pro­duc­to es un 30 % o un 40 % más ba­ra­to, si no sa­be na­da de su vi­da útil, que el apa­ra­to se va a es­tro­pear al ca­bo de dos años en lu­gar de 10, es evi­den­te que ele­gi­rá el pro­duc­to más ba­ra­to», de­nun­cia el eu­ro­dipu­tado eco­lo­gis­ta Pascal Du­rand, pa­ra quien lo más im­por­tan­te es cam­biar la men­ta­li­dad del con­su­mi­dor pa­ra que apues­te por pro­duc­tos más sos­te­ni­bles y du­ra­de­ros. Es la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa ho­lan- de­sa Fairp­ho­ne. To­dos sus mó­vi­les son per­fec­ta­men­te des­mon­ta­bles con un li­ge­ro mo­vi­mien­to de des­tor­ni­lla­dor. Sus com­po­nen­tes pue­den ser sus­ti­tui­dos con fa­ci­li­dad y el pro­pio usua­rio pue­de arre­glar el ter­mi­nal sin te­ner que in­ver­tir lar­gos pe­río­dos de es­pe­ra.

En ese plan alum­bra­do por la Eu­ro­cá­ma­ra tam­bién se in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de crear un sis­te­ma in­de­pen­dien­te pa­ra me­dir la obsolescencia pro­gra­ma­da de los pro­duc­tos e in­tro­du­cir me­di­das di­sua­so­rias pa­ra los fa­bri­can­tes.

TI­RAR O ARRE­GLAR

Los cálcu­los de Bru­se­las in­di­can que alar­gar la vi­da de un pro­duc­to pue­de au­men­tar en un 1 % su va­lor aña­di­do. Pa­ra la eco­no­mía de la UE, eso se tra­du­ce en 6.300 mi­llo­nes de eu­ros de be­ne­fi­cio fren­te a los 1.600 mi­llo­nes que ge­ne­ra un au­men­to del 1 % del con­su­mo. Hay mu­cho te­rreno por ex­plo­tar. Los mó­vi­les, li­bros de tex­to, ju­gue­tes elec­tró­ni­cos o la ro­pa al­can­zan a du­rar tan so­lo dos años de me­dia en la UE fren­te a los tres o cua­tro años de los por­tá­ti­les y bi­ci­cle­tas, los 5 o 6 de las cá­ma­ras y la­va­do­ras y los 7 y 10 de los co­ches, te­le­vi­so­res y ne­ve­ras. Hoy, so­lo el 44 % de esos pro­duc­tos se arre­glan cuan­do su­fren al­gu­na ave­ría o des­per­fec­to, aun dis­po­nien­do de ser­vi­cios que ofre­cen em­pre­sas co­mo Re­ge­ner­sis, pa­ra ase­so­rar al usua­rio a la hora de re­pa­rar los pro­duc­tos. El sec­tor de la re­pa­ra­ción es­tá de ca­pa caí­da. En los Paí­ses Ba­jos han desaparecido 2.000 em­pleos en sie­te años. En Ale­ma­nia, el 13 % de los ta­lle­res de ra­dio y te­le­vi­sión han echa­do el cie­rre en un so­lo año y en Po­lo­nia el nú­me­ro de re­pa­ra­do­res ha caí­do un 16 % en dos años, se­gún ci­fras de la Eu­ro­cá­ma­ra, pe­ro la UE quie­re im­pul­sar su mo­de­lo de ne­go­cio: «Su­pon­dría un po­ten­cial de em­pleo, una con­si­de­ra­ble re­duc­ción de los re­si­duos y la con­ta­mi­na­ción, sin te­ner en cuen­ta la me­jo­ra del po­der ad­qui­si­ti­vo de los con­su­mi­do­res», in­sis­te el PE, preo­cu­pa­do por la pér­di­da de con­fian­za de los ciu­da­da­nos res­pec­to de la so­li­dez de los pro­duc­tos.

El plan alum­bra­do en Bru­se­las tam­bién in­clu­ye crear un sis­te­ma in­de­pen­dien­te pa­ra me­dir la obsolescencia

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.