LA ECO­NO­MÍA QUE LAMINA EL BIEN CO­MÚN

AL­QUI­LE­RES SIN DE­CLA­RAR, PA­GOS SIN FAC­TU­RA, VEN­TAS DE PES­CA­DOS Y MA­RIS­COS EN B, NAR­CO­TRÁ­FI­CO .... EN GA­LI­CIA, EL IM­PAC­TO DE LA ECO­NO­MÍA SU­MER­GI­DA SE DIS­PA­RA EN VE­RANO, AL EX­TRE­MO DE QUE HA­CIEN­DA HA IN­TEN­SI­FI­CA­DO SUS INS­PEC­CIO­NES A LO LAR­GO DE LOS ÚL­TI­MOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Luaña

No lle­gan los tu­ris­tas de va­ca­cio­nes a Ga­li­cia con la in­ten­ción de de­frau­dar a Ha­cien­da, pe­ro a ve­ces sin que­rer, otras por des­co­no­ci­mien­to y al­gu­nas por mi­rar para otro lado, es po­si­ble que sean co­la­bo­ra­do­res ne­ce­sa­rios de un frau­de, el de la eco­no­mía su­mer­gi­da, que en la co­mu­ni­dad pue­de al­can­zar los 14.159 mi­llo­nes de eu­ros, el 26 % del PIB, si se atien­de al úl­ti­mo in­for­me so­bre es­te fe­nó­meno que pu­bli­có en el 2014 el Sin­di­ca­to de Téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (Gest­ha) ti­tu­la­do La eco­no­mía su­mer­gi­da pa­sa fac­tu­ra.

Y es cier­to que se de­frau­da a Ha­cien­da to­do el año, no so­lo en ve­rano, pe­ro las ac­ti­vi­da­des que la Agen­cia Tri­bu­ta­ria per­si­gue en la ac­tua­li­dad en Ga­li­cia, por ser las que acu­mu­lan un vo­lu­men ma­yor de eva­sión de im­pues­tos, es­tán en su ma­yo­ría re­la­cio­na­das con el sec­tor tu­rís­ti­co. O sea, que viene el ve­ra­nean­te y se hos­pe­da en un pi­so que no es­tá de­cla­ra­do a efec­tos fis­ca­les, o en un ho­tel que no le pa­sa la fac­tu­ra; se co­me una ma­ris­ca­da sos­pe­cho­sa­men­te ba­ra­ta y car­ga­da de ri­cos mo­lus­cos que no pa­sa­ron por la lon­ja, y lue­go, al pa­gar, lo ha­ce en efec­ti­vo por­que el due­ño del res­tau­ran­te no ad­mi­te tar­je­tas, lo mis­mo que le pa­só con el ta­xis­ta que lo lle­vó has­ta el lu­gar por­que, de ca­mino, se le es­tro­peó el co­che y lo de­jó en un ta­ller en el que ya le ade­lan­ta­ron que no te­nía por qué pe­dir fac­tu­ra.

El bum de los pi­sos tu­rís­ti­cos es­tá en au­ge. Ade­más de que se co­rre el ries­go de in­flar una bur­bu­ja con los pre­cios de los al­qui­le­res y de que se adue­ñen de los cas­cos his­tó­ri­cos a cos­ta de los ve­ci­nos de to­da la vi­da, la ma­yo­ría no se de­cla­ran —su­pues­ta­men­te es­tán va­cíos o vi­ven en ellos pro­pie­ta­rios que al­qui­lan las ha­bi­ta­cio­nes en ne­gro—, por lo que la Xun­ta de Ga­li­cia aca­ba de pu­bli­car un de­cre­to para re­gu­lar­los y Ha­cien­da ya aper­ci­bió a un mi­llar de pro­pie­ta­rios ga­lle­gos que al­qui­lan pi­sos o ha­bi­ta­cio­nes a tra­vés de webs de in­mo­bi­lia­rias y que no los de­cla­ran. To­do un avi­so a na­ve­gan­tes so­bre el cer­co que ro­dea ya es­te fo­co de eva­sión fis­cal. Ade­más de es­te ras­treo tec­no­ló­gi­co, ese ti­po de frau­des sa­len a la luz en oca­sio­nes por una sim­ple fac­tu­ra de la luz de un in­mue­ble que no de­be­ría con­su­mir por­que, en teo­ría, es­tá va­cío. So­lo con que los mil pi­sos in­ves­ti­ga­dos por Ha­cien­da pa­ga­sen los 56,26 eu­ros que exi­ge la Xun­ta para su le­ga­li­za­ción, ya se­rían al­go más de 56.000 eu­ros que in­gre­sa­rían de gol­pe las ar­cas pú­bli­cas. A ma­yo­res es­ta­ría, por su­pues­to, la tri­bu­ta­ción co­rres­pon­dien­te por ca­da uno de los al­qui­le­res efec­tua­dos.

Ade­más de Ha­cien­da, tam­bién la Axen­cia de Tu­ris­mo de Ga­li­cia reali­zó el año pa­sa­do 266 ins­pec­cio­nes a ne­go­cios tu­rís­ti­cos para ha­cer aflo­rar la eco­no­mía su­mer­gi­da, con vi­si­tas a ho­te­les, al­ber­gues, cám­pings, pen­sio­nes y, so­bre to­do, pi­sos tu­rís­ti­cos. El Clús­ter Tu­ris­mo de Ga­li­cia ci­fra en 30.000 las vi­vien­das de al­qui­ler va­ca­cio­nal que de­be­rían dar­se de al­ta con la en­tra­da en vi­gor, en ma­yo, de un de­cre­to que lue­go fue ava­la­do por el Tribunal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia (TSXG) y que to­da­vía ofre­ce mu­chas in­cóg­ni­tas, por­que la ne­ce­sa­ria re­gu­la­ción del sec­tor no des­pe­ja las du­das so­bre los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do en las cos­tum­bres y pre­fe­ren­cias de los tu­ris­tas, que ha­cen pre­ver una fuer­te re­con­ver­sión en el mo­de­lo de hos­pe­da­je tra­di­cio­nal.

UNA MA­RIS­CA­DA BA­RA­TA

Jun­to al alo­ja­mien­to, el prin­ci­pal gas­to del tu­ris­ta que lle­ga a Ga­li­cia es el de su ma­nu­ten­ción. Y ya se sa­be que la bue­na me­sa es­tá ga­ran­ti­za­da en la co­mu­ni­dad y que el ma­ris­co, el pes­ca­do fres­co y los mo­lus­cos de las rías son una ten­ta­ción de la que a me­nu­do uno se apar­ta por el pre­cio. Pe­ro esa fac­tu­ra se re­ba­ja con­si­de­ra­ble­men­te si los in­gre­dien­tes del pla­to no pa­san por la lon­ja y, por lo tan­to, no fac­tu­ran. Pue­de pa­re­cer exa­ge­ra­do, pe­ro no lo es; el sec­tor cal­cu­la que un 25 % del pes­ca­do fres­co que se co­mer­cia­li­za en Ga­li­cia lo ha­ce por la ca­ja B, de tal ma­ne­ra que si la fac­tu­ra­ción ofi­cial ron­da los 500 mi­llo­nes al año, la can­ti­dad de­frau­da­da as­cien­de a 125 mi­llo­nes, la mis­ma que el Go­bierno cen­tral tie­ne pre­vis­to in­ver­tir en los pró­xi­mos años en el sa­nea­mien­to de Ga­li­cia, con la cons­truc­ción de cua­tro in­fra­es­truc­tu­ras para el tra­ta­mien­to y de­pu­ra­ción de las aguas.

Ins­pec­cio­nes en las lon­jas ga­lle­gas se ha­cen de for­ma dis­cre­cio­nal, pe­ro el año pa­sa­do se pu­so en mar­cha la ope­ra­ción Pié­la­go, que dio vi­si­bi­li­dad a un pro­ble­ma que no es ex­clu­si­vo de Ga­li­cia, pe­ro que tie­ne pro­fun­das raí­ces, so­bre to­do, en las Rías Bai­xas, don­de hay quien di­ce que los be­ne­fi­cios del nar­co­trá- fi­co se que­dan cor­tos an­te los que arro­jan las ven­tas por la puer­ta de atrás de pes­ca­do y ma­ris­co. Fue ha­ce ocho me­ses. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria ins­pec­cio­nó 21 lon­jas de cin­co co­mu­ni­da­des; en­tre ellas, ca­tor­ce ga­lle­gas, y se ras­treó to­da la co­rrea de dis­tri­bu­ción, des­de el ar­ma­dor al mi­no­ris­ta.

En to­tal, se mo­vi­li­za­ron 150 fun­cio­na­rios con el ob­je­ti­vo, co­mo di­jo en su mo­men­to el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, de «aflo­rar una pre­su­mi­ble ac­ti­vi­dad par­cial­men­te su­mer-

gi­da que ya que­dó pa­ten­te en ins­pec­cio­nes an­te­rio­res».

Si ade­más de com­prar­le el ma­ris­co a un fur­ti­vo o a al­gún afi­cio­na­do al lla­ma­do ma­ris­queo de ba­ña­dor, el due­ño del res­tau­ran­te no ad­mi­te el pa­go con tar­je­ta, no es­ta­ría de más ad­ver­tir­le de que con­tar con un TPV o un lec­tor de tar­je­tas es aho­ra obli­ga­to­rio, y de he­cho Ha­cien­da anun­ció que es­te año ex­tre­ma­rá la vi­gi­lan­cia so­bre los establecimientos que exi­gen el pa­go en efec­ti­vo, una vía ha­bi­tual para es­qui­var las obli­ga­cio­nes con el fis­co.

VI­SI­TAS PRE­SEN­CIA­LES

Lo hi­zo cuan­do pre­sen­tó el Plan de Con­trol Tri­bu­ta­rio y Adua­ne­ro 2017. En­ton­ces, el di­rec­tor ge­ne­ral de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, Santiago Me­nén­dez, pu­so el pun­to de mi­ra en los establecimientos en los que es ha­bi­tual pre­gun­tar si con IVA o sin IVA, y si bien de­jó cla­ro que no era un pro­ble­ma de un sec­tor de­ter­mi­na­do, aña­dió que «aún hay al­gún res­tau­ran­te en el cen­tro de las ciu­da­des que no ad­mi­te tar­je­ta», y so­bre ellos es­tá pre­vis­to ac­tuar con vi­si­tas pre­sen­cia­les, ins­pec­cio­nes en los establecimientos y con­tro­les de en­tra­da y re­gis­tro de la ac­ti­vi­dad.

Una vez aco­mo­da­do y con el es­tó­ma­go lleno, el tu­ris­ta ge­ne­ral­men­te quie­re ir a la pla­ya. En Ga­li­cia, si el tiem­po se lo per­mi­te. Y co­mo el ra­yo de sol sa­lió sin avi­sar y el vi­si­tan­te se ti­ró la toa­lla al hom­bro sin pen­sar­lo más, de ca­mino echó de me­nos una si­lla y una go­rra, así que op­tó por en­trar en uno de esos ba­za­res orien­ta­les que hay siem­pre en primera lí­nea de pla­ya para ha­cer­se a buen pre­cio con los ar­tícu­los ne­ce­sa­rios. Y tam­bién ahí, aunque el clien­te sea ajeno al frau­de, se pue­de es­tar es­ta­fan­do al fis­co. Al me­nos si se tie­ne en cuen­ta la cam­pa­ña que lan­zó el año pa­sa­do Ha­cien­da con­tra la eco­no­mía su­mer­gi­da de pro­duc­tos chi­nos, con ins­pec­cio­nes en establecimientos de on­ce co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las, sie­te de ellos lo­ca­li­za­dos en Ga­li­cia. La ope­ra­ción Dra­gón se pu­so en mar­cha por­que ha­bía la sos­pe­cha de que el 70 % de to­das las com­pras y ven­tas en es­tos lo­ca­les se rea­li­za­ban por me­dio de la ca­ja B.

EL FO­CO ME­CÁ­NI­CO

Ha­ce dos años, la Guar­dia Ci­vil em­pren­dió una cam­pa­ña con­tra los ta­lle­res de co­ches que, co­mo el del tu­ris­ta, co­bra­ban las re­pa­ra­cio­nes sin emi­tir fac­tu­ras, y so­bre to­do, con­tra aque­llos que ope­ra­ban sin es­tar da­dos de al­ta, un pro­ble­ma re­cu­rren­te en al­gu­nos pun­tos del país. En­ton­ces se de­tec­ta­ron 148 ne­go­cios ile­ga­les, 16 que no es­ta­ban de­cla­ra­dos y los de­más, con al­gún ti­po de irre­gu­la­ri­dad en un sec­tor en el que el frau­de es­tá bas­tan­te ex­ten­di­do y que su­po­ne una com­pe­ten­cia des­leal muy fuer­te para los que pa­gan sus im­pues­tos, so­bre to­do en unos años de cri­sis en los que el sec­tor del au­to­mó­vil su­frió con es­pe­cial vi­ru­len­cia y que obli­gó a mu­chos lo­ca­les a echar el cie­rre.

Y to­do ello sin men­cio­nar aún los canales tra­di­cio­na­les del frau­de, aque­llos que ya en­tran en el plano de­lic­ti­vo y que, en Ga­li­cia, se aso­cian al con­tra­ban­do de ta­ba­co y al nar­co­trá­fi­co. Sor­pren­den­te­men­te, los da­tos es­ca­sean en es­tas ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas de las que tan­to se ha­bla. En el ca­so de la dro­ga por­que, al tra­tar­se de sus­tan­cias ile­ga­les, no es frau­de a Ha­cien­da, sino un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca y, por lo tan­to, una mer­can­cía que no tie­ne for­ma de en­tra­da le­gal por las adua­nas.

LA DRO­GA EN DA­TOS

Pe­se a ello, cuan­do ha­ce quin­ce años la ma­yor par­te de la co­caí­na en­tra­ba en las bo­de­gas de los bar­cos ba­jo el man­do de pa­tro­nes ga­lle­gos, se cal­cu­la­ba que los trans­por­tis­tas que in­tro­du­cían la dro­ga en las Rías Bai­xas se que­da­ban en­tre el 25 % y el 30 % del be­ne­fi­cio to­tal del ne­go­cio. Te­nien­do en cuen­ta que en el 2003 se con­fis­ca­ron 48.000 ki­los de co­caí­na y 727.000 de ha­chís, y apli­can­do el va­lor al que en­ton­ces es­ta­ban di­chas sus­tan­cias en el mer­ca­do, se cal­cu­la­ron unos be­ne­fi­cios to­ta­les de 13.800 mi­llo­nes de eu­ros de los que los nar­cos ga­lle­gos se lle­va­ban en torno a los 1.500 mi­llo­nes anua­les en di­ne­ro ne­gro. Hoy en día ha­cer esa cuen­ta se­ría im­po­si­ble, da­da la di­ver­si­fi­ca­ción del ne­go­cio del trá­fi­co de dro­gas y la im­po­si­bi­li­dad de con­tro­lar la que se in­tro­du­ce en con­te­ne­do­res, ca­si siem­pre en puer­tos de Le­van­te o An­da­lu­cía.

Y en cuan­to al con­tra­ban­do de ta­ba­co, es una ac­ti­vi­dad ca­si re­si­dual en Ga­li­cia a día de hoy. «Lo da­mos por erra­di­ca­do», di­ce con­ven­ci­do Santiago Ba­lei­rón, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Es­tan­que­ros de Pon­te­ve­dra, que tu­vo que li­diar du­ran­te dé­ca­das con­tra la com­pe­ten­cia des­leal y des­ca­ra­da de quie­nes ven­dían ru­bio de ba­tea a los ojos de to­do el mun­do mien­tras los es­tan­que­ros y sus clien­tes en­tre­ga­ban en im­pues­tos la mi­tad del pre­cio de un ci­ga­rri­llo. Qui­zás Ba­lei­rón eche muy pron­to las cam­pa­nas al vue­lo, pe­ro es cier­to que si en los años 90 el trá­fi­co en las tie­rras de Breo­gán su­po­nía el 15 % del con­tra­ban­do to­tal en Es­pa­ña, en la co­mu­ni­dad ese por­cen­ta­je no lle­ga aho­ra al 5 %. O sea, que si en el 2016 se in­cau­ta­ron 14 mi­llo­nes de ca­je­ti­llas en Es­pa­ña, en Ga­li­cia fue­ron 5.000, lo que su­po­ne un frau­de de 20.000 eu­ros. Cal­de­ri­lla.

JUAN. S. G

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.