Temporalidad, ¿una en­fer­me­dad en­dé­mi­ca?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Al­ber­to Va­que­ro A. Va­que­ro es pro­fe­sor de Eco­no­mía Apli­ca­da. Gru­po GEN de in­ves­ti­ga­ción de la UVi­go.

No hay du­da de que la eco­no­mía es­pa­ño­la mues­tra cier­ta me­jo­ra en re­la­ción al em­pleo. Las ci­fras de ocu­pa­dos y afi­lia­dos van en au­men­to. Pe­ro es­te cam­bio se ba­sa en el nú­me­ro, no en la ca­li­dad del em­pleo, por lo que la si­tua­ción la­bo­ral no re­sul­ta tan po­si­ti­va co­mo al­gu­nos in­sis­ten en se­ña­lar. El pro­ble­ma de la temporalidad si­gue pre­sen­te, lo es­ta­ba an­tes de la cri­sis y lo si­gue es­tan­do, aun­que Es­pa­ña es­té cre­cien­do a un rit­mo su­pe­rior al 3 % en tér­mi­nos de PIB.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea lle­va avi­san­do ha­ce mu­chos años al Go­bierno de Es­pa­ña de la al­ta temporalidad del em­pleo, lo que se es­tá tra­du­cien­do en una ma­yor po­la­ri­za­ción la­bo­ral y sa- la­rial y una me­nor pro­duc­ti­vi­dad, con efec­tos muy im­por­tan­tes en la re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta. Es­ta temporalidad tam­bién ge­ne­ra una me­nor re­cau­da­ción pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas y un pro­yec­to de vi­da per­so­nal y fa­mi­liar más li­mi­ta­do pa­ra los tra­ba­ja­do­res. Es­ta si­tua­ción co­rre el gra­ve ries­go de con­ver­tir­se en es­truc­tu­ral, a no ser que se ac­túe co­rrec­ta­men­te.

¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra co­rre­gir es­ta al­ta temporalidad la­bo­ral? En pri­mer lu­gar hay un cla­ro abu­so de la con­tra­ta­ción tem­po­ral. Es­te ti­po de con­tra­tos de­be­rían li­mi­tar­se a ca­sos muy con­cre­tos, evi­tan­do su ge­ne­ra­li­za­ción y su en­ca­de­na­ción, de­bien­do re­vi­sar su uti­li­za­ción. En se­gun­do lu­gar, re­sul­ta ne­ce­sa­rio se­guir fo­men­tan­do la con­tra­ta­ción in­de­fi­ni­da y fre­nar al­gu­nas ayu­das a la con­tra­ta­ción tem­po­ral, ya que es­tán be­ne­fi­cian­do en ex­ce­so es­te ti­po de em­pleos. Ter­ce­ro, se de­be­ría apos­tar por la fle­xi­se­gu­ri­dad la­bo­ral. Nues­tro país ha si­do un alumno aven­ta­ja­do en fle­xi­bi­li­zar la ofer­ta de tra­ba­jo, pe­ro po­co se ha he­cho pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res. Hay que bus­car la tría­da má­gi­ca: fle­xi­bi­li­dad en ma­te­ria de con­tra­ta­ción, des­pi­dos con una al­ta pro­tec­ción so­cial y una po­lí­ti­ca ac­ti­va de em­pleo que real­men­te fun­cio­ne. Pa­ra ello es pre­ci­so de­di­car, so­bre to­do, más re­cur­sos a la for­ma­ción y no una exi­gua can­ti­dad co­mo se vie­ne ha­cien­do, lo que per­mi­ti­ría me­jo­rar los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y re­du­ci­ría la pre­ca­rie­dad en el em­pleo. Cuar­to, hay que cam­biar, po­co a po­co, nues­tro mo­de­lo pro­duc­ti­vo, que pi­vo­ta en ex­ce­so en ac­ti­vi­da­des es­ta­cio­na­les, con es­ca­so va­lor aña­di­do que, ade­más, no sue­len ne­ce­si­tar de una ex­ce­si­va cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal. Quin­to, se­ría ne­ce­sa­rio au­men­tar el ta­ma­ño me­dio de nues­tras em­pre­sas, pues­to que en nues­tro te­ji­do em­pre­sa­rial pre­do­mi­nan pe­que­ñas em­pre­sas que no siem­pre pue­den ase­gu­rar em­pleos es­ta­bles. En re­su­men, mu­cho por ha­cer si no que­re­mos que se cro­ni­fi­que la temporalidad en el em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.