LOS ZUE­COS DE ELE­NA FE­RRO SON YA UNA TEN­DEN­CIA

Una pie­za de go­ma per­mi­te que la sue­la se do­ble Las in­no­va­do­ras crea­cio­nes de Ele­na Fe­rro cal­zan no­vias, mo­de­los de pa­sa­re­la y via­jan por el mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Rocío Ra­mos

A Ele­na Fe­rro el ofi­cio de zo­quei­ra le vie­ne de fa­mi­lia. El pri­me­ro fue su abue­lo Per­fec­to, que con tre­ce años em­pe­zó el apren­di­za­je. Se lo trans­mi­tió a su hi­jo Al­fon­so y es­te a su vez a su hi­ja Ele­na, que cre­ció en el ta­ller de Mer­za, en Vi­la de Cru­ces, ro­dea­da de ma­de­ras, cue­ro y he­rra­mien­tas. Hoy, gran par­te de la fa­mi­lia tra­ba­ja en el ta­ller y los E-Fe­rro se han con­ver­ti­do en el cal­za­do de mo­da. Ca­da par se rea­li­za a mano, co­mo man­da la tra­di­ción, y con el mi­mo de siem­pre, pe­ro los tiem­pos cam­bian y des­de que Ele­na los vis­te de co­lo­res, ya se han subido a las pa­sa­re­las, cal­za­do a no­vias y son un com­ple­men­to co­di­cia­do.

Es­ta tem­po­ra­da dio un pa­so más y creó los zue­cos fle­xi­bles cum­plien­do así una de­man­da de los clien­tes. Fue­ron seis años de in­ves­ti­ga­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la má­xi­ma co­mo­di­dad y, al­go que preo­cu­pa­ba es­pe­cial­men­te a es­ta ar­te­sa­na, que fue­sen to­tal­men­te im­permea­bles. Y eso en un cli­ma tan llu­vio­so co­mo el ga­lle­go su­po­ne con­se­guir el más al­to es­tán­dar de ca­li­dad. La ma­gia la obra una pie­za de go­ma que une las dos de ma­de­ra que for­man la sue­la y que es lo que per­mi­te que se do­ble. Ele­na Fe­rro ex­pli­ca que «o in­verno pa­sa­do xa os pui­de­mos sa­car por­que xa es­ta­ban lis­tos pe­ro qui­xe­mos pro­ba­los máis por­que a ma­nei­ra de ver o re­sul­ta­do é co uso». Los tes­tó, ex­pli­ca, «un gru­po de xen­te da no­sa con­fian­za». Y aho­ra, pa­sa­das to­das las prue­bas, lle­gan al pú­bli­co.

En el ta­ller de Mer­za y en su tien­da de A Co­ru­ña, en Re­go da Au­ga 4, apun­ta, «te­mos uns mo­de­los de pro­ba, pe­ro ao igual que cal­que­ra ou­tra pe­za pó­de­se pe­dir de en­car­ga». Se pue­de ele­gir mo­de­lo y nú­me­ro, del 34 al 46. «Polo de ago­ra —se­ña­la— te­mos de ho­me e de mu­ller de ta­cón nor­mal e si vai ben os fa­re­mos ta­mén de ta­cón me­dio» y lue­go se­gui­rán con los de ni­ño, que ca­da vez tie­nen más de­man­da.

Es­te ve­rano fue el ter­ce­ro que del ta­ller sa­lie­ron ya san­da­lias que se do­blan, pe­ro no es has­ta aho­ra que la fle­xi­bi­li­dad lle­ga a los zue­cos. Con las san­da­lias, in­di­ca Ele­na Fe­rro, era más sen­ci­llo pe­ro en el zue­co ha­bía que con­se­guir que fue­se es­tan­co y que pe­se a la unión no se co­la­ra ni una go­ta de agua. La co­la, di­ce, fue cru­cial. Se ne­ce­si­ta­ba una ex­tre­ma­da­men­te re­sis­ten­te ca­paz de so­por­tar bien el uso te­nien­do en cuenta que «é al­go que es­tá en cons­tan­te mo­ve­men­to». Una de las di­fe­ren­cias con los mo­de­los tra­di­cio­na­les es que en los fle­xi­bles to­dos los zue­cos lle­van una plan­ti­lla in­te­rior de cue­ro «pa­ra que o pé non no­te esa xun­ta». Una plan­ti­lla que en los mo­de­los tra­di­cio­na­les es op­cio­nal. La ela­bo­ra­ción de los zue­cos fle­xi­bles es más la­bo­rio­sa y eso se tras­la­da al cos­te. Son, apun­ta Fe­rro, unos trein­ta eu­ros más ca­ros que los de sue­la nor­mal.

El le­ma de Ele­na Fe­rro es «ir me­llo­ran­do sem­pre» y ese es el es­pí­ri­tu de sus crea­cio­nes. El di­se­ño tam­po­co de­ja de evo­lu­cio­nar y jue­ga con los co­lo­res, los ti­pos de pie­les y la ma­de­ra. Los ani­mal print con piel de ce­bra son ya un must, igual que el zue­co ro­jo, que es el «zoco es­tre­la», bi­co­lo­res, mo­no­co­lo­res... Co­lor en el cue­ro y tam­bién en la ma­de­ra. Pa­ra es­ta tem­po­ra­da, ex­pli­ca, «es­ta­mos usan­do uns tin­tes no­vos en to­nos pas­tel que son di­fe­ren­tes e máis sua­ves».

Sus crea­cio­nes des­fi­la­ron ya en la Va­len­cia Fas­hion Week y en las pa­sa­re­las de Pa­rís o Bar­ce­lo­na y es­tán pre­sen­tes en las fe­rias de ar­te­sa­nía de to­do el mun­do. La úl­ti­ma en Lon­dres de la mano de Ar­te­sa­nía de Ga­li­cia y en por­ta­das co­mo la úl­ti­ma de The Eco­lo­gist. Pe­ro el es­pí­ri­tu crea­ti­vo de Ele­na Fe­rro no tie­ne freno. A zue­cos y san­da­lias se su­man car­te­ras, lla­ve­ros y al­gu­nos bol­sos. En el 2013 reali­zó un más­ter en Ubri­que or­ga­ni­za­do por Loe­we. Unien­do zue­co y pe­ta­ca de ta­ba­co na­ció un bol­so con fon­do de ma­de­ra alar­ga­do, rí­gi­do ne­gro y gris de­gra­da­do que le­van­tó pa­sio­nes.

| M. SOUTO

Ele­na Fe­rro aña­de a sus in­no­va­do­res di­se­ños el plus de un zue­co con sue­la que se do­bla pa­ra ha­cer­lo más có­mo­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.