Des­pil­fa­rro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

El con­cep­to de es­ca­sez, y la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar me­dios es­ca­sos, es­tá en el cen­tro de bue­na par­te de los es­fuer­zos ana­lí­ti­cos de la co­rrien­te prin­ci­pal de la Eco­no­mía. De he­cho, la de­fi­ni­ción ca­nó­ni­ca de es­ta dis­ci­pli­na, que no sue­le fal­tar en las pri­me­ras pá­gi­nas de los ma­nua­les, la dio el eco­no­mis­ta bri­tá­ni­co Lio­nel Rob­bins ha­cien­do re­fe­ren­cia a ese asun­to: «La Eco­no­mía es la cien­cia que es­tu­dia la con­duc­ta hu­ma­na co­mo una re­la­ción en­tre fi­nes y me­dios li­mi­ta­dos que tie­nen usos al­ter­na­ti­vos».

Sin em­bar­go, des­de ha­ce mu­chas dé­ca­das, no han fal­ta­do eco­no­mis­tas que se apar­ta­ran ra­di­cal­men­te de esa vi­sión, al se­ña­lar que el pro­ble­ma eco­nó­mi­co cen­tral es más bien el con­tra­rio, es de­cir, or­ga­ni­zar la abun­dan­cia y evi­tar la di­la­pi­da­ción de los re­cur­sos. De esa con­cep­ción al­ter­na­ti­va par­ti­ci­pa­ron al­gu­nos des­ta­ca­dos eco­no­mis­tas del pa­sa­do, co­mo J. M. Key­nes, al me­nos en lo que res­pec­ta al aná­li­sis de las cri­sis eco­nó­mi­cas (la so­bre­pro­duc­ción co­mo ele­men­to de quie­bra del sis­te­ma). Pe­ro pro­ba­ble­men­te el au­tor que más ha con­tri­bui­do a di­fun­dir ese plan­tea­mien­to, que po­dría­mos ca­li­fi­car de he­te­ro­do­xo, fue John K. Gal­braith, en obras tan co­no­ci­das co­mo La so­cie­dad opu­len­ta. De él son fa­mo­sas es­tas pa­la­bras: «El cre­ci­mien­to no po­dría ser en­ton­ces un ob­je­ti­vo. La pu­bli­ci­dad y otras ar­tes análo­gas ayu­dan a desa­rro­llar el ti­po de ser hu­mano exi­gi­do por los ob­je­ti­vos del sis­te­ma in­dus­trial: un hom­bre que gas­ta re­gu­lar­men­te su ren­ta y tra­ba­ja re­gu­lar­men­te por­que siem­pre ne­ce­si­ta más». En su re­cién pu­bli­ca­do li­bro El des­pil­fa­rro

de las na­cio­nes (Cla­ve In­te­lec­tual), el pro­fe­sor Al­bino Pra­da se ubi­ca con ro­tun­di­dad en esa tra­di­ción in­te­lec­tual. Cons­trui­da so­bre una ba­se muy ex­ten­sa de lec­tu­ras —de Epi­cu­ro a Ber­trand Rus­sell—, es­te li­bro apli­ca to­do eso a la eco­no­mía con­tem­po­rá­nea, y cons­ti­tu­ye una bue­na apor­ta­ción al ar­gu­men­to de que «vi­vi­mos en un mun­do eco­nó­mi­co atra­pa­do en un dis­pa­ra­ta­do des­pil­fa­rro ca­tas­tró­fi­co, aun­que si­ga con­ven­ci­do de que ges­tio­na la es­ca­sez». Un mun­do en el que, se­gún Pra­da, al mis­mo tiem­po que una bue­na par­te de la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va que­da in­fra­uti­li­za­da, mi­les de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del glo­bo vi­ven por de­ba­jo de las ne­ce­si­da­des vi­ta­les.

Pen­sa­do con una pers­pec­ti­va glo­bal, el li­bro pa­sa re­vis­ta a las prin­ci­pa­les ma­ni­fes­ta­cio­nes de ese «des­pil­fa­rro ca­tas­tró­fi­co»: los pro­ble­mas po­bla­cio­na­les y la hue­lla eco­ló­gi­ca. So­bre am­bos asun­tos se dan da­tos de mu­cho in­te­rés, apun­tan­do ha­cia la idea de los «lí­mi­tes del cre­ci­mien­to». Con in­sis­ten­cia —y ba­sán­do­se en ca­sos co­mo el de Ja­pón, don­de en­tre 1958 y 1991 el PIB real per cá­pi­ta se mul­ti­pli­có por seis, sin ano­tar­se cam­bio al­guno en la sa­tis­fac­ción vi­tal de­cla­ra­da— sos­tie­ne que ha­bría que ale­jar­se de la bús­que­da de un cre­ci­mien­to con­ti­nuo e in­de­fi­ni­do, y apos­tar por una eco­no­mía estacionaria. En sus pa­la­bras: «No es ra­zo­na­ble in­fe­rir que un pro­duc­to cre­cien­te per cá­pi­ta ori­gi­ne un bie­nes­tar per cá­pi­ta tam­bién cre­cien­te. Eso es al­go que no se con­se­gui­rá tra­ba­jan­do y pro­du­cien­do más, sino tra­ba­jan­do y pro­du­cien­do de otra ma­ne­ra».

Ar­gu­men­tos co­mo los de Pra­da obli­gan a en­trar en el de­ba­te acer­ca de la idea de pro­gre­so en el si­glo en que vi­vi­mos. Su prin­ci­pal con­clu­sión es sin du­da po­lé­mi­ca, pe­ro no de­bie­ra pasarse sin más por en­ci­ma de ella. Se­gún él, la prio­ri­dad de nues­tras so­cie­da­des no de­bie­ra ser se­guir cre­cien­do y cre­cien­do, sino or­ga­ni­zar me­jor la dis­tri­bu­ción y aten­der a va­ria­bles co­mo la ca­li­dad de vi­da. Y me­dir de otra ma­ne­ra —in­clu­yen­do esas va­ria­bles cua­li­ta­ti­vas— el pro­pio PIB. Es la vi­sión, muy bien con­ta­da, de un eco­no­mis­ta hu­ma­nis­ta.

| HOW HWEE YOUNG

El cam­bio cli­má­ti­co y la su­per­po­bla­ción son dos de los re­tos de es­ta era eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.