Vuel­ve el plan fo­res­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

Ma­de­ra: ma­te­ria por an­to­no­ma­sia y por eti­mo­lo­gía, ele­men­to que ha­ce aco­ge­do­ras las vi­vien­das y dro­ga que des­pier­ta la pa­sión de los car­pin­te­ros, los eba­nis­tas, los es­cul­to­res y los ar­qui­tec­tos. «Po­ros, ve­tas, círcu­los de dul­zu­ra, pe­so, tem­pe­ra­tu­ra si­len­cio­sa», di­ce Ne­ru­da de la ma­de­ra.

Qué pla­cer po­der ha­blar de ma­de­ra, aho­ra que pa­re­ce obli­ga­to­rio ha­blar de Puig­de­mont y del vi­cio in­fan­til de los na­cio­na­lis­mos: echar la cul­pa a los de­más. Y sin em­bar­go dis­cu­ti­mos so­bre la ma­de­ra co­mo nun­ca por cul­pa de la ca­tás­tro­fe del puen­te del Pilar. Per­der el po­ten­cial ma­de­re­ro de Ga­li­cia se­ría otro golpe a la eco­no­mía de la co­mu­ni­dad cuan­do la de­man­da mun­dial no de­ja de cre­cer, y por eso, des­pués de los fue­gos, vuel­ve a los noticieros el pro­yec­to de nue­vo plan fo­res­tal tan­tas ve­ces pos­ter­ga­do.

Los diag­nós­ti­cos es­tán al al­can­ce de to­dos. Sa­be­mos que la ca­pa­ci­dad ma­de­re­ra ga­lle­ga es­tá las­tra­da por el aban­dono del cam­po y por la dis­per­sión de nues­tros dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de ar­bo­la­do en­tre más de 600.000 pro­pie­ta­rios, me­nos de dos hec­tá­reas por ex­plo­ta­ción. Así es im­po­si­ble ca­pi­ta­li­zar el mon­te, y por eso triun­fa el cul­ti­vo en au­sen­cia. ¿En­con­tra­re­mos for­ma de ha­cer que coope­ren? Las ini­cia­ti­vas ofi­cia­les pa­ra agru­par­los, co­mo las So­for, no han te­ni­do éxi­to, por­que lle­van por de­lan­te una car­ga fis­cal inasu­mi­ble. Pe­ro la coo­pe­ra­ción es el úni­co ca­mino po­si­ble.

Mien­tras pen­sa­mos en li­mi­tar por ley la plan­ta­ción de eu­ca­lip­tos, el Cen­tro de Lou­ri­zán ha desa­rro­lla­do dos va­rie­da­des de ce­re­zos es­pe­cial­men­te adap­ta­das a las con­di­cio­nes ga­lle­gas. Una em­pre­sa cui­da en Ar­zúa más de cien mil ár­bo­les de esa es­pe­cie plan­ta­dos ha­ce ya unos años con vis­tas a la ex­plo­ta­ción de su ma­de­ra, mu­cho más va­lio­sa que la de eu­ca­lip­to. La em­pre­sa arras­tra un his­to­rial de conflictos por la for­ma en que ges­tio­na la so­cie­dad, pe­ro aque­llos ce­re­zos des­plie­gan una lo­za­nía y un vi­gor que in­fun­den es­pe­ran­za. Qui­zá una vi­si­ta a aque­llas ex­ten­sio­nes ani­ma­ra a mu­chos pro­pie­ta­rios a imi­tar la ini­cia­ti­va. No hay me­jor dis­cur­so que el ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.