Ha­ble­mos de los mon­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VENANCIO SALCINES

Lu­go y Ou­ren­se son, con Za­mo­ra, las tres pro­vin­cias más en­ve­je­ci­das de la UE. Na­da más que de­cir. Al­go es­ta­mos ha­cien­do mal o, me­jor di­cho, lo es­ta­mos ha­cien­do mal por no ha­cer na­da. Pa­re­ce que los úni­cos que se mue­ven son nues­tros her­ma­nos cuan­do aga­rran su ma­le­ta y se de­di­can a re­co­rrer el mun­do en bus­ca del ho­gar que aquí les ne­ga­mos. Hay que ha­blar de mu­chas co­sas, y de al­gu­nas ya he­mos em­pe­za­do a ha­blar, pe­ro hay otras que no se de­sean po­ner en­ci­ma de la me­sa y mien­tras no lo ha­ga­mos ten­dre­mos hi­po­te­ca­do el fu­tu­ro de una bue­na par­te del ru­ral de Ga­li­cia. Pien­so en el mon­te ga­lle­go. De­be­mos sa­ber que la ca­de­na de va­lor de la ma­de­ra aglu­ti­na, en Ga­li­cia, a tres mil em­pre­sas, ge­ne­ra 70.000 em­pleos y re­pre­sen­ta el 3,5 % de nues­tro PIB. To­do esto lo ha con­se­gui­do sin el apo­yo de la cla­se po­lí­ti­ca, más bien di­ría que han lle­ga­do has­ta aquí a pe­sar de ella.

¿Sa­be cuán­tas pro­pie­da­des fo­res­ta­les hay en Ga­li­cia? Unas 673.000. ¿Y sa­be cuán­tas de es­tas es­tán su­je­tas a una ges­tión fo­res­tal, es de­cir, es­tán or­de­na­das? Cua­tro mil. Es de­cir, te­ne­mos más de seis­cien­tos mil mon­tes des­or­de­na­dos. Des­pués nos ex­tra­ña­mos por te­ner in­cen­dios. Por cier­to, ¿sa­be dón­de es­tá la gran ma­sa fo­res­tal de eu­ca­lip­to de Ga­li­cia? En el nor­te de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña y en Lu­go. ¿Re­cuer­da qué zo­nas arra­só el fue­go, tan­to en el 2006 co­mo es­te año? El sur de las pro­vin­cias de Pon­te­ve­dra y Ou­ren­se. Aho­ra, que al­guien le pre­gun­te al po­lé­mi­co di­rec­tor xe­ral de Mon­tes dón­de es­tá la ma­yor den­si­dad de bos­que caó­ti­co, el que mi­de diez o quin­ce fe­rra­dos, en don­de plan­ta­ron en su día pino y/o eu­ca­lip­to y al que van a vi­si­tar por ve­rano. ¿Sa­be cuán­tos in­cen­dios hu­bo en el nor­te de Lu­go en aque­llos días de pe­sa­di­lla del 2006? Nin­guno. ¿Y aho­ra? Nin­guno. Los da­tos son su­fi­cien­tes. El que quie­ra se­guir con los ojos ven­da­dos que si­ga, pe­ro los que aman es­ta tie­rra y tie­nen lu­ces su­fi­cien­tes pa­ra ha­blar de fu­tu­ro, que sa­quen el de­ba­te a la luz pública. Ne­ce­si­ta­mos ló­gi­ca eco­nó­mi­ca que ge­ne­re mon­tes or­de­na­dos, y una or­den tam­bién, pe­ro pri­me­ro la ló­gi­ca y es­ta pa­sa por crear ins­tru­men­tos que nos per­mi­tan crear gran­des bos­ques pri­va­dos y di­go gran­des por­que aquí cual­quier ex­ten­sión que su­pere las cin­cuen­ta hec­tá­reas se ob­ser­va enor­me. Y des­pués ha­cer­le la vi­da fá­cil al in­ver­sor. Es­te mis­mo miér­co­les me de­cía un co­no­ci­do em­pre­sa­rio de la ma­de­ra, al que le que­ma­ron un gran mon­te, que lle­va un año es­pe­ran­do a que le den au­to­ri­za­ción pa­ra ir a ta­lar ma­de­ra que­ma­da que se es­tá pu­drien­do en es­pe­ra de que un bu­ró­cra­ta ten­ga a bien acor­dar­se de él. Bas­ta ya. Des­pués le pe­di­re­mos que si­ga in­vir­tien­do en es­ta tie­rra, y se­gu­ro que lo ha­rá, por­que los ga­lle­gos so­mos así, afei­tos a aguan­tar. Con­se­llei­ra, pon­ga or­den.

Al mar­gen de in­efi­cien­cias pú­bli­cas que pro­vo­can per­di­das económicas a nues­tros em­pre­sa­rios, ¿a al­guien le en­tra en la ca­be­za que un al­cal­de ten­ga ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos, si en­cuen­tra a los pro­mo­to­res opor­tu­nos, pa­ra crear ba­rrios en­te­ros y sin em­bar­go no pue­da crear un mon­te? Ma­ña­na lle­ga a uno de nues­tros ayun­ta­mien­tos más des­ha­bi­ta­dos un in­ver­sor y pro­po­ne crear, en el pla­zo de un año, un gran mon­te or­de­na­do, que por es­tar so­me­ti­do a una ges­tión fo­res­tal per­ma­nen­te se­rá fuer­za trac­to­ra de em­pleo, y tie­ne que de­cir­le que no. No hay ins­tru­men­tos pa­ra con­cen­trar tie­rras de sue­lo rús­ti­co con fi­nes fo­res­ta­les. Pa­re­ce evi­den­te que la Con­se­lle­ría do Me­dio Ru­ral ha de mi­rar la le­gis­la­ción ur­ba­nís­ti­ca e ins­pi­rar­se en ella pa­ra fa­ci­li­tar la crea­ción de gran­des ma­sas fo­res­ta­les. Y al­guien di­rá: ‘¿Pa­ra qué?’ ¿Pa­ra que aca­ben en ma­nos de un in­ver­sor? Que aca­ben en ma­nos de al­guien que res­pe­te nues­tra le­gis­la­ción y pun­to. El res­to me da igual, lo que no me de­ja in­di­fe­ren­te es vol­ver a la al­dea de Lu­go de mi es­po­sa, y en­con­trar que allí ya no que­da ni el ve­cino que le re­cor­da­ba dón­de te­nía sus tie­rras.

| MIGUEL SOUTO

La ola de in­cen­dios de es­te mes ha arra­sa­do vi­vien­das y ex­plo­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.