EU­RO­PA CI­ÑE EL GRUE­SO DE LA BRE­CHA SA­LA­RIAL

Is­lan­dia y Ale­ma­nia ya san­cio­nan pa­ra pa­liar el per­jui­cio a las mu­je­res en sus suel­dos Es­pa­ña mi­ra pa­ra otro la­do con un 15 % de di­fe­ren­cia sa­la­rial por gé­ne­ro So­lo en on­ce paí­ses apli­can le­yes pa­ra rom­per el te­cho de cris­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Lau­ra G. del Va­lle

Los paí­ses eu­ro­peos em­pie­zan a mul­tar a las em­pre­sas que dis­cri­mi­nan por ra­zón de gé­ne­ro en la nó­mi­na, sin em­bar­go el te­cho de cris­tal si­gue sien­do una evi­den­cia en ma­te­ria la­bo­ral.

«El tiem­po se aca­bó». El le­ma que mi­les de mu­je­res ha­cen que re­co­rra el mun­do es­tos días mien­tras se ma­ni­fies­tan por una so­cie­dad más igua­li­ta­ria lle­gó es­ta se­ma­na a la ciu­dad sui­za de Da­vos. El en­cla­ve hel­vé­ti­co que ha aco­gi­do el en­cuen­tro eco­nó­mi­co más im­por­tan­te del año ha vis­to có­mo el pre­si­den­te de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau se adue­ña­ba de es­te em­ble­ma pa­ra re­cor­dar las ne­fas­tas con­se­cuen­cias de la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral. Acom­pa­ñó sus pa­la­bras con he­chos y, en un va­lien­te ges­to, cal­cu­ló que ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro apor­ta­ría a su país 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2026.

Aquí don­de Tru­deau ha cla­ma­do por la equi­dad sa­la­rial, en el Vie­jo Con­ti­nen­te, que es más vie­jo que nun­ca si se atien­de a da­tos co­mo que el 44 % de los eu­ro­peos creen que el rol más im­por­tan­te de las mu­je­res es cui­dar de la ca­sa, se em­pie­za ya a mul­tar a aque­llas em­pre­sas que no dis­cri­mi­nan por ra­zón de gé­ne­ro en la nó­mi­na. No. No es el ca­so de Es­pa­ña —don­de las mu­je­res co­bran ca­si un 15 % me­nos que los hom­bres—, ni lo va a ser pron­to. Se en­car­gó de de­jar­lo cla­ro el jue­ves Ma­riano Ra­joy: «No nos me­ta­mos aho­ra en eso», es­pe­tó so­bre ese fa­rra­go­so te­rreno en el que sí han que­ri­do en­trar paí­ses co­mo Is­lan­dia o Ale­ma­nia.

PRE­CE­DEN­TES EFEC­TI­VOS

«Es ne­ce­sa­rio apli­car san­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar que una com­pa­ñía no per­ju­di­ca a una mu­jer por el he­cho de ser­lo. Hay pre­ce­den­tes en otros cam­pos que ava­lan que mul­tar es la úni­ca ma­ne­ra de que real­men­te cam­bien las co­sas. Los ba­res, la gen­te... los fu­ma­do­res cam­bia­ron el chip a par­tir de que em­pe­za­ron a ju­gár­se­la de ver­dad», ex­pli­ca Bea­triz Piñeiro, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Mu­lle­res en Igual­da­de de Pon­te­ve­dra. Piñeiro con­si­de­ra que las me­di­das to­ma­das en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos son bro­tes ver­des en ma­te­ria de igual­dad que pue­den ser­vir de re­vul­si­vo en el res­to del con­ti­nen­te.

Is­lan­dia pue­de pre­su­mir de te­ner mu­je­res gue­rre­ras. Has­ta cua­tro ve­ces han de­ja­do sus tra­ba­jos en los úl­ti­mos 42 años pa­ra pro­tes­tar por una bre­cha sa­la­rial que el Go­bierno ha de­ci­di­do cu­rar, ya que des­de es­te año las com­pa­ñías de más de 25 em­plea­dos de­be­rán ha­cer pú­bli­cos sus sa­la­rios y ga­ran­ti­zar que las re­tri­bu­cio­nes son equi­ta­ti­vas pa­ra hom­bres y mu­je­res. «Es­tá ge­nial es­ta me­di­da, aho­ra bien, es im­por­tan­te que no ha­gan tram­pa en las com­pa­ñías, ya que mu­chas ve­ces con­tra­tan a las mu­je­res pa­ra una ca­te­go­ría la­bo­ral in­fe­rior a la que les co­rres­pon­de», co­men­ta Piñeiro. Sa­be de lo que ha­bla. «Soy mé­di­co y es una reali­dad que hay más mu­je­res que es­tu­dian Me­di­ci­na que hom­bres, pe­ro hay mu­chos más hom­bres je­fes de ser­vi­cio», ex­pli­ca, pa­ra aña­dir: «No in­tere­sa que las mu­je­res as­cen­da­mos pa­ra que no cam­bie­mos la di­ná­mi­ca».

Rom­per el te­cho de cris­tal es, de he­cho, uno de los prin­ci­pa­les hán­di­caps que se en­cuen­tran las mu­je­res cuan­do quie­ren cre­cer en el mer­ca­do la­bo­ral. A pe­sar de que on­ce Es- ta­dos miem­bro cuen­tan con ins­tru­men­tos le­ga­les si­mi­la­res al que apa­re­ce en la Ley de Igual­dad es­pa­ño­la del 2007, en la que se re­co­mien­da que el 40 % de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de las em­pre­sas es­tén re­pre­sen­ta­do por mu­je­res, lo cier­to es que, se­gu­ra­men­te, si echa a un vis­ta­zo a la com­pa­ñía don­de tra­ba­ja, se da­rá cuen­ta de que la reali­dad dis­ta mu­cho de ese por­cen­ta­je. A no ser que se en­cuen­tre us­ted en Fran­cia, Ita­lia, No­rue­ga o Bél­gi­ca, paí­ses que sí apli­can san­cio­nes a las com­pa­ñías que no cum­plan con la cuo­ta pac­ta­da de mu­je­res den­tro del ór­gano di­rec­ti­vo.

TRANS­PA­REN­CIA POR BAN­DE­RA

Los feu­dos de An­ge­la Mer­kel son otro pun­to se­ña­la­do en el ma­pa de aque­llos Es­ta­dos que im­plan­tan me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar que las mu­je­res tie­nen lo que les co­rres­pon­de en sus em­pleos. Pa­ra ello, lo que ha de­ci­di­do Ale­ma­nia es per­mi­tir a las tra­ba­ja­do­ras de com­pa­ñías con más de 200 tra­ba­ja­do­res co­no­cer el suel­do me­dio de sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes que desem­pe­ñen el mis­mo pues­to. Trans­pa­ren­cia se ha di­cho. Y ca­da mu­jer po­drá re­cla­mar, si así lo con­si­de­ra, su de­re­cho a re­ci­bir la mis­ma re­tri­bu­ción que su com­pa­ñe­ro va­rón.

No es pa­ra po­ner­se dra­má­ti­cos, pen­sa­rán al­gu­nos. Ya que si de ex­po­ner da­tos se tra­ta, lo cier­to es que Eu­ros­tat de­mues­tra que la re­duc­ción de la bre­cha sa­la­rial en Eu­ro­pa es real de un tiem­po a es­ta par­te. Pe­ro co­mo se ex­po­ne en el es­tu­dio Ne­go­cian­do por la Igual­dad, de la Con­fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Sin­di­ca­tos, en par­te es­to se de­be no a una me­jo­ra de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las mu­je­res, sino a la par­ti­ci­pa­ción femenina en pues­tos di­rec­ti­vos y al azo­te de la cri­sis, que re­du­jo los sa­la­rios de los hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.