Bit­coin, ¿lu­ces cor­tas o lu­ces lar­gas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Jo­sé Cabanelas Omil e Isa­bel Nei­ra Jo­sé Cabanelas es pro­fe­sor en la U. de Vi­go. Isa­bel Nei­ra es pro­fe­so­ra en la USC.

Los in­ves­ti­ga­do­res en apren­di­za­je hu­mano y los neu­ro­cien­tí­fi­cos plan­tean que el ce­re­bro fun­cio­na ra­zo­na­ble­men­te bien an­te los he­chos in­me­dia­tos, la de­no­mi­na­da on­da cor­ta, pe­ro no es tan efi­cien­te con la per­cep­ción de la trans­for­ma­ción de fon­do, la on­da lar­ga. Las ra­zo­nes pa­re­cen ob­vias, la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie es­ta­ba muy con­di­cio­na­da por la re­so­lu­ción de pro­ble­mas in­me­dia­tos, ali­men­tar­se o ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, en una so­cie­dad avan­za­da los re­tos de fon­do, en­tre ellos, los me­dioam­bien­ta­les, so­cia­les, de go­ber­nan­za, etc., son los que trans­for­man la vi­da de las per­so­nas y es­tos sue­len pa­sar des­aper­ci­bi­dos por­que no im­pac­tan co­mo los li­ga­dos a la on­da cor­ta.

El fe­nó­meno de las crip­to­mo­ne­das pre­sen­ta tam­bién es­tas dos fa­ce­tas. Con las lu­ces cor­tas, el bit­coin se per­ci­be co­mo una «mo­ne­da vir­tual», in­tan­gi­ble y sin so­por­te al­guno, co­mo una gran bur­bu­ja que tar­de o tem­prano ex­plo­ta­rá, in­clu­so co­mo un es­que­ma pi­ra­midal con tram­pa pa­ra in­cau­tos; por otra par­te, la va­ria­bi­li­dad del va­lor del bit­coin acre­cien­ta es­ta sen­sa­ción ya que la mo­ne­da, ade­más de ser­vir de aho­rro, de­be ser a la vez ins­tru­men­to útil pa­ra rea­li­zar transac­cio­nes. Si se en­cien­den las lu­ces lar­gas, el bit­coin sur­ge co­mo res­pues­ta a la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2007 y per­si­gue eli­mi­nar la in­ter­ven­ción de ter­ce­ros, ins­ti­tu­cio­nes, ban­cos cen­tra­les y sis­te­ma fi­nan­cie­ro, in­clui­dos, en la di­ná­mi­ca de una mo­ne­da y evi­tar así los des­ma­nes pa­sa­dos y la crea­ción ar­ti­fi­cial de di­ne­ro fun­cio­nal.

Bit­coin se sos­tie­ne so­bre dos tec­no­lo­gías cen­tra­les, block­chain y dis­tri­bu­ted led­ger tech­no­logy DLT, ade­más de en sis­te­mas com­ple­jos de cálcu­lo que ofre­cen una am­plí­si­ma con­fian­za tec­no­ló­gi­ca. Block­chain, o ca­de­na de blo­ques, ofre­ce una for­ma pa­ra que las par­tes que no son de con­fian­za lle­guen a un acuer­do (con­sen­so) so­bre una his­to­ria di­gi­tal co­mún. DLT po­si­bi­li­ta que las transac­cio­nes se ins­cri­ban en un li­bro di­gi­tal de tal ma­ne­ra que se co­noz­ca el ras­tro de las en­tra­das, sa­li­das y sal­dos. Na­die con­tro­la el sis­te­ma, es to­tal­men­te des­cen­tra­li­za­do y tan so­lo in­ter­vie­nen aque­llos que rea­li­zan una TR, tran­sac­tion re­quest, y unos agen­tes de­no­mi­na­dos mi­ne­ros, la ma­yo­ría chi­nos, que se de­di­can a com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de los re­que­ri­mien­tos pa­ra las transac­cio­nes y rea­li­zar los tra­ba­jos li­ga­dos al bock­chain y DLT. Por ello per­ci­ben un in­cen­ti­vo de­cre­cien­te en bit­coins.

Tra­di­cio­nal­men­te los sis­te­mas de con­fian­za so­cial se ba­san en la que de­po­si­ta­mos so­bre nues­tros igua­les, y aque­lla otra más va­ria­ble, so­bre nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Es­tas úl­ti­mas, co­mo los ban­cos cen­tra­les, re­gu­lan, a ve­ces no tan­to, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Nos en­fren­ta­mos aho­ra a un nue­vo ti­po de con­fian­za y por tan­to a un nue­vo re­to so­cial: ¿Por qué con­fiar en un có­di­go co­mo ba­se de una mo­ne­da? Con­fia­mos en or­de­na­do­res cuan­do vo­la­mos en avio­nes, pa­ra ve­lar por nues­tra sa­lud, pa­ra desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y prác­ti­ca­men­te en to­das las ac­ti­vi­da­des de nues­tra vi­da, sin em­bar­go de­trás de to­da má­qui­na no he­mos si­do ca­pa­ces de des­li­gar la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

¿Tie­ne fu­tu­ro el bit­coin? Di­fí­cil res­pues­ta, ya que no de­pen­de so­lo de la con­fian­za tec­no­ló­gi­ca sino de la con­fian­za eco­nó­mi­ca y so­cial en es­ta, y ahí se en­fren­ta a su gran re­to. Exis­ten mu­chos ele­men­tos a con­si­de­rar pa­ra que la gran trans­fe­ren­cia de con­fian­za eco­nó­mi­ca y so­cial se tras­la­de al bit­coin, en par­ti­cu­lar, el ries­go de que los lo­gros cons­ti­tui­dos por la so­cie­dad del bie­nes­tar pue­dan es­tar en pe­li­gro, la for­ma de pen­sar y es­pe­cial­men­te el po­der cons­ti­tui­do que no va to­le­rar fá­cil­men­te la trans­fe­ren­cia de una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de ese po­der. Pon­ga­mos tam­bién las lu­ces lar­gas pa­ra en­ten­der la trans­for­ma­ción que ya es­tá aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.