EU­RO­PA, A LAS PUER­TAS DE UN MO­MEN­TO CLA­VE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe

El proyecto de cons­truc­ción de Eu­ro­pa se en­cuen­tra a las puer­tas de un mo­men­to cla­ve. Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UdC y ex­pre­si­den­te de la Xun­ta, ana­li­za los re­tos que, pa­ra el con­jun­to de la Unión, su­po­nen el desen­la­ce del «bre­xit» y el bau­ti­za­do co­mo Plan Junc­ker.

Eu­ro­pa afron­ta un mo­men­to de­ci­si­vo. La sa­li­da del Reino Uni­do de la UE ha pues­to so­bre la me­sa va­rias op­cio­nes que ha­brán de de­ter­mi­nar las re­la­cio­nes fu­tu­ras en­tre am­bos so­cios. Acuer­do bi­la­te­ral, de li­bre cam­bio, unión adua­ne­ra, ad­he­sión a la OMC... La de­li­ca­da ne­go­cia­ción tie­ne fe­cha lí­mi­te: el 29 de mar­zo del 2019. Pa­ra­le­la­men­te, el bau­ti­za­do co­mo Plan Junc­ker de­be­rá hi­lar fino pa­ra afron­tar los re­tos de la cohe­sión te­rri­to­rial y los desafíos so­cio­eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos de la Unión

Aun­que re­pre­sen­ta una pro­por­ción ca­da vez me­nor de la po­bla­ción mun­dial (25 % en 1900; y el 6 % en el 2017), Eu­ro­pa si­gue sien­do muy atrac­ti­va tan­to pa­ra sus so­cios co­mo pa­ra el res­to del pla­ne­ta, pues es el ma­yor mer­ca­do úni­co del mun­do y con la se­gun­da mo­ne­da más uti­li­za­da. A pe­sar de los vai­ve­nes de su di­plo­ma­cia y de los in­te­rro­gan­tes so­bre su fu­tu­ro, Eu­ro­pa con­cen­tra el 22 % del PIB mun­dial, pro­yec­tan­do es­ta­bi­li­dad y seguridad a lo lar­go de sus fron­te­ras,

Sin em­bar­go, el ac­tual es­ta­tus eu­ro­peo se de­bi­li­ta por mo­men­tos, de­bi­do a su de­ba­te in­terno y a la acu­mu­la­ción de pro­ble­mas de­ri­va­dos de no sa­ber en­cau­zar y reac­cio­nar an­te al­gu­nos de di­chos in­te­rro­gan­tes. Así las co­sas, la Co­mi­sión Eu­ro­pa pu­bli­có el pa­sa­do año un Li­bro Blan­co so­bre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa en el que se re­fle­xio­na­ba so­bre los cin­co es­ce­na­rios po­si­bles pa­ra el 2025.

Di­chos es­ce­na­rios son los si­guien­tes: a) se­guir igual que has­ta el mo­men­to; b) pro­mo­cio­nar úni­ca­men­te, y con­cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te, en el mer­ca­do úni­co; c) adop­tar la geo­me­tría va­ria­ble, con va­rias es­ca­las de fun­cio­na­mien­to y com­pe­ten­cias; es­to es, los que desean ha­cer más, ha­cen más; d) ha­cer me­nos, pe­ro de for­ma más efi­cien­te; y e) ha­cer mu­cho más, y de ma­ne­ra con­jun­ta.

De es­tos aná­li­sis se po­dría des­pren­der la di­fi­cul­tad de ar­ti­cu­lar pro­po­si­cio­nes con­jun­tas de ca­ra a la de­fi­ni­ción de los nue­vos ob­je­ti­vos, so­bre la de­ter­mi­na­ción de los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes, y so­bre el nue­vo rol de la Co­mi­sión y el Par­la­men­to Eu­ro­peo, en lo que res­pec­ta a la eva­lua­ción y ni­ve­les de cum­pli­mien­to de las ac­cio­nes lle­va­das a ca­bo.

En su­ma, des­pués de la in­te­li­gen­te pro­pues­ta de Jac­ques De­lors, enun­cia­da en el si­glo pa­sa­do, Eu­ro­pa ha es­ta­do an­cla­da en los de­ba­tes so­bre la so­be­ra­nía, el gu­ber­na­men­ta­lis­mo y el fe­de­ra­lis­mo, sin lle­gar a de­can­tar­se por un úni­co sis­te­ma.

An­te es­tas in­cer­ti­dum­bres, los plan­tea­mien­tos ac­tua­les nos obli­gan a cen­trar­nos en dos te­mas de gran en­ver­ga­du­ra. El pri­me­ro, ha­ce re­fe­ren­cia a có­mo abor­dar la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea; y el se­gun­do, ra­di­ca en có­mo afron­tar el de­no­mi­na­do Plan Junc­ker, o los re­tos de la cohe­sión te­rri­to­rial jun­to a los desafíos so­cio­eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos.

En lo que res­pec­ta al pri­me­ro de los te­mas plan­tea­dos, el pi­lo­ta­je po­lí­ti­co re­fe­ri­do a la ne­go­cia­ción con el Reino Uni­do abre mu­chas du­das y nue­vos po­si­bles es­ce­na­rios so­bre los mo­de­los a es­co­ger. Los es­ce­na­rios abier­tos van des­de apos­tar por la in­clu­sión del Reino Uni­do en el Es­pa­cio Eco­nó­mi­co Eu­ro­peo (ti­po No­rue­ga) o por un acuer­do bi­la­te­ral (ti­po Sui­za). Tam­bién se abren otras pers­pec­ti­vas, co­mo sus­cri­bir una unión adua­ne­ra (ti­po Tur­quía), un acuer­do de li­bre co­mer­cio (ti­po Ca­na­dá) o un acuer­do de ad­he­sión a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC), ti­po Chi­na.

Sin du­da al­gu­na, el mo­de­lo eco­nó­mi­co más in­te­gra­do y que ten­dría las me­no­res con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas es el co­rres­pon­dien­te al Es­pa­cio Eco­nó­mi­co, aun­que no es el fa­vo­ri­to de la ciu­da­da­nía in­gle­sa, ya que no po­ne en cues­tión la li­bre cir­cu­la­ción de las per­so­nas e im­pli­ca una par­ti­ci­pa­ción en el pre­su­pues­to de la UE, sin po­seer la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir. El mo­de­lo ti­po Sui­za res­pon­de a un acuer­do bi­la­te­ral ne­go­cia­do, en el que se po­drían man­te­ner los gran­des prin­ci­pios de li­bre cir­cu­la­ción de los ca­pi­ta­les y bie­nes, pe­ro ad­mi­tien­do una res­tric­ción en ma­te­ria de cir­cu­la­ción de per­so­nas. Ello su­pon­drá que el Reino Uni­do aban­do­ne el mer­ca­do co­mún, sien­do el pe­río­do de ne­go­cia­ción muy lar­go y abier­to a mu­chas po­si­bi­li­da­des in­ter­me­dias a lo lar­go de los pró­xi­mos años.

Res­pec­to a los otros mo­de­los, ten­dría­mos lo si­guien­te. El de la unión adua­ne­ra su­pon­dría res­trin­gir la li­bre cir­cu­la­ción de tra­ba­ja­do­res y prohi­bir la cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les. Ten­dría con­se­cuen­cias muy li­mi­ta­ti­vas pa­ra el Reino Uni­do y, so­bre to­do, pa­ra la City. El es­ta­ble­ci­mien­to de un acuer­do de li­bre co­mer­cio res­trin­gi­ría no so­la­men­te la cir­cu­la­ción de bie­nes y ser­vi­cios, ins­tau­ran­do de­re­chos de adua­nas pa­ra cier­tos bie­nes, sino que no ha­bría par­ti­ci­pa­ción del Reino Uni­do en el mer­ca­do úni­co, ni en lo con­cer­nien­te a la cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les. La po­si­bi­li­dad de una sim­ple per­te­nen­cia a la OMC su­pon­dría pa­ra el Reino Uni­do una to­tal so­be­ra­nía; pe­ro, en con­tra­par­ti­da, los de­re­chos de adua­na se aplicarían en la ca­si to­ta­li­dad de los bie­nes y ser­vi­cios, te­nien­do un im­pac­to eco­nó­mi­co muy fuer­te en la eco­no­mía de las is­las.

Aun­que la po­si­ción de la UE es fir­me, por el mo­men­to, ha­brá que pen­sar en ana­li­zar las dis­tin­tas op­cio­nes de­ri­va­das de un soft bre­xit (con­se­cuen­cias li­mi­ta­das) y las de un hard bre­xit (cam­bios ma­yo­res en la Unión Eu­ro­pea). Los úl­ti­mos pa­sos em­pie­zan a mo­di­fi­car la je­rar­quía de las urgencias. Se ha fi­ja­do la fe­cha fi­nal de la tran­si­ción (29 mar­zo del 2019) y em­pie­zan a cru­zar­se do­cu­men­tos de ne­go­cia­ción, aun­que sean a ni­vel muy bá­si­co y con to­nos ge­ne­ra­lis­tas. Por la par­te eu­ro­pea, la per­so­na en­car­ga­da de la ne­go­cia­ción, Mi­chel Bar­nier, ya ha de­cla­ra­do que la prio­ri­dad es man­te­ner el mer­ca­do úni­co y la solidaridad y uni­dad de los eu­ro­peos. Por la par­te bri­tá­ni­ca, se abren di­ver­sas op­cio­nes da­do el ac­tual con­flic­to en­tre par­tes, co­lec­ti­vos y es­ta­men­tos. De ahí las cons­tan­tes pa­ra­do­jas en lo que ata­ñe al pro­ce­so ne­go­cia­dor y las fuer­tes ten­sio­nes en torno a las ten­ta­cio­nes se­pa­ra­tis­tas.

El se­gun­do desafío es la for­mu­la­ción del Plan Junc­ker so­bre las re­gio­nes y áreas pe­ri­fé­ri­cas. Los plan­tea­mien­tos del di­se­ño de las Re­des de Trans­por­tes Eu­ro­peas po­nen en cues­tión los ni­ve­les de co­nec­ti­vi­dad y ac­ce­si­bi­li­dad de las re­gio­nes atlán­ti­cas. Las hi­pó­te­sis in­clui­das en los cua­der­nos de la cohe­sión te­rri­to­rial no con­tri­bu­yen a re­du­cir las dis­pa­ri­da­des te­rri­to­ria­les, al no ga­ran­ti­zar me­ca­nis­mos de ni­ve­la­ción y con­tri­bu­ción que per­mi­tan pa­liar las ac­tua­les de­sigual­da­des. Fi­nal­men­te, los nue­vos desafíos vin­cu­la­dos con los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y la di­gi­ta­li­za­ción po­nen a prue­ba las nue­vas de­pen­den­cias y mar­gi­na­ción de las re­gio­nes pe­ri­fé­ri­cas y atlán­ti­cas fren­te a las re­gio­nes cen­tra­les y mo­to­res del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co eu­ro­peo.

En­tra­mos en la ho­ra de los plan­tea­mien­tos y los desafíos. De­be­mos plas­mar­los de for­ma ri­gu­ro­sa, de in­me­dia­to y con par­ti­ci­pa­ción in­clu­si­va, so pe­na de caer en una nue­va fa­se de atra­so y mar­gi­na­ción. Co­mo siem­pre, la res­pues­ta es de to­dos, pa­ra to­dos y con to­dos.

El «Li­bro Blan­co so­bre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa» re­fle­xio­na so­bre cin­co es­ce­na­rios po­si­bles has­ta el año 2025

FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ LA­XE Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.