DIE­TAS DE­DU­CI­BLES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

Las can­ti­da­des que per­ci­bo en con­cep­to de die­tas de lo­co­mo­ción y ma­nu­ten­ción son de­du­ci­bles?

Se plan­tean mul­ti­tud de du­das en torno a la con­si­de­ra­ción, o no, co­mo ren­di­mien­tos del trabajo de las can­ti­da­des per­ci­bi­das por el tra­ba­ja­dor en con­cep­to de lo­co­mo­ción, ma­nu­ten­ción y es­tan­cia en es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría. Pa­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción los con­si­de­re gas­tos de­du­ci­bles es ne­ce­sa­rio acre­di­tar la reali­dad de los des­pla­za­mien­tos. Una re­cien­te sen­ten­cia del TSJ de Ga­li­cia ha con­si­de­ra­do co­mo gas­tos de­du­ci­bles los gas­tos de des­pla­za­mien­tos dan­do co­mo vá­li­das las fac­tu­ras apor­ta­das que no es­ta­ban a nombre del tra­ba­ja­dor, sino de la em­pre­sa, pe­ro que coin­ci­dían con la cer­ti­fi­ca­ción de la em­pre­sa en la que cons­ta­ta las fe­chas, des­tino, ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, im­por­te y gas­tos de man­te­ni­mien­to y es­tan­cia, en unión de fac­tu­ras y tíc­kets coin­ci­den­tes con los mis­mos.

Dis­po­ne el ar­tícu­lo 17.1, d) de la Ley del Im­pues­to so­bre la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas la su­je­ción de las «die­tas y asig­na­cio­nes pa­ra gas­tos de via­je, ex­cep­to los de lo­co­mo­ción y los nor­ma­les de ma­nu­ten­ción y es­tan­cia en es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría con los lí­mi­tes que re­gla­men­ta­ria­men­te se es­ta­blez­can».

Abor­dan­do la cues­tión des­de la pers­pec­ti­va del fi­nal del pre­cep­to trans­cri­to, es pre­ci­so sub­ra­yar que se ha de acre­di­tar no solo el des­pla­za­mien­to, a lo que sir­ve la cer­ti­fi­ca­ción de em­pre­sa pre­sen­ta­da, sino la reali­dad del mis­mo, que es la co­ne­xión que per­mi­te sen­tar la do­cu­men­ta­ción de gas­tos de ma­nu­ten­ción y es­tan­cia. Pe­ro también y esen­cial­men­te, la razón o mo­ti­vo del mis­mo. En el su­pues­to en­jui­cia­do se die­ron por vá­li­dos los gas­tos por des­pla­za­mien­tos por­que se acre­di­ta­ron la reali­dad de los mis­mos du­ran­te el desem­pe­ño del tra­ba­ja­dor. En cambio, no se in­clu­yen los gas­tos de ma­nu­ten­ción ni es­tan­cia por cuanto no cons­ta nin­gu­na fac­tu­ra emi­ti­da a nombre del tra­ba­ja­dor sino que las fac­tu­ras re­la­ti­vas a los mis­mos es­tán a nombre de la em­pre­sa, y el pro­pio re­cu­rren­te re­co­no­ce que co­rren a car­go de aque­lla por lo que no pro­ce­de su deducción.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to abo­ga­dos y ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.