In­ver­tir en un club no es ren­ta­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

El Real De­cre­to 1251/1999, de 16 de ju­lio, so­bre so­cie­da­des anó­ni­mas de­por­ti­vas sa­lió al res­ca­te de los clu­bes de fút­bol es­pa­ño­les, en su ma­yo­ría en ban­ca­rro­ta. Na­da ha cam­bia­do des­de en­ton­ces. El mal no es pro­pio de Es­pa­ña, sino que es en­dé­mi­co del fút­bol. En es­ta épo­ca en la que Chi­na (y Orien­te Me­dio) rom­pen el mer­ca­do de fi­cha­jes con sa­la­rios ca­si por­no­grá­fi­cos am­pa­ra­dos en au­dien­cias por de­mos­trar, el fút­bol ci­vi­li­za­do se de­ba­te en­tre la cal­cu­la­do­ra y el co­ra­zón (ma­la com­bi­na­ción pa­ra el bol­si­llo, por otra par­te).

Pa­ra in­ten­tar re­gu­lar es­te sin­sen­ti­do, el co­mi­té eje­cu­ti­vo de la UEFA apro­bó de for­ma uná­ni­me el con­cep­to de Jue­go Lim­pio Fi­nan­cie­ro por el bie­nes­tar del fút­bol eu­ro­peo en sep­tiem­bre del 2009. Y le es­tá cos­tan­do lo su­yo que los clu­bes cum­plan, aun­que, al me­nos, ha lo­gra­do que di­ri­gen­tes co­mo Ro­man Abra­mó­vich ha­yan cam­bia­do, en par­te, su men­ta­li­dad. Si en los pri­me­ros tiem­pos, el oli­gar­ca ru­so in­yec­ta­ba in­gen­tes can­ti­da­des a fon­do per­di­do pa­ra col­mar sus an­sias de pal­ma­rés de­por­ti­vo, aho­ra de­be cons­tre­ñir­se por el lí­mi­te sa­la­rial y de gas­to. De he­cho, lo que pre­ten­de la UEFA es que no se gas­te más de lo que se ge­ne­ra. Tan sim­ple. Por el mis­mo surco ha te­ni­do que arar el Pa­ris Saint-Ger­main, vin­cu­la­do al ré­gi­men ca­ta­rí des­de el año 2011 por me­dio de Qa­tar In­vest­ment Aut­ho­rity, el fon­do soberano de in­ver­sión de Ca­tar; lo que lle­va a pre­gun­tar­se si la cru­za­da de la FIFA con­tra los fon­dos de in­ver­sión es real­men­te efec­ti­va... Al me­nos, el or­ga­nis­mo que man­da so­bre el fút­bol eu­ro­peo ha to­ma­do car­tas en el asun­to y tan­to el PSG co­mo el Man­ches­ter City ya han si­do mul­ta­dos por sal­tar­se el fair play fi­nan­cie­ro.

En oca­sio­nes, cuan­do los di­rec­ti­vos tie­nen cla­ro su ob­je­ti­vo eco­nó­mi­co y los de­por­tis­tas, la me­ta fut­bo­lís­ti­ca, el cho­que de tre­nes pa­re­ce ase­gu­ra­do. Los Gla­zer, nor­te­ame­ri­ca­nos es­pe­cia­lis­tas en en­gro­sar su cuen­ta co­rrien­te con en­ti­da­des de­por­ti­vas (po­seen los Tam­pa Bay Buc­ca­neers de la NFL) to­pa­ron en el Man­ches­ter Uni­ted con un am­bi­cio­so Jo­sé Mou­rin­ho que lle­va al ex­tre­mo la in­ver­sión en fi­cha­jes en busca de una gran­de­za per­di­da so­bre el cés­ped. El Uni­ted gas­ta­rá en sa­la­rios 400 de los 650 mi­llo­nes que in­gre­sa­rá es­ta tem­po­ra­da.

Has­ta aho­ra, la fies­ta co­rría por cuen­ta de los ope­ra­do­res de te­le­vi­sión, pe­ro si­guien­do lo anun­cia­do por sus ho­mó­lo­gos en Es­pa­ña, re­vi­sa­rán a la ba­ja el re­par­to del di­ne­ro a los clu­bes por los de­re­chos te­le­vi­si­vos co­rres­pon­dien­tes a los tres pró­xi­mos años (pa­sa­rán de pa­gar 11,5 mi­llo­nes por par­ti­do a 9,2). Mien­tras tan­to, los clu­bes de­ben afron­tar los años de con­tra­to de sus gran­des es­tre­llas y la amor­ti­za­ción de los fi­cha­jes. Ten­drán que bus­car otro mo­do de in­gre­sar di­ne­ro, más allá de la ven­ta del nom­bre de su es­ta­dio.

Vol­vien­do al Man­ches­ter Uni­ted, no le lle­ga­rán con los con­tra­tos ré­cord de 838,5 mi­llo­nes de eu­ros en diez años que per­ci­be de Adi­das por la equi­pa­ción y de 452,5 mi­llo­nes de Che­vro­let co­mo pa­tro­ci­na­dor principal. La ten­den­cia en la Pre­mier Lea­gue pre­mia al club si con­si­gue controlar su gas­to sa­la­rial. El Uni­ted se lle­vó al bol­si­llo 56 mi­llo­nes cuan­do de­di­ca­ba el 45 %, de sus in­gre­sos a los suel­dos y el As­ton Vi­lla per­dió 92 mi­llo­nes cuan­do de­di­có el 85 %. Tam­bién per­die­ron el Chel­sea (97 mi­llo­nes) y Li­ver­pool (23). Las li­gas pro­fe­sio­na­les y ce­rra­das de Es­ta­dos Uni­dos (ada­li­des del lí­mi­te sa­la­rial) se es­can­da­li­za­rían con es­tos por­cen­ta­jes. La con­sul­to­ra De­loit­te con­si­de­ra que la Li­ga más ren­ta­ble es la Ale­ma­na.

En es­te as­pec­to, y en con­tra de lo que su­ce­de con la co­ti­za­ción en Bol­sa, los éxi­tos de­por­ti­vos con­di­cio­nan la eco­no­mía de los clu­bes, ya que el re­par­to del ne­go­cio glo­bal se con­cen­tra en los que ganan (unos po­cos), que al mis­mo tiem­po se ven obli­ga­dos a acu­dir a un mer­ca­do in­fla­cio­nis­ta (pa­ra ellos) y tam­bién a per­ma­ne­cer du­ran­te lar­go tiem­po en el pri­mer pues­to (har­to com­pli­ca­do). Es­to es lo que ha lle­va­do al PSG a in­ver­tir 418 mi­llo­nes (con una tram­pa de 150 mi­llo­nes por Mbap­pé en for­ma de ce­sión con op­ción de com­pra obli­ga­da en el 2019), al Barcelona 414, al Man­ches­ter City 355, al Chel­sea 301 y al Mi­lán 250.

El jue­go lim­pio fi­nan­cie­ro pre­ten­de evi­tar otro res­ca­te ma­si­vo a cuen­ta de las ar­cas pú­bli­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.