GRA­BA­CIÓN EN EL CEN­TRO DE TRA­BA­JO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CONSULTORIO LA­BO­RAL

Ca­ben las gra­ba­cio­nes en el cen­tro de tra­ba­jo?

El Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos ha dic­ta­do una sen­ten­cia so­bre es­te te­ma en la que el em­pre­sa­rio de­ci­dió ins­ta­lar vi­deo­vi­gi­lan­cia: cá­ma­ras tan­to vi­si­bles co­mo ocul­tas. Los em­plea­dos so­lo te­nían co­no­ci­mien­to de las vi­si­bles, que en­fo­ca­ban las sa­li­das del su­per­mer­ca­do, y no fue­ron in­for­ma­dos de las cá­ma­ras en­fo­ca­das a las ca­jas. El fa­llo se­ña­la que la vi­deo­vi­gi­lan­cia en­cu­bier­ta de un em­plea­do en su lu­gar de tra­ba­jo de­be ser con­si­de­ra­da co­mo una im­por­tan­te in­tro­mi­sión en su vi­da pri­va­da. El ar­tícu­lo 5 de la LOPD es­ta­ble­ce que la tra­ba­ja­do­ra te­nía de­re­cho a ser in­for­ma­da «pre­via­men­te de mo­do ex­pre­so, pre­ci­so e inequí­vo­co de la exis­ten­cia de un fi­che­ro o tra­ta­mien­to de da­tos de ca­rác­ter per­so­nal, de la fi­na­li­dad de la re­co­gi­da de es­tos y de los des­ti­na­ta­rios de la in­for­ma­ción».

A pe­sar de ello, los tri­bu­na­les in­ter­nos con­si­de­ra­ron que la me­di­da es­tu­vo jus­ti­fi­ca­da (de­bi­do a las fun­da­das sos­pe­chas de ro­bo), apro­pia­da al ob­je­ti­vo le­gí­ti­mo per­se­gui­do, ne­ce­sa­ria y pro­por­cio­na­da, da­do que no exis­tían otros me­dios igual de efi­ca­ces de pro­te­ger los de­re­chos del em­pre­sa­rio. Es­to fue de­cla­ra­do por el Juz­ga­do de lo So­cial y más tar­de con­fir­ma­do por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, que de­cla­ró es­pe­cí­fi­ca­men­te que la vi­deo­vi­gi­lan­cia en­cu­bier­ta era con­for­me con el ar­tícu­lo 20.3 del ET.

El Tri­bu­nal Eu­ro­peo ob­ser­va que la vi­deo­vi­gi­lan­cia no cum­plía con los re­qui­si­tos de la LOPD y que los de­re­chos del em­pre­sa­rio po­drían ha­ber si­do pro­te­gi­dos por otros me­dios, en es­pe­cial, in­for­man­do pre­via­men­te a las de­man­dan­tes, in­clu­so de una ma­ne­ra ge­ne­ral, so­bre la ins­ta­la­ción del sis­te­ma y do­tán­do­los de la in­for­ma­ción de la LOPD. A pe­sar de ello, el tri­bu­nal en­tien­de que no hay vul­ne­ra­ción de los de­re­chos de la tra­ba­ja­do­ra en el pro­ce­di­mien­to por­que las de­man­dan­tes tu­vie­ron mu­chas opor­tu­ni­da­des de im­pug­nar tan­to la au­ten­ti­ci­dad co­mo el uso del ma­te­rial ob­te­ni­do por esos dis­po­si­ti­vos; y que las gra­ba­cio­nes no eran la úni­ca prue­ba en la que se ba­sa­ron los tri­bu­na­les in­ter­nos pa­ra de­cla­rar la pro­ce­den­cia de los des­pi­dos.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to abo­ga­dos y ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.