Có­mo com­ba­tir la pla­ga del plás­ti­co

Ca­da se­gun­do, más de 200 ki­los de es­te re­si­duo aca­ban en el mar. El tra­ba­jo de con­cien­cia­ción es­tá con­si­guien­do, a un rit­mo aún len­to, que la so­cie­dad apues­te por dar­le una se­gun­da vi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

Des­de la ali­men­ta­ción has­ta la tec­no­lo­gía pa­san­do por la hi­gie­ne o la ener­gía. Si echa­mos un vis­ta­zo a nues­tro al­re­de­dor nos da­re­mos cuen­ta de que es­ta­mos com­ple­ta­men­te in­va­di­dos por el plás­ti­co. El om­ni­pre­sen­te ma­te­rial se ha he­cho im­pres­cin­di­ble pa­ra afron­tar nues­tro día a día y a pe­sar de su im­por­tan­cia en la eco­no­mía de con­su­mo en la que vi­vi­mos in­mer­sos, se­gui­mos sin ser ca­pa­ces de dar con una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra la ges­tión de los re­si­duos que arras­tra con­si­go.

Chi­na se plan­ta­ba a prin­ci­pios de es­te año y de­ci­día de­jar de ser el gran ver­te­de­ro del pla­ne­ta. Has­ta aho­ra, ca­da año iban a pa­rar al gi­gan­te asiá­ti­co mi­llo­nes de to­ne­la­das de re­si­duos plás­ti­cos pro­ce­den­tes de to­do el mun­do. El país com­pra­ba el ma­te­rial en fá­bri­cas de to­das par­tes —prin­ci­pal­men­te de paí­ses desa­rro­lla­dos— pa­ra re­uti­li­zar­los y ali­viar la es­ca­sez de cier­tas ma­te­rias pri­mas. Pe­ro se aca­bó. En el 2016, la re­pú­bli­ca po­pu­lar ad­qui­rió 7,35 mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co, lo que su­pu­so el 55,3 % del to­tal mun­dial, se­gún los da­tos de la ONU. Es­pa­ña tam­bién apor­tó a la cau­sa: nues­tro país en­vió 207.835 to­ne­la­das de es­te re­si­duo. Pe­ro Chi­na ha ce­rra­do el gri­fo y a par­tir de aho­ra ha­brá que bus­car­se un plan B.

Se­gún Green­pea­ce, ca­da se­gun­do, más de 200 ki­los de plás­ti­co son ver­ti­dos en ma­res y océa­nos del mun­do, lo que su­po­ne más de 8 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año. Has­ta el ob­je­to apa­ren­te­men­te más inofen­si­vo con­tri­bu­ye a es­te que­bra­de­ro de ca­be­za mun­dial. Se­gún los ex­per­tos, un bas­ton­ci­llo de los oí­dos tar­da 300 años en de­gra­dar­se, por lo que es me­jor ni pen­sar en ob­je­tos más vo­lu­mi­no­sos y com­ple­jos.

Al­gu­nos es­tu­dios re­cien­tes de­mues­tran que de los 275 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­ción to­tal de ba­su­ra de plás­ti­co que se re­gis­tra­ron en el mun­do, ocho aca­ba­ron di­rec­ta­men­te en el mar. Si no nos po­ne­mos se­rios y la co­sa no cam­bia, en el 2025 la can­ti­dad acu­mu­la­da en las aguas de nues­tro pla­ne­ta po­dría al­can­zar los 155 mi­llo­nes de to­ne­la­das. El mar de plás­ti­co em­pie­za a ser una reali­dad y un pro­ble­ma de gran­des di­men­sio­nes. Pe­ro no to­do es­tá per­di­do.

La con­cien­cia­ción y la edu­ca­ción son las dos ar­mas con las que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ci­clo­plast pre­ten­den en­con­trar un an­tí­do­to con­tra una de las pla­gas del si­glo XXI. Y no van muy des­en­ca­mi­na­dos. El re­ci­cla­do de plás­ti­cos en los ho­ga­res es­pa­ño­les cre­ció un 7,4 % du­ran­te el 2016, con­si­guien­do que ca­da ciu­da­dano re­cu­pe­re 10,3 ki­los de es­te pro­duc­to, ca­si uno más que du­ran­te el año an­te­rior. Los gallegos tam­po­co nos que­da­mos atrás, y du­ran­te el 2016 al­can­za­mos una me­dia de 7,4 ki­los. «Re­ci­cla­mos ca­da año más plás­ti­cos en nues­tros ho­ga­res, pe­ro que­da mar­gen de me­jo­ra en ma­te­ria de pre­ven­ción. Es im­pres­cin­di­ble pa­sar de una eco­no­mía li­neal, don­de se des­per­di­cian plás­ti­cos en los ver­te­de­ros, a una eco­no­mía cir­cu­lar don­de el re­si­duo plás­ti­co se con­vier­te en re­cur­so ma­te­rial o energético», asegura Te­re­sa Mar­tí­nez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ci­clo­plast.

El pri­mer pa­so lo te­ne­mos que dar des­de ca­sa. Se­pa­rar y en­viar los re­ci­pien­tes plás­ti­cos al con­te­ne­dor ama­ri­llo es un pe­que­ño pa­so que pue­de mar­car mu­cho la di­fe­ren­cia. Des­pués de es­te sim­ple ges­to vie­ne to­do lo de­más. En las más de 90 plan­tas re­par­ti­das por to­da Es­pa­ña se se­pa­ran los dis­tin­tos ti­pos de re­si­duos pa­ra des­pués tri­tu­rar­los, la­var­los y ge­ne­rar un nue­vo ma­te­rial que per­mi­ta crear nue­vos pro­duc­tos ce­rran­do así el pro­ce­so de la eco­no­mía cir­cu­lar. De lo que no­so­tros ti­ra­mos a la ba­su­ra con­si­de­ran­do desperdicio na­cen nue­vos ar­tícu­los co­mo pie­zas pa­ra la au­to­mo­ción y el me­na­je, bol­sas de ba­su­ra, bo­te­llas y bi­do­nes, tu­be­ría o in­clu­so ju­gue­tes y pro­duc­tos de ocio.

La apues­ta por I+D es el ca­mino pa­ra con­se­guir po­ner so­lu­ción a aque­llos des­per­di­cios que to­da­vía se es­ca­pan de es­te círcu­lo. Pro­yec­tos co­mo el em­pren­di­do por Ci­clo­plast —en co­la­bo­ra­ción con otras or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor—- de­mues­tran que aún hay mu­cho que ha­cer. Un re­cien­te es­tu­dio de­mos­tró la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar las ca­jas de po­lies­ti­reno ex­pan­di­do (EPS), uti­li­za­das ha­bi­tual­men­te co­mo en­va­se pa­ra al­ma­ce­nar pro­duc­tos fres­cos co­mo el pes­ca­do, en en­va­ses de yo­gur. Y es­to es so­lo una pe­que­ña ac­ción. To­ca sen­tar­se a pen­sar, por­que hay mu­cho en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.