El Pfand, re­ci­cla­je fa­lli­do y lu­cra­ti­vo

So­lo el 30 % de los en­va­ses de agua y zu­mo son re­uti­li­za­bles en el ter­cer país eu­ro­peo que más ba­su­ra pro­du­ce Las de­vo­lu­cio­nes cues­tan al fis­co ale­mán 40 mi­llo­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Bae­lo Ber­lín

Tras una ce­na en ca­sa con los ami­gos, abres la puer­ta del sa­lón y te lo en­cuen­tras lleno de la­tas y bo­te­llas por do­quier. Un es­ce­na­rio de­sola­dor que pa­ra los ale­ma­nes es­con­de una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio des­de el 2003, cuan­do se im­plan­tó el lla­ma­do Pfand: un sis­te­ma de re­ci­cla­je que gra­va las be­bi­das adi­cio­nal­men­te. En­tre 25 y 30 cén­ti­mos por la­ta o bo­te­lla, de­pen­dien­do del ma­te­rial y el ta­ma­ño, que el con­su­mi­dor des­em­bol­sa ca­da vez que hace la com­pra y re­cu­pe­ra des­pués de de­vol­ver el re­ci­pien­te va­cío.

Pe­se a las re­ti­cen­cias de em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos, hoy el Pfand for­ma par­te del día a día de los ale­ma­nes y ge­ne­ra ju­go­sos be­ne­fi­cios. Se­gún un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Ro­land Ber­ger, el 95 % de las la­tas y bo­te­llas va­cías se de­vuel­ven. Eso sig­ni­fi­ca que el 5 % res­tan­te, por va­lor de 175 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, ate­rri­zan en la ba­su­ra por me­ra co­mo­di­dad y en be­ne­fi­cio de las em­bo­te­lla­do­ras y los co­mer­cios.

«In­clu­so con los cos­tes ini­cia­les, a la lar­ga los con­sor­cios sa­can ta­ja­da», ex­pli­ca Hei­ner Be­vers, di­rec­tor de la em­pre­sa Tom­ra. Sus má­qui­nas, equi­pa­das con un es­cá­ner que lee el có­di­go de ba­rras de los re­ci­pien­tes va­cíos pa­ra asig­nar­les el im­por­te co­rres­pon­dien­te que le se­rá re­em­bol­sa­do al con­su­mi­dor en la ca­ja re­gis­tra­do­ra, cues­tan cer­ca de 10.000 eu­ros y aun así no fal­tan en nin­gún hi­per­mer­ca­do.

La par­te más lucrativa es la ges­tión de los re­si­duos. «Mu­chas tien­das ven­den sus bo­te­llas de plás­ti­co va­cías a las em­pre­sas de re­ci­cla­je», re­la­ta Gun­da Ra­chut, de la ase­so­ría Cy­clos. Una to­ne­la­da de te­ref­ta­la­to de po­li­eti­leno, PET por sus si­glas en in­glés, se pa­ga en­tre 400 y 500 eu­ros, con lo que el mar­gen de be­ne­fi­cio es tal, que al­gu­nos co­mer­cios han crea­do sus pro­pias mar­cas em­bo­te­lla­do­ras.

Pa­ra col­mo, el Pfand no ha cum­pli­do su ob­je­ti­vo en Ale­ma­nia, el ter­cer país eu­ro­peo que más ba­su­ra pro­du­ce, con 220 ki­los anua­les per cá­pi­ta. Sal­vo en el ca­so de las la­tas de cer­ve­za, que ca­si han des­apa­re­ci­do de las ca­lles y los par­ques, ya que has­ta el 80 % de la que se con­su­me se ven­de en bo­te­llas de cris­tal re­uti­li­za­ble, en el res­to de las be­bi­das pre­va­le­cen los en­va­ses de un so­lo uso. Es­pe­cial­men­te pa­ra el agua y los zu­mos, de los que ape­nas el 30 % son re­ci­cla­bles.

El com­ple­jo eti­que­ta­do tam­po­co fa­ci­li­ta la ta­rea. La mi­tad de los ale­ma­nes re­co­no­cen te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra dis­tin­guir los en­va­ses de un so­lo uso de aque­llos re­uti­li­za­bles, cu­yo sím­bo­lo es una bo­te­lla y una la­ta ro­dea­das por una fle­cha. Al me­nos des­de el 2006, cuan­do la nor­ma­ti­va se im­plan­tó en to­do el te­rri­to­rio fe­de­ral, los usua­rios pueden de­vol­ver los en­va­ses y re­ci­bir el di­ne­ro que les co­rres­pon­de en cual­quier co­mer­cio in­de­pen­dien­te­men­te de don­de los ad­qui­rie­ron. Has­ta ese mo­men­to, más del 20 % de to­das las la­tas y bo­te­llas iban a pa­rar a la ba­su­ra.

No obs­tan­te, lo que a prio­ri su­pu­so un avan­ce, con el tiem­po ge­ne­ró un va­cío le­gal que las ma­fias no tar­da­ron en apro­ve­char. Las gran­des su­per­fi­cies apli­can al Pfand el IVA, a di­fe­ren­cia de las pe­que­ñas. Con lo cual, si uno com­pra una bo­te­lla en un co­mer­cio de ba­rrio, a 25 cén­ti­mos, y acu­de a de­vol­ver­la a un su­per­mer­ca­do, en el que le dan 30, es­tá ga­nan­do 5. En el 2015, la re­vis­ta Ca­pi­tal re­ve­ló la exis­ten­cia de gru­pos or­ga­ni­za­dos que acu­dían varias ve­ces al día a de­vol­ver unos 5.000 re­ci­pien­tes, ha­cien­do per­der al fis­co has­ta 40 mi­llo­nes ca­da año.

La es­tra­te­gia de re­ci­cla­je, que se ha con­so­li­da­do co­mo una for­ma de in­gre­sos pa­ra los co­lec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos del país, tam­bién se em­plea en paí­ses del en­torno co­mo Di­na­mar­ca, Bél­gi­ca o Aus­tria. Por eso, mu­chos se pre­gun­tan si no con­ven­dría uni­fi­car sis­te­mas en la UE pa­ra crear una suer­te de eu­ro­bo­te­lla que pu­die­ra ad­qui­rir­se en Es­pa­ña y de­vol­ver­se en Fran­cia, por ejem­plo. «Ame­na­za­ría a los mé­to­dos exis­ten­tes en ca­da país, que fun­cio­nan bien», son de ges­tión pri­va­da y re­sul­tan muy ca­ros de sus­ti­tuir, ar­gu­men­ta Ger­hard Kots­chik, de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción del Medio Am­bien­te.

P. BAE­LO

RE­CO­GI­DA DE EN­VA­SES. La de­vo­lu­ción de en­va­ses se ha con­so­li­da­do co­mo una for­ma de in­gre­sos pa­ra los co­lec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos del país. Por ca­da re­ci­pien­te va­cío se pa­ga en­tre 25 y 30 cén­ti­mos.|

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.