EUROLATÓN RE­NA­CE CON UNA APUES­TA POR LA DI­VER­SI­FI­CA­CIÓN

Tras la muer­te de su fundador, la fir­ma se rein­ven­tó es­pe­cia­li­zán­do­se en el pro­duc­to a me­di­da y de ca­li­dad Hoy fa­bri­can ma­ni­llas de di­se­ño pa­ra gran­des ho­te­les y tor­ni­llos mi­li­mé­tri­cos pa­ra im­plan­tes den­ta­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. Al­fon­so

Eurolaton es de esas em­pre­sas que ha con­se­gui­do rein­ven­tar­se pa­ra se­guir ade­lan­te. Pa­ra ade­cuar­se a los nue­vos mer­ca­dos que de­ja una cri­sis eco­nó­mi­ca, pa­ra su­pe­rar la muer­te de su fundador y pa­ra salir de un con­cur­so de acree­do­res. Por to­do eso ha pa­sa­do es­ta fir­ma, ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad de Cal­das, en los úl­ti­mos años. Y de to­do ello ha con­se­gui­do salir re­for­za­da. El se­cre­to, ex­pli­ca su ge­ren­te En­ri­que Vi­lla­ver­de, es­tá en ha­ber bus­ca­do la di­ver­si­fi­ca­ción y un nue­vo mer­ca­do en el que se va­lo­ra­ran las for­ta­le­zas de la em­pre­sa: ser pun­te­ra en tec­no­lo­gía y con­tar con mano de obra cua­li­fi­ca­da. Hoy fa­bri­can des­de los herrajes que se es­tán co­lo­can­do en los ho­te­les Ma­rriot de Mé­xi­co has­ta im­plan­tes den­ta­les. Y es­tán pen­san­do ya en dar el pa­so a las pró­te­sis ma­xi­lo­fa­cia­les.

Vi­lla­ver­de y tres tra­ba­ja­do­res se hicieron car­go de la fir­ma, jun­to con el gru­po fa­mi­liar San­ta­ma­ría, cuan­do tu­vo lu­gar el con­cur­so de acree­do­res. En­ton­ces, Eurolaton era un gi­gan­te con una fá­bri­ca en China y cen­tros de dis­tri­bu­ción en Ale­ma­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Ar­gen­ti­na. Si la em­pre­sa se mar­chó al con­ti­nen­te asiá­ti­co pa­ra des­lo­ca­li­zar la pro­duc­ción, hoy es­tá ha­cien­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio. «En China non po­de­mos fa­cer pe­zas coa ca­li­da­de que fa­ce­mos aquí, nin coa mes­ma rapidez», ex­pli­ca Vi­lla­ver­de.

UN CAM­BIO DE ESTRATEGIA

Des­de el prin­ci­pio, los nue­vos so­cios de la em­pre­sa tu­vie­ron cla­ro que se ha­cía pre­ci­so un cam­bio de estrategia. «O fe­rra­xe é un sec­tor moi li­ga­do á cons­tru­ción e nos vi­mos afec­ta­dos de cheo, o mer­ca­do bai­xou moi­to», aña­de. A ello hay que su­mar­le la irrup­ción de las gran­des ca­de­nas en el mer­ca­do, que con­tri­bu­ye­ron a es­tan­da­ri­zar el pro­duc­to y a pe­lear­se por el pre­cio. Eurolaton no qui­so en­trar ahí y, po­co a po­co, fue bus­can­do nue­vos es­pa­cios. «Orien­tá­mo­nos a clien­tes que bus­ca­ran máis a ex­clu­si­vi­da­de, coma os gran­des es­tu­dos de ar­qui­tec­tu­ra», ex­pli­ca. A ellos les ofrecen la po­si­bi­li­dad de di­se­ñar­les pro­duc­tos en ex­clu­si­va o la de, sim­ple­men­te, con­fec­cio­nar sus di­se­ños a me­di­da. Su­yos son los herrajes que apa­re­cen en los ho­te­les Ma­rriot de Mé­xi­co y tam­bién han rea­li­za­do una oferta pa­ra con­fec­cio­nar los que se ins­ta­la­rán en los cru­ce­ros Ritz, que es­tá cons­tru­yen­do Ba­rre­ras, y otra pa­ra un edi­fi­cio di­se­ña­do por Nor­man Fos­ter. «Es­ta xen­te o que bus­ca é ex­clu­si­vi­da­de e iso non llo po­den dar en China. Hai moi pou­ca xen­te que ofre­za o mes­mo ca nós», con­clu­ye Vi­lla­ver­de.

| MARTINA MISER

La pro­duc­ción en Eurolaton es­tá muy me­ca­ni­za­da y es su­per­vi­sa­da cons­tan­te­men­te por ope­ra­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.