NA­TA­LIA SEOA­NE, «MA­NA­GER» DEL HO­TEL GRAN ME­LIÁ DE MAR DE PAL­MA

Es de Sa­da. Se lla­ma Na­ta­lia Seoa­ne, tie­ne 34 años y di­ri­ge en Pal­ma de Ma­llor­ca dos de los me­jo­res ho­te­les de Es­pa­ña, el Gran Me­liá de Mar y el Gran Me­liá Vic­to­ria. Fue ca­ma­re­ra an­tes que di­rec­to­ra, sir­vió co­pas los fi­nes de se­ma­na mien­tras es­tu­dia­ba en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Jo­sé Ma­nuel Pan

Ha­ce muy po­co les con­tó a los alum­nos del Cen­tro Su­pe­rior de Hos­te­le­ría de Ga­li­cia que cuan­do ella es­tu­dia­ba en las mis­mas au­las, tra­ba­ja­ba du­ro los fi­nes de se­ma­na: «Les di­je que fui ca­ma­re­ra de bo­das, bau­ti­zos y co­mu­nio­nes. Tra­ba­ja­mos pa­ra la BBC», son­ríe. Tam­bién pu­so co­pas en El Chi­rin­gui­to y en Mue­lle 33, dos lo­ca­les de Sa­da, don­de na­ció ha­ce 34 años. «Es­ta­ba en la uni­ver­si­dad por la se­ma­na y de vier­nes a do­min­go tra­ba­ja­ba. Así, sie­te me­ses al año du­ran­te cin­co años». Los ve­ra­nos se iba fue­ra, de prácticas. Diez años des­pués, Na­ta­lia Seoa­ne Pin­tos di­ri­ge dos de los me­jo­res ho­te­les de lu­jo de Es­pa­ña, los Gran Me­liá de Pal­ma de Ma­llor­ca. «Soy la ge­ne­ral ma­na­ger del Gran Me­liá de Mar y tam­bién es­toy al fren­te del Gran Me­liá Vic­to­ria, que di­ri­gí los úl­ti­mos dos años, aun­que es­ta­mos a la es­pe­ra de un nue­vo di­rec­tor pa­ra el Vic­to­ria». Los Gran Me­liá son la mar­ca pre­mium de la em­pre­sa, son ho­te­les de cin­co es­tre­llas de gran lu­jo. «El Vic­to­ria es uno de los bu­ques in­sig­nia de la com­pa­ñía. Un ho­tel con más de 100 años de his­to­ria en Pal­ma de Ma­llor­ca, don­de ade­más es­tán las ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas y don­de re­si­de tam­bién la fa­mi­lia Es­ca­rrer, pro­pie­ta­ria de Me­liá Ho­tels In­ter­na­tio­nal», ex­pli­ca Na­ta­lia, que de­rro­cha pa­sión al ha­blar de su tra­ba­jo: «Es­to te tie­ne que gus­tar. Tie­nes que te­ner un ni­vel de ex­ce­len­cia muy al­to, pe­ro so­bre to­do de­bes te­ner vo­ca­ción de ser­vi­cio. Eso es lo pri­me­ro».

—Di­ce que se ne­ce­si­ta pa­sión pa­ra di­ri­gir un gran ho­tel.

—Sí. A mí me gus­ta mu­cho mi tra­ba­jo. Ten­go 34 años y lo que quie­ro aho­ra es apren­der, ad­qui­rir ex­pe­rien­cia, con­so­li­dar­me en un pues­to co­mo es­te, que ba­jo mi pun­to de vis­ta es el má­xi­mo pa­ra un di­rec­tor. Gran Me­liá de Mar es miembro del ex­clu­si­vo gru­po de ho­te­les Lea­ding Ho­tels of the World y so­lo hay 375 ho­te­les de es­te ti­po en el mun­do. La pa­sión del di­rec­tor va más allá, yo mu­chas ve­ces pa­so por de­lan­te del Vic­to­ria y me emo­ciono, to­da­vía no me creo que yo lo ha­ya di­ri­gi­do du­ran­te los úl­ti­mos dos años. Es al­go es­pec­ta­cu­lar.

—¿Có­mo es tra­ba­jar en los ho­te­les Gran Me­liá?

—To­dos los Me­liá son gran­des ho­te­les, pe­ro los Gran Me­liá son de lu­jo, un pro­duc­to en el que siem­pre se pi­de lo me­jor. Pa­ra di­ri­gir un ho­tel co­mo es­te se exi­ge en­ten­der la cul­tu­ra de ser­vi­cio. Tie­nes que es­tar en con­ti­nua for­ma­ción, pa­ra ti y pa­ra tu pro­pio equi­po. Te­ner co­no­ci­mien­tos con­ta­bles, de psi­co­lo­gía, de le­gis­la­ción, de li­de­raz­go y ges­tión de equi­pos. Siem­pre tie­nes que ir un po­co por de­lan­te.

—¿Có­mo se di­ri­ge un ho­tel de gran lu­jo?

—Es di­ver­ti­do. No hay nin­gún día igual a otro. Tie­nes que es­tar pen­dien­te de to­do, tan­to de las co­sas gran­des co­mo de las pe­que­ñas. En un ho­tel de es­ta ca­te­go­ría no pue­de ha­ber fa­llos, to­do tie­ne que ser per­fec­to.

—¿El clien­te siem­pre tie­ne la ra­zón?

—Sí, pe­ro has­ta un pun­to. Lo que sí es cier­to es que siem­pre tra­ta­mos de bus­car una al­ter­na­ti­va a cual­quier pro­ble­ma que sur­ja. In­ten­ta­mos en­con­trar una so­lu­ción.

—Es un tra­ta­mien­to es­pe­cial.

—Es que son clien­tes especiales. Te­ne­mos un de­par­ta­men­to que se de­di­ca a mi­mar a los clien­tes, a co­no­cer­los en pro­fun­di­dad pa­ra su­pe­rar sus ex­pec­ta­ti­vas. Des­de que re­ser­van ya nos po­ne­mos a in­ten­tar co­no­cer sus pre­fe­ren­cias, sus aler­gias, sus co­mi­das pre­fe­ri­das, las ac­ti­vi­da­des que les gus­tan, el ti­po de ca­ma que les ape­te­ce. Si un clien­te quie­re pa­re­des ro­sas en la ha­bi­ta­ción, pues per­fec­to. Eso ya nos ha pa­sa­do. No hay pro­ble­ma, lo or­ga­ni­za­mos pa­ra sa­tis­fa­cer al clien­te.

—¿Cuán­do us­ted es clien­ta en un ho­tel es tam­bién exi­gen­te?

—Buff. Mu­chí­si­mo. No pa­ra exi­gir lu­jos, pe­ro soy una pe­sa­di­lla por­que me fi­jo en to­do.

| J. M. PAN

Na­ta­lia Seoa­ne, en El Chi­rin­gui­to de Sa­da, su vi­lla na­tal, a la que acu­de siem­pre que pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.