LA MO­DA DE LOS INSECTOS LLE­GA A LOS SUPERMERCADOS ES­PA­ÑO­LES

Al­gu­nos supermercados han co­men­za­do a ven­der insectos co­mo ali­men­to, una fuen­te de pro­teí­na que ya for­ma par­te de la die­ta de más de 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

Mien­tras la po­bla­ción del mun­do cre­ce a un rit­mo in­sos­te­ni­ble pa­ra los re­cur­sos del pla­ne­ta, los ex­per­tos se han pues­to ma­nos a la obra pa­ra tra­tar de bus­car al­ter­na­ti­vas que ga­ran­ti­cen a lar­go pla­zo que los ciu­da­da­nos de to­do el mun­do si­gan te­nien­do al­go que lle­var­se a la bo­ca. Y en es­te em­pe­ño, los insectos van ga­nan­do la par­ti­da. Ham­bur­gue­sas de gu­sano, gri­llos tos­ta­dos con ce­bo­lla o es­cor­pio­nes ba­ña­dos en cho­co­la­te son so­lo una pe­que­ña par­te del me­nú que se abre an­te no­so­tros. Los bi­chos son la gran apues­ta del fu­tu­ro de la ali­men­ta­ción y em­pie­zan a ser el pre­sen­te en los li­nea­les de al­gu­nos supermercados es­pa­ño­les, que ya per­mi­ten me­ter es­tas de­li­ca­te­sen en los ca­rri­tos de la com­pra.

Uno de los que más es­fuer­zos ha pues­to en la in­tro­duc­ción de es­tos pro­duc­tos en el me­nú ha si­do la ONU, que en los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en una de las gran­des de­fen­so­ras de la cau­sa. La Or­ga­ni­za­ción de Naciones Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) ase­gu­ra que los insectos son fuen­te de pro­teí­na bá­si­ca en la die­ta de más de 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas e in­ci­de en que es­tos se­res tie­nen un gran po­ten­cial —to­da­vía por ex­plo­tar— co­mo ali­men­to y co­mo pien­so. «Los se­res hu­ma­nos ya con­su­men en el mun­do más de 1.900 es­pe­cies de insectos sien­do los más usa­dos los es­ca­ra­ba­jos, las oru­gas, las abe­jas, las avis­pas, las hor­mi­gas, los sal­ta­mon­tes, los gri­llos y las lan­gos­tas, que, por ejem­plo, tie­nen más con­te­ni­do en hie­rro que la car­ne de va­cuno», ase­gu­ra­ban en un extenso in­for­me que ha ser­vi­do pa­ra que mu­chos paí­ses se ha­yan sen­ta­do a dis­cu­tir có­mo abrir la puer­ta en su le­gis­la­ción a la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos nue­vos ali­men­tos en las es­tan­te­rías de sus supermercados. Por­que la reali­dad es que has­ta ha­ce unos po­cos me­ses, po­ner un pu­ña­do de gu­sa­nos en el pla­to era una prác­ti­ca com­pli­ca­da en mu­chos te­rri­to­rios. En la UE, por ejem­plo, hu­bo que es­pe­rar has­ta el 1 de enero pa­ra que se abrie­ra la ve­da. La úl­ti­ma le­gis­la­ción so­bre nue­vos ali­men­tos apro­ba­da por los je­fes del Vie­jo Con­ti­nen­te, y que en­tra­ba en vi­gor a prin­ci­pios del 2018, in­cluía por pri­me­ra vez a los insectos co­mo ali­men­to en to­da la Unión Eu­ro­pea.

Las pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas de los insectos han si­do, pro­ba­ble­men­te, una de las ra­zo­nes que han pro­pi­cia­do dar el úl­ti­mo pa­so a los más re­ti­cen­tes. Se­gún va­rios es­tu­dios, 100 gra­mos de po­llo apor­tan 22 gra­mos de pro­teí­na, mien­tras que la mis­ma can­ti­dad de gri­llos apor­tan a nues­tro or­ga­nis­mo 43. «En com­pa­ra­ción con la car­ne de va­cuno, cer­do y po­llo, el con­te­ni­do de pro­teí­nas que con­tie­nen los insectos es ge­ne­ral­men­te si­mi­lar, pe­ro es­tos úl­ti­mos tie­nen más áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos y po­seen ma­yor con­te­ni­do de mi­ne­ra­les co­mo el hie­rro y el zinc», ex­pli­ca Ar­nold van Huis, ca­te­drá­ti­co de En­to­mo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen (Paí­ses Ba­jos) y uno de los gran­des ex­per­tos del mun­do en la ma­te­ria.

Es­te pro­fe­sor ho­lan­dés ase­gu­ra que los insectos pue­den cul­ti­var­se a pe­que­ña es­ca­la en gran­jas o en gran­des ins­ta­la­cio­nes de cría in­dus­tria­li­za­das. «Hay mu­chí­si­mas ven­ta­jas me­dioam­bien­ta­les en la cría de insectos en com­pa­ra­ción con la pro­duc­ción ga­na­de­ra. En pri­mer lu­gar, se re­quie­re me­nos tie­rra y agua, las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro son más ba­jas, los insectos pue­den trans­for­mar sub­pro­duc­tos or­gá­ni­cos de ba­jo va­lor en co­mi­da o ali­men­to de ca­li­dad y con­ver­tir­se en un ali­men­to efi­cien­te y ba­ra­to pa­ra otros animales», aña­de.

NUE­VOS NE­GO­CIOS

Los úl­ti­mos avan­ces de es­te sec­tor —que cada vez ge­ne­ra me­nos re­cha­zo en­tre los con­su­mi­do­res— es­tán ani­man­do a mu­chos em­pren­de­do­res a co­mer­cia­li­zar al­go que has­ta aho­ra re­sul­ta­ba im­pen­sa­ble. Un ejem­plo de ello son Lu­cía Due­ñas, Pa­tri­cia Drag­hi­ci y An­der Mén­dez, tres jó­ve­nes de Bilbao que ven­den insectos cu­bier­tos de cho­co­la­te ba­jo la mar­ca Khao Thai. «A cual­quier per­so­na que, sin te­ner co­no­ci­mien­to pre­vio, le cuen­tes que vas a em­pe­zar a ven­der insectos lo pri­me­ro que pien­sa es que te fal­ta un her­vor», ex­pli­ca Mén­dez, que ase­gu­ra que su pro­yec­to sur­gió des­pués de un via­je a Tai­lan­dia en­tre tres ami­gos: «Allí es al­go tí­pi­co, lo pro­ba­mos y fue un im­pac­to. Des­cu­bri­mos que era una ex­pe­rien­cia muy exó­ti­ca y en cuan­to en Es­pa­ña se per­mi­tió la co­mer­cia­li­za­ción, de­ci­di­mos lan­zar­nos y traer has­ta aquí un tro­ci­to de la ex­pe­rien­cia más exó­ti­ca que no­so­tros vi­vi­mos en nues­tro via­je». La ma­te­ria pri­ma con la que han mon­ta­do su ne­go­cio —gu­sa­nos, sal­ta­mon­tes y es­cor­pio­nes— la con­si­guen di­rec­ta­men­te de pro­vee­do­res tai­lan­de­ses, «gran­jas exac­ta­men­te igua­les a las que en­con­tra­mos aquí de otro ti­po de animales, con sus con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas y mu­chos con­tro­les».

An­der Mén­dez cree que las prin­ci­pa­les ba­rre­ras que tie­nen que de­rrum­bar son cul­tu­ra­les: «Es­tán ri- cos y des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­ti­vo son muy bue­nos. Ade­más, son to­tal­men­te se­gu­ros y for­man par­te de la ali­men­ta­ción de mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do; lo que pa­sa es que en Eu­ro­pa to­da­vía te­ne­mos que rom­per los pre­jui­cios cul­tu­ra­les que te­ne­mos con res­pec­to a los bi­chos». Ya lo hi­ci­mos an­tes con otros ali­men­tos. Es po­si­ble que el que se co­mió el pri­mer per­ce­be o la pri­me­ra cen­to­lla sin­tie­ra la mis­ma re­pul­sa que sen­ti­mos hoy al me­ter­nos un in­sec­to a la bo­ca.

ILUS­TRA­CIÓN: MABEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.