BOARDFY CREA UN RAS­TREA­DOR DE PRE­CIOS PA­RA LAS EM­PRE­SAS

La me­jor «star­tup» ga­lle­ga del año ras­trea las os­ci­la­cio­nes de la com­pe­ten­cia, aler­ta a sus clien­tes y les per­mi­te con­tra­ata­car au­to­má­ti­ca­men­te con un clic

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Ha­ce ya ca­si cua­tro años que Fer­nan­do Gó­mez em­pe­zó a in­tuir que al­go pa­sa­ba en In­ter­net con los pre­cios. Que en su con­trol es­ta­ba la mi­ga, que ha­bía que es­tar aten­tos. De­di­ca­do al pu­ro y du­ro e-com­mer­ce, de­tec­tó con sor­pre­sa que de­ter­mi­na­dos ar­tícu­los que nor­mal­men­te se ven­dían con mu­cha fa­ci­li­dad, de­ja­ban de re­pen­te de ven­der­se. ¿Qué pa­sa­ba? Que los com­pe­ti­do­res ha­bían ba­ja­do sus pre­cios. Que el clien­te, siem­pre des­leal, se lar­ga­ba con el me­jor.

Pa­ra lle­gar a es­ta con­clu­sión, Gó­mez y su equi­po lle­va­ron a ca­bo una pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción ma­nual, pe­ro pron­to se die­ron cuen­ta que es­ta di­ná­mi­ca —com­pro­bar uno a uno los mo­vi­mien­tos de la com­pe­ten­cia— era un au­tén­ti­co tra­ba­jo de chi­nos, así que, sin per­der un mi­nu­to más, se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra desa­rro­llar una he­rra­mien­ta que lo hi­cie­se por ellos. La pri­me­ra be­ta se en­gen­dró en el 2015: «Si a no­so­tros nos es­tá pa­san­do eso —re­cuer­da que pen­sa­ron—, le tie­ne que es­tar pa­san­do del mis­mo mo­do a un mon­tón de gen­te, y no so­lo en Es­pa­ña, tam­bién en el res­to de paí­ses». La re­fle­xión cam­bió el plan­tea­mien­to, y en lu­gar de en­fo­car su pro­gra­ma­ción a una com­pa­ñía con­cre­ta, de­ci­die­ron re­pen­sar­la co­mo SaaS, un ti­po de apli­ca­ción que se ofre­ce a tra­vés de In­ter­net pa­ra ser usa­da por clien­tes dis­tin­tos.

La so­lu­ción fue pre­sen­ta­da co­mo Boardfy un año más tar­de a Co­nec­tor Star­tup, en Bar­ce­lo­na, don­de re­ci­bió su pri­mer ba­lón de oxí­geno en for­ma de in­yec­ción eco­nó­mi­ca: 60.000 eu­ros a los que en­se­gui­da se su­ma­ron otros 125.000 de VíaGa­li­cia. Fue en la ca­pi­tal ca­ta­la­na don­de Gó­mez co­no­ció a la se­gun­da pie­za del tán­dem, La­vin Luis, des­de en­ton­ces co­fun­da­dor y res­pon­sa­ble de ven­tas. «A par­tir de ahí, em­pe­za­mos a tra­ba­jar en la pri­me­ra ron­da de in­ver­sión, por­que sin di­ne­ro no po­día­mos avan­zar —re­la­ta—. Y en el 2017 ce­rra­mos con el Ban­co Sa­ba­dell 235.000 eu­ros a tra­vés de BS­tar­tup10». Avan­za­ron, por lo tan­to, por una pa­ra­le­la do­ble vía: por un la­do, es­ta par­ti­ci­pa­ción y, por otro, la de la cuar­ta edi­ción de VíaGa­li­cia. «Es­ta ace­le­ra­do­ra, ade­más de ayu­dar a los pro­yec­tos que es­tán em­pe­zan­do, es­tá ge­ne­ran­do un eco­sis­te­ma de star­tups que tie­ne un va­lor in­cal­cu­la­ble —in­sis­te en des­ta­car Gó­mez—. Con el tiem­po, ha­brá un cli­ma más pro­pen­so a mon­tar es­te ti­po de em­pre­sas, y las gran­des fir­mas ga­lle­gas em­pe­za­rán a ver en ellas un alia­do im­por­tan­te. Y creo que VíaGa­li­cia es­tá plan­tan­do en es­ta co­mu­ni­dad la se­mi­lla de al­go que pue­de ser bru­tal en unos cuan­tos años».

Hoy Boardfy son diez per­so­nas que per­fec­cio­nan un sis­te­ma de com­pa­ra­ción de pre­cios on­li­ne que ya ras­trea webs de me­dio mun­do. Tra­ba­jan con más de cien clien­tes, os­ten­tan el tí­tu­lo de me­jor star­tup ga­lle­ga y es­tán a pun­to —des­em­bar­ca­rán es­ta mis­ma se­ma­na— de dar el sal­to a Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro, ¿a quién con­cre­ta­men­te es­tá di­ri­gi­da es­ta he­rra­mien­ta? A dos ti­pos de clien­tes: las mar­cas y los e-com­mer­ce. «Las mar­cas tie­nen un gran pro­ble­ma, por­que In­ter­net ha de­mo­cra­ti­za­do las ven­tas y los pre­cios, y ellas des­co­no­cen quié­nes son los que real­men­te ven­den sus pro­duc­tos y, so­bre to­do, si es­tán res­pe­tan­do sus pre­cios re­co­men­da­dos». Mu­chos por­ta­les los ba­jan has­ta el lí­mi­te y rompen el mer­ca­do, afec­tan­do a la mar­ca y tam­bién al res­to de dis­tri­bui­do­res. Y lo que Boardfy ha­ce es aler­tar al fa­bri­can­te: aquí es­tán re­ven­tan­do tu pre­cio, es­te día y en es­te mo­men­to. Y es­te es el va­lor al que han ven­di­do tu pro­duc­to. El avi­so es in­me­dia­to, ca­si en tiem­po real, y se tra­du­ce en una ven­ta­jo­sa ca­pa­ci­dad de reac­ción. «Si na­die le in­for­ma, días más tar­de le lle­ga­rá una que­ja de al­gún dis­tri­bui­dor que de­ja de com­prar­le por­que otro es­tá ti­ran­do los pre­cios».

¿Y a los e-com­mer­ce? «Los ayu­da­mos a iden­ti­fi­car quié­nes son sus com­pe­ti­do­res reales y les mos­tra­mos sus pre­cios». Y no so­lo eso: son ca­pa­ces de «es­piar» có­mo van va­rian­do a lo lar­go de to­do el día. Ex­traen los da­tos en tiem­po real —y en es­to son los úni­cos que lo ha­cen—: que el otro aba­ra­ta su stock, aler­ta; que ajus­ta de nue­vo el im­por­te, aler­ta. To­do ello en una so­la pla­ta­for­ma, en la que, en fun­ción de es­ta in­for­ma­ción, el clien­te pue­de cam­biar sus pre­cios con un so­lo clic, ma­nual­men­te o de for­ma au­to­má­ti­ca. «Me­dian­te una se­rie de re­glas, pue­de ha­cer que un sis­te­ma mo­di­fi­que es­tas can­ti­da­des, por ejem­plo, quie­ro que en de­ter­mi­na­da ca­te­go­ría y mar­ca se ba­je un 1 % ca­da vez que se de­tec­te que al­guien tie­ne un me­jor pri­cing, siem­pre y cuan­do ten­ga un mar­gen mí­ni­mo de un 15 % y el com­pe­ti­dor no sea es­pa­ñol». Cuan­to más in­te­li­gen­tes sean las re­glas, más lo se­rá el sis­te­ma. ¿Y a lar­go pla­zo? «Lle­gar a po­der pre­de­cir el com­por­ta­mien­to de los pre­cios».

La­vin Luis, a la iz­quier­da, y Fer­nan­do Gó­mez, a la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.