La tran­si­ción ener­gé­ti­ca eu­ro­pea re­vo­lu­cio­na el mer­ca­do la­bo­ral

Bru­se­las quie­re que las re­no­va­bles apor­ten el 27 % del to­tal de la elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da en el año 2030 So­lo Ho­lan­da bus­ca ya a 50.000 pro­fe­sio­na­les pa­ra ha­cer fren­te a es­ta nue­va era

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­ti­na Por­tei­ro

Ho­lan­da bus­ca 50.000 pro­fe­sio­na­les. Mano de obra cua­li­fi­ca­da y ex­pe­ri­men­ta­da pa­ra asen­tar las ba­ses de su tran­si­ción ener­gé­ti­ca has­ta el 2030. Las ci­fras fue­ron re­ve­la­das por el Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial (SER) ho­lan­dés en un in­for­me reciente en el que los ex­per­tos tam­bién ad­vier­ten a su pri­mer mi­nis­tro, Mark Rut­te, de que hay que bus­car nue­vo ta­len­to den­tro o fue­ra del país pa­ra au­men­tar el rit­mo de cons­truc­ción e ins­ta­la­ción de pla­cas so­la­res y mo­li­nos, sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to y me­jo­ras de la red pa­ra evi­tar pér­di­das: «Pue­des te­ner un plan bueno pa­ra re­du­cir el CO2, pe­ro si no hay gen­te que ha­ga ese tra­ba­jo, no va­le de na­da», ex­pli­có su pre­si­den­ta, Ma­riët­te Ha­mer.

Ho­lan­da es­tá dis­pues­ta a pi­sar el ace­le­ra­dor, de­jar atrás la eco­no­mía del car­bón y cum­plir con los com­pro­mi­sos eu­ro­peos, aun­que eso se tra­duz­ca en el cie­rre de sus cen­tra­les eléc­tri­cas de car­bón y la pér­di­da de unos 3.000 em­pleos. La UE se fi­jó co­mo ob­je­ti­vo lo­grar que en el 2020 el 20 % de la ener­gía que se con­su­ma sea re­no­va­ble. Una ci­fra que as­cen­de­rá co­mo mí­ni­mo al 27 % en el 2030. Pa­ra en­ton­ces se es­pe­ra una me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca del 27 % y una re­duc­ción del 40 % de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro res­pec­to a las re­gis­tra­das en 1990. Po­cos es­ta­dos han he­cho los de­be­res. Al me­nos 21 de los 28 paí­ses da la UE han de­ja­do la ta­rea pa­ra úl­ti­ma ho­ra o han re­ba­ja­do su ni­vel de am­bi­ción. Por el mo­men­to, so­lo Sue­cia (53,8 %), Fin­lan­dia (38,8 %), Di­na­mar­ca (32,2 %), Es­to­nia (28,8 %), Croa­cia (29,3 %), Li­tua­nia (25,6 %) y Ru­ma­nía (25 %) han al­can­za­do la me­ta en uso de re­no­va­bles. Y eso que el gra­do de exi­gen­cia «es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te», co­mo re­co­no­ce el co­mi­sa­rio de Ac­ción por el Cli­ma y Ener­gía, Mi­guel Arias Ca­ñe­te. Ho­lan­da va a la co­la, a ocho pun­tos de su me­ta, se­gui­da de Fran­cia, Ir­lan­da, Reino Uni­do y Lu­xem­bur­go. Es­pa­ña (17,3 %) se acer­ca al ob­je­ti­vo, pe­ro la po­ten­cia ins­ta­la­da de ener­gías lim­pias se ha ra­len­ti­za­do en los úl­ti­mos años.

NUE­VAS OPOR­TU­NI­DA­DES

Ho­lan­da no es el úni­co país que re­cla­ma mano de obra. El mis­mo pro­ble­ma lo ex­pe­ri­men­ta­ron an­tes sus vecinos ale­ma­nes o da­ne­ses. Ber­lín dio el car­pe­ta­zo de­fi­ni­ti­vo a la ener­gía nu­clear en el 2011, anun­cian­do el apa­gón pro­gre­si­vo de sus reac­to­res y su apues­ta fir­me por la ener­gía lim­pia. Es­to se tra­du­jo en un au­men­to del pre­cio fi­nal en la fac­tu­ra de los con­su­mi­do­res, pe­ro tam­bién en un al­za con­si­de­ra­ble de la ca­pa­ci­dad eléc­tri­ca re­no­va­ble ins­ta­la­da. Si en el 2010 con­ta­ban con 26.903 MW pro­ce­den­tes de la ener­gía eó­li­ca y 18.005 MW de la solar, esas ci­fras au­men­ta­ron en el 2016 a los 49.592 MW y los 40.714 MW, res­pec­ti­va­men­te. No en vano, Ale­ma­nia es el país eu­ro­peo lí­der en crea­ción de empleo, es­pe­cial­men­te en ins­ta­la­cio­nes fo­to­vol­tai­cas. Con­cen­tra una ter­ce­ra par­te de los tra­ba­jos vin­cu­la­dos a la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. Las opor­tu­ni­da­des no se que­dan en el pre­sen­te sino en las ne­ce­si­da­des del fu­tu­ro que se­gui­rán te­nien­do paí­ses co­mo Chi­na, Brasil, Es­ta­dos Uni­dos, In­dia, Ja­pón y la pro­pia Ale­ma­nia, quie­nes con­cen­tran el 70 % del tra­ba­jo. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gías Re­no­va­bles (Ire­na) cal­cu­la que es­te área de ac­ti­vi­dad po­dría ge­ne­rar 24 mi­llo­nes de em­pleos glo­ba­les en la pró­xi­ma dé­ca­da.

ME­DI­DAS PO­LÍ­TI­CAS

El im­pul­so a las ener­gías lim­pias es­tá en­con­tran­do bue­nos alia­dos den­tro del sec­tor pri­va­do a fal­ta de em­pu­je pú­bli­co. «Las in­ver­sio­nes pri­va­das se in­cre­men­ta­ron des­de el 2010 has­ta lle­gar al 85 % del to­tal en el 2014», se­ña­la la Co­mi­sión Eu­ro­pea. La cri­sis pa­só fac­tu­ra al con­jun­to de la UE. Los go­bier­nos na­cio­na­les re­cor­ta­ron sus par­ti­das a in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de­jan­do el ti­món de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca glo­bal en ma­nos del gi­gan­te chino. Bru­se­las tra­tó de in­yec­tar ener­gía a tra­vés de los pre­su­pues­tos eu­ro­peos, que en el úl­ti­mo ejer­ci­cio (2014-2020) re­ser­va­ron 29.100 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fo­men­tar la ener­gía hi­po­car­bó­ni­ca, pe­ro in­sis­te en que los planes na­cio­na­les «de­ben ir acom­pa­ña­dos de ac­cio­nes apro­pia­das en el ám­bi­to de la fi­nan­cia­ción». Sue­cia fue de los pri­me­ros en in­tro­du­cir cam­bios fis­ca­les pa­ra fa­ci­li­tar la pe­ne­tra­ción de las re­no­va­bles en la eco­no­mía. Es­to­nia y Ale­ma­nia con­ce­den cré­di­tos pa­ra la me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en edi­fi­cios e ins­ta­la­cio­nes em­pre­sa­ria­les. Reino Uni­do, Di­na­mar­ca, Ita­lia, Fran­cia y Bél­gi­ca im­po­nen obli­ga­cio­nes de efi­cien­cia a los ser­vi­cios.

DESEM­PE­ÑO ES­PA­ÑOL

Es ahí don­de co­jea Es­pa­ña. La Co­mi­sión de Ex­per­tos pa­ra la tran­si­ción ener­gé­ti­ca lan­zó va­rias re­co­men­da­cio­nes al Go­bierno en un in­for­me reciente pa­ra no per­der el tren de la mo­der­ni­za­ción. Y es que Es­pa­ña «se ha des­vin­cu­la­do en los úl­ti­mos años» de la ten­den­cia mun­dial de apos­tar por las re­no­va­bles. Esa inac­ción ha pa­sa­do fac­tu­ra al mer­ca­do la­bo­ral. Mien­tras la in­dus­tria de la ener­gía re­no­va­ble creó en el mun­do más de 500.000 em­pleos nue­vos en el 2017 (+5,3 %), Es­pa­ña fue per­dien­do fue­lle. «Par­ti­mos de un es­ce­na­rio ba­se po­co am­bi­cio­so da­da la ca­pa­ci­dad in­dus­trial y el po­ten­cial (eó­li­co) ex­por­ta­dor de nues­tro país», ase­gu­ran los ex­per­tos, quie­nes re­co­mien­dan tam­bién di­se­ñar una «ade­cua­da fis­ca­li­dad ener­gé­ti­ca» pa­ra atraer más in­ver­sión pri­va­da y ha­cer al sec­tor más atrac­ti­vo. El mo­men­to es pro­pi­cio. Se­gún la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gías Re­no­va­bles, sus cos­tes de pro­duc­ción ya es­tán por de­ba­jo de la ge­ne­ra­ción de ener­gía por com­bus­ti­bles fó­si­les. «La re­duc­ción de cos­tes en las ener­gías re­no­va­bles ha si­do es­pec­ta­cu­lar, ya sea en solar o eó­li­ca», con­fir­ma Ca­ñe­te. La con­tri­bu­ción del sec­tor au­men­tó en el 2016 has­ta los 8.511 mi­llo­nes de eu­ros (0,76 % del PIB), pe­ro el empleo cayó a la mi­tad res­pec­to a las ci­fras del 2008. Es más, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) ad­vir­tió re­cien­te­men­te de que hay un mi­llón y me­dio de em­pleos en el país que se ve­rán afec­ta­dos por el pro­ce­so de tran­si­ción ener­gé­ti­ca. Paí­ses co­mo Ho­lan­da so­pe­san crear un «fon­do de car­bón» co­mo red de se­gu­ri­dad, for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra los afec­ta­dos. Otros paí­ses vecinos se­gui­rán sus pa­sos.

¿Qué re­tos tie­ne Es­pa­ña por de­lan­te? En un in­for­me de es­ce­na­rios, la con­sul­to­ra De­loit­te se­ña­la la ne­ce­si­dad de ma­yo­res in­ver­sio­nes y de lo­grar un «fir­me res­pal­do» gu­ber­na­men­tal al pro­ce­so. El po­ten­cial de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que su­po­ne la tran­si­ción ener­gé­ti­ca es muy gran­de y trans­ver­sal, al­can­za a mu­chos sec­to­res. So­lo fal­ta que el Go­bierno lo se­pa apro­ve­char. «Fo­men­ta la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y re­du­ce las im­por­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas y los pre­cios (...) El es­ce­na­rio de tran­si­ción es más ba­ra­to que el con­ti­nuis­ta», in­di­can. Ade­más, apun­tan al au­to­con­su­mo: «Se­rá ne­ce­sa­rio que se per­mi­ta el li­bre ac­ce­so y sin pe­na­li­za­cio­nes a es­ta for­ma de pro­duc­ción de ener­gía», con­clu­yen. Con ese es­ce­na­rio, la ta­ri­fa eléc­tri­ca me­dia en el 2030 po­dría re­du­cir­se un 30-35 % y has­ta un 55 % de ca­ra al 2050. ¿En qué ni­chos pue­den pe­ne­trar las ener­gías hi­po­car­bó­ni­cas? Los ex­per­tos se­ña­lan la im­por­tan­cia de cam­biar el mo­de­lo ener­gé­ti­co en la fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les, in­dus­tria vi­tal pa­ra Ga­li­cia. Atrae­ría in­ver­sio­nes fa­ci­li­tan­do la crea­ción de po­los in­dus­tria­les orien­ta­dos a la fa­bri­ca­ción de bie­nes de equi­po. La pe­ne­tra­ción del vehícu­lo eléc­tri­co, las in­fraes­truc­tu­ras de re­car­ga, el fe­rro­ca­rril eléc­tri­co y trans­por­te ma­rí­ti­mo y de ca­rre­te­ra tam­bién es­tán por ex­plo­tar. Tam­bién pue­den sur­gir nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción si se orien­ta a la in­no­va­ción y reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios pa­ra la me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Los ex­per­tos cal­cu­lan que se po­drían ge­ne­rar 24 mi­llo­nes de em­pleos en los pró­xi­mos 10 años

La Co­mi­sión cri­ti­ca a Es­pa­ña por la fal­ta de es­tí­mu­los a las re­no­va­bles

| JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Bru­se­las ha re­cla­ma­do en un in­for­me al Go­bierno es­pa­ñol que vuel­va a ac­ti­var el sec­tor eó­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.