CORVETTE

DE­JAN­DO A UN LA­DO LAS NOR­MAS DEL “BUEN DI­SE­ÑO” QUE IM­PE­RA­BAN EN EU­RO­PA, HAR­LEY EARL CON­TRI­BU­YÓ A CREAR UN DI­SE­ÑO DE AU­TO­MÓ­VI­LES TÍ­PI­CA­MEN­TE ES­TA­DOU­NI­DEN­SE, QUE PO­NÍA EL GLA­MUR Y EL LU­JO AL AL­CAN­CE DE TO­DOS, CONVIRTIÉNDOLOS EN OB­JE­TOS DE CON­SU­MO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Ig­na­cio Fe­rrei­ro Gon­zá­lez

Un re­pa­so a la historia de es­te mí­ti­co su­per­de­por­ti­vo ame­ri­cano cons­trui­do por Che­vro­let en 1953 y del hom­bre que lo di­se­ñó, Har­ley Earl.

En 1928 el fa­bri­can­te ame­ri­cano Ge­ne­ral Mo­tors, res­pon­sa­ble de Ca­di­llac, Che­vro­let, Buick, Olds­mo­bi­le y Pon­tiac, crea­ba un de­par­ta­men­to bau­ti­za­do co­mo Art and Co­lour Sec­tion, que se de­di­ca­ría en ex­clu­si­va al di­se­ño de ca­rro­ce­rías, pa­san­do en 1937 a de­no­mi­nar­se Style Sec­tion. Era la pri­me­ra oca­sión en que un fa­bri­can­te in­cor­po­ra­ba un de­par­ta­men­to pa­ra es­te fin, y la ini­cia­ti­va se de­bía a la con­vic­ción de su presidente, Al­fred P. Sloan, de la ne­ce­si­dad de re­no­var pe­rió­di­ca­men­te la fi­so­no­mía de los au­to­mó­vi­les pa­ra alen­tar a los com­pra­do­res, una vez que la in­dus­tria del mo­tor se ha­bía es­ta­bi­li­za­do en sus avan­ces téc­ni­cos. El ‘Sty­ling’ se con­ver­tía, a di­fe­ren­cia del ‘Di­se­ño’ tal co­mo se con­ce­bía en Eu­ro­pa, en he­rra­mien­ta de la ca­du­ci­dad pro­gra­ma­da que ca- rac­te­ri­za­ría a la in­dus­tria del mo­tor es­ta­dou­ni­den­se.

Aquel nue­vo de­par­ta­men­to es­ta­ría di­ri­gi­do des­de su im­plan­ta­ción por Har­ley Earl, un di­se­ña­dor que en 1926 ha­bía si­do lle­va­do a De­troit por el en­ton­ces presidente de Ca­di­llac, Larry Fis­her, con­si­guien­do un im­por­tan­te éxi­to con su di­se­ño pa­ra el Ca­di­llac LaSa­lle de 1927. Earl ha­bía na­ci­do en Holly­wood en 1893, el mis­mo año del na­ci­mien­to de otros dos pio­ne­ros del di­se­ño es­ta­dou­ni­den­se, Ray­mond Loewy y Nor­man Bel Ged­des, y co­men­zó es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, que aban­do­na­ría pa­ra tra­ba­jar en la em­pre­sa fa­mi­liar de ca­rro­ce­rías en la que se di­se­ña­ban y cons­truían mo­de­los per­so­na­li­za­dos pa­ra las estrellas que el mun­do del ci­ne co­men­za­ba a ge­ne­rar.

De aque­llos co­mien­zos en Holly­wood Earl adop­ta­ría tan­to la uti­li­za-

« Earl fue el pri­mer di­se­ña­dor en uti­li­zar la pin­tu­ra en dos to­nos, los cro­ma­dos o las «tail fin» o ale­tas tra­se­ras

ción de mo­de­los de ar­ci­lla pa­ra sus di­se­ños, tal co­mo se uti­li­za­ban ha­bi­tual­men­te en los de­co­ra­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, co­mo el sen­ti­do del es­pec­tácu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra in­ten­tar con­ver­tir en reali­dad las fan­ta­sías del pú­bli­co en for­ma de au­to­mó­vi­les, del que es buen ejem­plo el Buick Y Job de 1938, con­si­de­ra­do el pri­mer con­cept car de la in­dus­tria del mo­tor. Su ad­mi­ra­ción por la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca se­rá el otro com­po­nen­te fun­da­men­tal de su tra­ba­jo, que le lle­va­rá a in­cor­po­rar ele­men­tos to­ma­dos de es­te sec­tor, aun cuan­do en reali­dad ca­rez­can de fun­ción ae­ro­di­ná­mi­ca, o in­clu­so a di­se­ñar mo­de­los ex­pe­ri­men­ta­les co­mo los Fi­re­bird I, II y III en­tre 1954 y 1959, o el Ca­di­llac Cy­clo­ne de 1959, ver­da­de­ros jets sobre rue­das.

El es­pec­tácu­lo se­rá tam­bién el ca­rác­ter fun­da­men­tal de Mo­to­ra­ma, una ex­po­si­ción idea­da por Earl en la que

en­tre or­ques­tas, can­tan­tes y bai­la­ri­nes se pre­sen­tan los mo­de­los y pro­to­ti­pos de Ge­ne­ral Mo­tors, y que des­de 1949 has­ta 1961 se ce­le­bra­ría anual­men­te en las ciu­da­des más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Se­rá en el Mo­to­ra­ma de enero de 1953, en el Wal­dorf As­to­ria de Nue­va York, don­de apa­rez­ca por pri­me­ra vez el pro­to­ti­po de un mo­de­lo en el que Earl ve­nía tra­ba­jan­do des­de 1951, el Che­vro­let Corvette, un de­por­ti­vo de dos pla­zas que pre­ten­día com­pe­tir con los mo­de­los eu­ro­peos que do­mi­na­ban es­te seg­men­to. Po­cos me­ses des­pués, el 30 de ju­nio de 1953, sa­lía de la fac­to­ría de Flint en Mi­chi­gan el pri­mer de­por­ti­vo cons­trui­do en Amé­ri­ca tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Con mo­tor de­lan­te­ro de seis ci­lin­dros en lí­nea, trac­ción tra­se­ra, ca­rro­ce­ría de fi­bra de vi­drio —que se uti­li­za­ba por pri­me­ra vez en un mo­de­lo de pro­duc­ción ma­si­va—, se fa­bri­ca­rían el pri­mer año 300 uni­da­des del Corvette, to­das ellas en co­lor Po­lo Whi­te con ta­pi­ce­ría en co­lor Sport­mans Red. A pe­sar de una fa­vo­ra­ble aco­gi­da, las es­ca­sas ven­tas ha­cían pe­li­grar la con­ti­nui­dad del mo­de­lo cuan­do Ford pre­sen­tó en 1955 el Thun­der­bird, su de­por­ti­vo de dos pla­zas, obli­gan­do a Ge­ne­ral Mo­tors a man­te­ner y me­jo­rar el Corvette. Con la ayu­da del ex­tra­or­di­na­rio pi­lo­to e in­ge­nie­ro Zo­ra Ar­kus-Dun­tov, y mo­to­res de ma­yor po­ten­cia, pron­to co­men­za­ría a es­ta­ble­cer ré­cords en cir­cui­tos, has­ta con­ver­tir­se en icono de los au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos, man­te­nién­do­se has­ta hoy en pro­duc­ción. Aque­llos años 50 que vie­ron el na­ci­mien­to del Corvette se­rían la era do­ra­da del di­se­ño del au­to­mó­vil en EE.UU., per­so­ni­fi­ca­do por Earl con mo­de­los co­mo el Ca­di­llac El­do­ra­do (1953-1959), el Buick Sky­lark (1953), el Che­vro­let Bel Air (1955) o el Ca­di­llac Fleet­wood (1959). Tras ha­ber si­do du­ran­te más de 30 años res­pon­sa­ble de los mo­de­los de Ge­ne­ral Mo­tors —y des­de 1940 vi­ce­pre­si­den­te de la cor­po­ra­ción—, Earl se re­ti­ró en 1959 pa­ra de­di­car­se al es­tu­dio de di­se­ño que ha­bía fun­da­do años an­tes. Fa­lle­ció de un de­rra­me en su ca­sa de Palm Beach una dé­ca­da más tar­de, en 1969.

EL MA­YOR FA­BRI­CAN­TE DEL MUN­DO

El Corvette apa­re­ci­do en 1953 (iz­quier­da) ha­ría su pri­me­ra in­cur­sión en com­pe­ti­ción en 1960 en Le Mans (arri­ba). Ba­jo es­tas lí­neas, el Buick LaSa­lle de 1927 y el Y Job de 1938. Más aba­jo a la iz­quier­da, el Ca­di­llac El­do­ra­do de 1959.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.